sábado, 17 de agosto de 2013

Lexus IS

La marca de lujo de Toyota ataca de nuevo con el Lexus IS, la tercera generación de un modelo que nació allá por 1999 para luchar contra los Audi A4 y BMW Serie 3. En vez de utilizar pulsadores convencionales han recurrido a unos que imitan una superficie táctil de teléfono móvil. Los mandos de los asientos calefactados ocupan demasiado espacio, está muy mal aprovechado. Estoy acostumbrado a conducir híbridos y lo llevo más fino que alguien que nunca ha tenido un coche así. Sin embargo, Toyota llegó para romper las reglas, y gracias a las múltiples ayudas que se presentaron en nuestro país, el uso de los híbridos comenzó a expandirse, convirtiéndose así el Toyota Prius en uno de los taxis más populares de toda España. Junto con el Skoda Octavia diesel, el Toyota Prius es otro famoso modelo en el mundo del taxi.

Los diseñadores de Lexus buscan la provocación con la gama actual, eso está claro. Además con 65 litros de depósito tienes autonomías de entre 700 y 900km. Las unidades a partir de 2010 van mejor que las anteriores (entre 2006 y 2009). Un equipamiento completísimo que conlleva un precio bastante elevado: 52.500 euros. También está a la venta una variante deportiva denominada F Sport (no confundir con el tremendo Lexus IS F de 423 CV correspondiente a la anterior generación del IS) que, por un precio de 49.700 euros, trae importantes modificaciones dinámicas y estéticas: suspensión variable adaptativa, un nuevo modo de conducción llamado Sport S+, llantas y paragolpes y parrilla central de diseño específico, pedales de aluminio y volante deportivo. De hecho es ahí donde se concentran más cambios. Para los que cargamos el teléfono móvil en marcha, hay un par de guías de plástico muy bien pensadas, así puede ir el cable sujeto, y al bajar la tapa no lo estropearemos. El depósito de este coche es grande, 66 litros, por lo que se pueden hacer casi 1.000 kilómetros por tanque. Con unas medidas de longitud / anchura / altura de 4.575 / 1.800 / 1.425 mm el coche es compacto, ancho, muy logrado. Quizás no tanto como para llegar al nivel de un diésel, pero sí con un refinamiento superior. Lo mejor es que puede modularse y/o desconectarse.

Al volante, el IS 300h ofrece confort y un tacto muy preciso, y la respuesta del motor destaca más por su suavidad que por dinamismo. Y no del tipo que más nos gusta.A poco que exijamos respuesta al motor, el cambio automático CVT hace que las revoluciones suban repentinamente hasta la zona de máximo par, manteniendo este régimen a medida que vamos ganando velocidad. Se ha trabajado también sobre la dirección y permite elegir entre cinco modos de conducción (desde Eco hasta Sport plus), que se seleccionan desde una ruleta. Nada que no hayan hecho todas las marcas premium con sus últimas creaciones, al fin y al cabo: en la sociedad actual, nuestro poder adquisitivo ya no va de la mano de nuestra edad. Hay que reconocer que los diseñadores de la casa nipona han realizado un espléndido trabajo de renovación visual.

La versión de acceso, ECO, tiene llantas de 17 pulgadas. Lexus IS 300h F Sport Si lo miramos por detrás, nos preguntaremos que dónde está el tubo de escape. Como el motor de gasolina apenas hace ruido, es una forma de tener un tacto más similar a coche normal, simula saltos de marcha y gorgoteos de escape, siempre y cuando no tengamos el oido muy crítico. Salvo el Škoda Octavia RS, no hay ningún turismo de tamaño y potencia similar con un precio tan bajo, sean éstos con motor de gasolina o Diesel (listado comparativo ordenado por precio). Desde noviembre de 2014 todos los IS 300h tienen faros antiniebla de ledes y existen cinco niveles de equipamiento: «ECO», «CORPORATE», «EXECUTIVE», «F SPORT» y «LUXURY». En un coche como este, que realmente no tiene marchas, le pega perfectamente la solución Jaguar, un mando rotativo. Lexus no es una marca de "precios desde".Nuestra unidad de pruebas corresponde al acabado Hybrid Drive, el intermedio de la gama IS. Había algunos aspectos en los que se quedaban atrás, pero en otros iban bastante por delante. Velocidad máxima: 220 km/h Capacidad depósito combustible: 65 l. Peso en orden de marcha: 1.585 kilos Par motor: 400 Nm @ 2.000rpm Consumo Mixto: 7,4 l / 100 km Los Lexus IS diesel han dado problemas, si bien localizados en un solo punto, el quinto inyector y la EGR.

Además, el 'híbrido' SportCross introduce un nuevo concepto en la gama Lexus, ya que ofrece niveles mejorados de versatilidad sin renunciar al manejo o la dinámica. El nuevo SportCross pone de manifiesto un estilo radicalmente diferente al habitual de Lexus Aunque comparte el motor y el estilo de la parte delantera del sedán, en su desarrollo se ha prestado especial atención a la rigidez estructural y a la distribución del peso, incluido el uso de un portón trasero de aluminio, para asegurar que su manejo sea equiparable al de los mejores sedán deportivos. Gracias a ellos la capacidad de frenado de este modelo aumenta sobremanera, aun teniendo en cuenta que pesa 1,7 toneladas. Para mover esta berlina de corte deportivo, como te decía antes, se recurre a la mecánica 2.5 V6 de 208 CV. El diseño del interior asegura que, a pesar de que su perfil trasero sea similar al de un coupé, el SportCross tenga capacidad para más de 280 litros de equipaje debajo de su cubremaletero con los asientos posteriores en posición vertical.

Me hubiera gustado probar un automático, porque seguro que no decepciona. En zona urbana y conduciendo suavemente por recorridos extraurbanos, a baja velocidad, es donde más se nota la ventaja respecto a cualquier coche con motor térmico. El tacto del volante es agradable, así como todo los botones de que dispone para la conducción y configuración de sistemas de audio, ordenador de abordo y multimedia. El sistema de conducción tiene tres modos ECO, Normal y Sport. Esto último es así a causa del cambio CVT, que resulta demasiado lento y provoca que ni aceleraciones ni recuperaciones se acerquen a la altura de lo esperado. Es un detalle que, sin saber por qué, acaba gustando. No solo cambia la disposición de los elementos, también el ambiente. Tengamos en cuenta que el motor va excesivamente refrigerado para condiciones habituales de circulación.

O tal vez nos atraiga el sentido ecológico de un coche híbrido. También podéis ver que los frenos de disco parecen muy pequeños para el conjunto. El control del cursor es impreciso, sobre todo cuando se está en movimiento. Es decir, si en posición D el coche ha seleccionado sexta, podemos poner el modo S y reducir a quinta. La sustitución de ese quinto inyector (inyector de escape), sobre todo en los modelos previos a 2009 es habitual. Eso se aprecia bien en el frontal, que hereda las formas de la parrilla del poderoso Lexus LFA, mientras que la trasera se distingue por unas ópticas muy alargadas. Cuando caté los primeros híbridos de Lexus, la división Premium de Toyota, la sensación se acentuó. Cuesta entender que en un coche de este nivel no venga de serie el navegador; aunque en defensa de Lexus, diremos que otras marcas de renombre tampoco lo hacen. Nuestra unidad de pruebas no equipa ninguno de estos packs; de hecho, las únicas opciones elegidas son la pintura en Blanco Perla (1.100 €), las alfombrillas de goma (110 €) y el cenicero (20 €).

Es el Lexus IS, en sus versiones 220d o 250, un coche verdaderamente bonito y fiable, aunque con matices. En el primer escenario, los atascos de la urbe se hacen mucho más llevaderos avanzando en el silencio del modo eléctrico; mientras que en el segundo, el nuevo IS saca a relucir su extraordinario confort de marcha a velocidades de crucero, con una estabilidad lineal impecable y niveles muy bajos de ruido aerodinámico. Aunque quizás todo esto no cuente si el Lexus IS nos conquista a través de la mirada. Esta pantalla además ofrece una mejor resolución y una mayor claridad en la imagen que la utilizada anteriormente por Lexus. Eso sí: el IS 250 se encuentra con dos claros inconvenientes frente al híbrido. Detrás los cambios son más discretos y se centran en un nuevo diseño interior de los pilotos y un paragolpes nuevo. Es relativamente fácil que los pasajeros se queden dormidos. El coche da una gran sensación de aislamiento, sobre todo con el equipo de sonido Mark Levinson de alta fidelidad, diseñado adrede para este coche, que permite disfrutar de la música de otra forma… sin pagar un enorme sobreprecio, lo que pasaría en sus rivales.

El IS se introdujo como un modelo deportivo de nivel de entrada por debajo de la ES entre los modelos de Lexus. El IS se vendió originalmente bajo el nombre de Toyota Altezza en Japón (“Altezza” del italiano “alteza”), hasta la introducción de la marca Lexus con la segunda generación del Lexus IS en 2006. El nombre Altezza todavía se utiliza a veces para referirse a las luces de cola del auto, como los instalados en el modelo de primera generación, conocida como “luces de Altezza”. El Lexus IS del 2016 es un pequeño sedán de lujo. El motor de gasolina tiene una cilindrada unitaria alta —2,5 litros repartidos entre cuatro cilindros— y funciona con ciclo Atkinson. El que busque un comportamiento más radical se equivoca de coche. La pantalla superior parece más pequeña de lo que realmente es, los mandos de temperatura del climatizador pueden confundir los primeros días.

Además, la palanca permite -que no debería- apagar el motor sin estar en posición “P”. Lexus IS 300h F Sport Lexus IS 300h F Sport Lexus IS 300h F Sport Lexus IS 300h F Sport Sigamos, detrás de la palanca hay una ruleta que modifica el comportamiento del sistema híbrido, principalmente la sensibilidad al acelerador. La realidad es que la aplastante mayoría de los usuarios del IS 300h apenas usarán esta funcionalidad. En los muchos kilómetros realizados por autopista mi consumo medio ha sido de 8,4 litros: normal en términos absolutos por ser un V6, relativamente alto respecto a otros modelos de tamaño y potencia similar. Al volante del Lexus IS 250 Lexus IS 250 En el Lexus IS 250 nos podemos encontrar toda una serie de ayudas a la conducción, como es de esperar en un modelo así. Poco a poco, los fabricantes Premium competidores han entendido que necesitan productos de este tipo, pero no han terminado de dar con la fórmula. Pero Lexus la encontró hace tiempo.

Aunque más lento en punta y en aceleración pura (el 250 le saca 2 décimas en el 0 a 100 km/h.), el híbrido es más potente (223 CV) y claramente más económico ya que tiene un consumo homologado de entre 4,3 y 4,6 litros (según versiones) por 8,6 del IS 250. ver galería Lexus IS 250El logotipo y los escapes aparentes le diferencian de su hermano de gama; el IS 300h.Por ese motivo, el interés de la nueva versión es relativo. En ambos casos se pueden abatir los respaldos de los asientos traseros, algo que no era posible en la generación anterior. Por otra parte, el motor eléctrico es técnicamente muy simple, con un mantenimiento necesario nulo. ¿Algo que envidiarle al Mercedes Clase E? Taxi Lexus IS 300h parado en un semáforo Como decía más arriba, tenía antes un Mercedes Clase E de la generación W211 que ahora es su coche de repuesto y particular. El motor de gasolina tiende a girar en un régimen estático, y se va variando la relación de transmisión, de ahí que imite a un CVT.

Subjetivamente, si nunca hemos conducido un híbrido, tendremos la sensación de que se le ha roto el embrague -no tiene- y que no para de resbalar. Esto se traduce en una reducción del estrés, en una mejora de la calidad de vida, y en poder llegar más descansado a casa; tener ganas de hacer cosas con tu familia en vez de tirarte a la cama fulminado tras un duro día de trabajo. En cuanto a la fiabilidad de este tipo de coches, que muchos aún cuestionan, es altísima. La distancia entre ejes es siete centímetros mayor (ficha comparativa). Este tamaño superior supone, según nuestras mediciones, un incremento en el espacio para las piernas de los pasajeros traseros de 7 centímetros. En ciudad, en cambio, el coche nos parecerá un cohete saliendo desde parado. En la versión con motor de gasolina la capacidad es 480 litros. El maletero, pese a ser un híbrido no es pequeño. El consumo no pretendía ser el mínimo posible, sino uno realista. No hablamos precisamente del modelo básico, y hay tres huecos para botones personalizados a la altura de la rodilla izquierda del conductor.

De hecho, seguí apurando hasta los 900 km, cuando la autonomía era de solo 11 km, y ya no quise apurar más. La filosofía japonesa es así, no le demos más vueltas. Los frenos funcionan bien, pero el dosificado requiere un poco de entrenamiento. Hundiendo el pedal del acelerador a 80 km/h tendremos una recuperación hasta 120 km/h de menos de 6 segundos. Si te los puedes ahorrar, mejor, en el caso de elegir una unidad con bastantes kilómetros. Si se ha cambiado el quinto inyector o EGR en las unidades previas a 2009 y si el problema ha sido resuelto por Lexus. Pero las unidades posteriores a 2010 como digo son las mejores a la hora de comprar un usado, pues todos esos problemas están resueltos de por si y como mucho pueden dar los mismo problemas que otros coches, aunque normalmente bastantes menos. Tiene, eso sí, una vistosa y útil aplicación: el limitador de velocidad. de 245 CV. Una vez superado el eje trasero, se eleva progresivamente hasta desembocar en unos pilotos afiladísimos que parten desde el inicio del tercer cuerpo.

El principal miedo es que se rompan las baterías y haya que sustituirlas, pero realmente están diseñadas para durar más años de los que el coche ofrecerá de servicio. El IS 300h ECO está a tiro por 35.900 euros, y el más lujoso, el Luxury, por 53.400 euros. El cuentarrevoluciones, siempre visible, muestra la "línea roja" de velocidad máxima del motor en la parte superior del indicador. Los mandos están agrupados alrededor del conductor para crear una "cabina" con todos los elementos esenciales al alcance de la mano. Todos con cajas de cambios manuales y automáticas de seis relaciones. Sin embargo, en los taxis de alta gama si ha habido una marca por excelencia donde nadie más ha sabido ganarse el corazón de los taxistas, esa es Mercedes. Jamás nos habríamos imaginado ver un Lexus vestido de taxi en nuestro país, sobre todo porque no es una práctica que el fabricante japonés contemplara de manera oficial hasta hace unos meses.

Según el modo de conducción que elijamos (Normal, Eco, Sport o Sport+), el color “ambiente” y de los mandos es azul, cambiando a rojo en modo Sport o Sport+. Lexus IS 300h Con el cambio de generación el Lexus IS 300h creció en longitud y distancia entre ejes como para mejorar en habitabilidad y ofrecer una mayor comodidad para los ocupantes, tanto en espacio para las piernas como en unos asientos algo más grandes y confortables. El «CORPORATE» añade únicamente asientos traseros abatibles en proporción 60/40 y programador de velocidad. En una primera posición tiene un indicador central con las revoluciones. Bajo el piso encontraremos un kit de reparación de pinchazos y herramientas muy básicas. Pero el Jaguar XE también ofrece algo diferenciado, y el diseño es mucho más bonito y proporcionado. En los modelos de transmisión automática se incluye una consola que sirve de apoyabrazos abatible en el equipamiento estándar y como opcional en los vehículos de transmisión manual. Con todos los asientos en posición vertical, el SportCross puede ofrecer una capacidad de 60 litros de equipaje debajo de su cubremaletero.

No obstante, la calefacción funciona más rápidamente que en un Prius o CT 200h, ya que este motor se calienta antes. Conducción Lexus IS 300h F Sport El IS 300h se conduce como cualquier coche automático, pero tenemos que considerar que, en realidad, no tiene marchas. En curvas es una auténtica delicia, y la suspensión adaptativa consigue aislar muy bien a los ocupantes conteniendo el movimiento de la carrocería, amortiguando con solvencia las irregularidades del terreno. Esta solución mecánica es tremendamente fiable. Cuenta con un modo pseudo-secuencial que principalmente sirve para controlar la retención del motor de gasolina. Si solo van dos, los contornos laterales de los asientos dejarán muy buena impresión.

La velocidad que consigue este Lexus (250 km/h.) es superior a la del cuatro cilindros híbrido de idéntica cilindrada. Un salpicadero muy logrado con todas las opciones al alcance de la mano, una pantalla multimedia muy intuitiva, un reloj central de aguja que aporta un toque muy elegante, los controles del sistema multimedia y de abordo se encuentra en la consola central con un descansa muñeca para que puedas tener la mano apoyada y poder usarlo sin problemas. Lexus IS 300h Lexus IS 300h Lexus IS 300h Lexus IS 300h Los asientos delanteros son muy cómodos, la sensación que da es la de conducir un deportivo pero tienes la sensación de que vas muy bajo. La versión F Sport, en mi humilde opinión (tan despreciable como la de cualquiera), está muy recargada, y la mitad inferior de la parrilla frontal no hay por dónde cogerla. Se utilizó cuando se tuvo que utilizar cualquier elemento de confort, incluyendo asientos calefactados. Tras realizar 680,9 kilómetros, llené el depósito hasta arriba de nuevo, entrando 46,37 litros. El sonido que obtendremos resulta poco creíble, y mejor haremos en mantenerlo desactivado). Pero el verdadero problema de este coche no es que falte potencia. De todos modos, el IS no destaca frente a la competencia por espacio para los pasajeros. ver galería Lexus IS 250Las diferencias en el habitáculo radican en la instrumentación y la palanca del cambio.

Los precios citados suponen un ahorro de 1.150 euros para la versión Drive y 500 en la F-Sport ya que el IS 250 paga impuesto de matriculación (el F-Sport más ya que salta al tramo intermedio) mientras que el IS 300h está exento del mismo. Conducir este Lexus es un mundo de contrastes, cuyo sistema híbrido es capaz de producir una montaña rusa de sensaciones que nos llevará del placer a la irritación en cuestión de segundos. La distancia entre ejes crece en 7 cm hasta alcanzar unos destacables 2,80 m. ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveTodo el mundo tiene una opinión sobre el frontal del nuevo IS. Las dos caras de un coche híbrido ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveEste es el propulsor de gasolina de 2.500 cc y cuatro cilindros que forma parte del sistema híbrido desarrollado por Toyota.El Lexus IS 300h monta la última evolución del sistema híbrido de Toyota, sobradamente conocido desde la introducción del Prius y que se ha ido extendiendo a lo largo de su gama de modelos.

Entre los asientos delanteros hay salidas de aire, pero no se puede regular la temperatura, algo que un Audi A4 sí permite, opcionalmente. Lexus IS 300h F Sport Lexus IS 300h F Sport Lexus IS 300h F Sport Lexus IS 300h F Sport Lexus IS 300h F Sport El coche en términos de confort está muy bien resuelto. La dirección en cambio va muy suave, da gusto mover el volante de cuero. En prestaciones, en suavidad, en carácter noble aun con tracción trasera, y en prestaciones el Lexus es muy buen coche. Distribución variable (Dual VVT-i) e inyección directa/indirecta de gasolina, ciclo Atkinson, admisión natural. Siempre podemos plegar los asientos traseros, aceptando que su respaldo no queda enrasado con el del maletero y que la boca de carga tiene un tamaño limitado. Finalmente, el modo EV nos permitirá recorrer en modo puramente eléctrico durante unos breves kilómetros, siempre que exista una reserva suficiente de batería, pisemos el acelerador con suavidad y mantengamos una velocidad reducida.

Una gran berlina cuando se la conoce ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveCuanto mejor lo vayamos conociendo, más aún nos gustará.A la hora de plantearnos la adquisición del Lexus IS 300h, la clave está en ser conscientes de las virtudes e inconvenientes de su sistema híbrido. Como os digo suena lo justo y el cambio va muy bien (la unidad que probé era manual), aunque la sexta es muy larga para, se supone, mejorar el consumo, cosa que no sucede, porque gasta más que sus rivales. Mi amigo, el que me dejó el coche, me comentó que haciendo conducción tranquila el coche le gasta una media de 6,8 l/100km, llegando a 7,5 si le das un poco de alegría. Tiene un parachoques delantero con volúmenes más prominentes, asientos con un mayor resalte en los laterales y una instrumentación muy parecida a la que emplea el modelo deportivo LFA, ya que toda la información se muestra a través de gráficos generados por ordenador, no hay agujas físicas (imagen).

En noviembre de 2014 el Lexus IS ha sufrido algunas modificaciones en el habitáculo. Los 80 mm que ha crecido el coche de largo se notan fundamentalmente en la batalla, que ha crecido 70 mm, lo mismo que el espacio destinado para los pasajeros posteriores. El IS 300h tiene cuatro cilindros, lo cual no parece muy Premium, pero lo importante es el resultado, y puede pasar por un V6 tranquilamente. Este último es de serie en todas las versiones. Los faros siguen divididos pero el foco principal cambia su diseño para optar por una óptica con formas más regulares que hacen que la mirada del coche sea más agresiva. Esta agresividad se complementa con una parrilla revisada cuya rejilla es de nuevo diseño. Siendo un coche extremadamente suave y refinado en conducción normal, se tornará ruidoso y algo lento cuando toque recuperar velocidad y acelerar con fuerza, como por ejemplo al realizar maniobras de adelantamiento. Arrancas y suena un poco bronco si está frio, pero caliente te das cuenta de que aquello suena poco.

De hecho, está tan contento con el Lexus que está planteándose subir de segmento en su próxima adquisición y hacerse con un GS. La versión de gasolina queda únicamente para los "alérgicos" a los híbridos.El grueso de las ventas de la nueva gama IS se lo llevará la versión 300h con mecánica híbrida de la que en su día realizamos un completo contacto que puedes leer aquí, pero la marca ha decidido, modificando su apuesta inicial, importar también el IS 250, una versión con motor de gasolina ya que en esta generación del IS no habrá motores diésel. El nuevo IS 250 cuenta con un motor de seis cilindros en V y 2,5 litros que rinde 208 CV de potencia. La berlina IS, presentada hace ya tres años, salió con versión híbrida desde el primer momento, y ni tiene ni tendrá motores diésel. Ha habido propietarios con muchos problemas y averías continuadas de las que a veces Lexus renegaba y a veces no, teniéndose que hacer cargo de las reparaciones.

También es de recibo decir que Lexus a partir de los modelos de 2009 hasta la llegada del IS200d rectificó y solucionó el problema por completo. Imagen MOTOR DIÉSEL 200D (2012-2013) A partir de 2012, el Lexus IS220d se sustituye por el IS200d, una versión descafeinada del motor anterior que es cierto que consume bastante menos, pero pierde sensiblemente prestaciones. Eso sí, la mayor novedad de esta berlina no va a sufrir alteración y es que la marca ha dotado al IS del nuevo motor 200t. No te pierdas: "Lexus IS 2013, adiós al diésel" El nuevo motor 2.0 turbo del Lexus IS 2016 es uno de estos cuatro cilindros que, si nos hubieran dado sus datos hace una década, creeríamos que se trataba de una broma, o mejor dicho, de un V6. Sus rivales europeos son mucho más flexibles en este sentido, y aunque en el IS nos llevaremos más equipamiento al mismo precio, también pagaremos por muchas cosas que no querremos. La principal fuente de ruido viene de los neumáticos, sobre todo en el eje trasero, al ser más anchas las gomas. Algo que no consiguió realmente hasta 2006, cuando se presentó su segunda generación e impactó por un diseño tan bonito como deportivo.

El motor solo es mínimamente molesto pisando a fondo, cuando tiene que revolucionarse y se pierde el silencio que predomina en el resto de situaciones. Fijaos en la vista lateral, las ruedas parecen más pequeñas de lo que son, tienen 18 pulgadas, con neumáticos 225/40 delante y 255/35 detrás. Así, el precio final de nuestro Lexus IS 300h Hybrid Drive se queda en 40.180 euros; un precio similar al de su rival más próximo, el diésel con tracción trasera BMW 325d de 218 CV. ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveEl nivel de equipamiento Hybrid Drive es posiblemente el más equilibrado del catálogo.Por encima del acabado Hybrid Drive queda el lujoso Hybrid Plus, que suma los faros LED, llantas de 18”, retrovisores exteriores electrocromáticos, sensores de aparcamiento, techo solar, asientos de cuero (con butacas delanteras calefactadas y ventiladas), asiento del conductor eléctrico y con ajuste lumbar, volante con ajuste eléctrico, pasos de puerta en aluminio, inserciones en madera de ébano gris y un almohadillado para proteger nuestras rodillas al golpear la consola central.

Y digo madre y no pareja porque la primera suele ser más exigente que la segunda en cuanto a confort. La caja de cambios automática es de convertidor de par, no un cambio robotizado. El motor eléctrico puede dar un aporte instantáneo de fuerza, pero el gasolina necesita unas décimas de segundo para revolucionarse y empujar. En el nivel «F SPORT» hay un modo adicional, denominado «SPORT S+», que modifica la dureza de la suspensión. El coche que contenta a tu madre más que a tus amigos. En ese sentido, el diseño ha mejorado. Los grupos ópticos, tanto delanteros como traseros, cuentan con relieve y detalles tridimensionales que se aprecian de cerca Desde luego, el que quiera algo diferente a lo que ofrecen las tres monarquías Premium alemanas lo va a tener. Acelerando fuerte se llegan a solapar los sonidos, y la sensación de falsedad es máxima, porque no se ponen de acuerdo entre ellos.

Quizás por falta de costumbre uno no puede evitar ver cómo la aguja de las revoluciones se mueve para arriba o para abajo de forma a veces poco intuitiva. Por todo ello podríamos denominarlo un coche de conducción “directa”: pisa el acelerador, pisa el freno y no te preocupes de marchas o revoluciones. Porque, olvidando las prestaciones puras de su sistema de propulsión, este IS es realmente un muy buen coche. ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveLexus IS 300h: chasis, dirección y suspensiones forman un gran conjunto, en el que sólo desentona algún que otro instrumento.Conduciéndolo entre curvas, se le nota más pequeño de lo que es en realidad: ágil y noble, rara vez nos sorprenderá con una mala reacción. Para el 2016, ese modelo da paso al nuevo ES 200t, que cuenta con un 2.0 litros de cuatro cilindros turboalimentado.

Estilos y opciones El Lexus IS está disponible en tres modelos: IS 200t, (el que probé) el IS 300 y el IS 350. Se ha susituido el acabado mate de la consola central por una nueva textura granulada con mayor resistencia a los posibles arañazos y se han instalado nuevas inserciones en tonos metálicos que sustituyen a las actuales de color negro. ver galería Lexus IS 300h 2015Aunque la marca no ha facilitado ninguna fotografía, el interior es el que recibe la mayoría de las mejoras. Pero el cliente de un IS 300h no busca eso. El que no quiera pasar por el aro de los diésel para gastar poco, debería mirar este modelo. Además, el pedal del acelerador es muy sensible, y puede dar la sensación de ser más potente de lo que realmente es. Cambian también las medidas y el nuevo Lexus IS se estira hasta los 4,46 metros y gana en anchura. Su panel de instrumentos totalmente digital e inspirado en el del Lexus LFA exhibe en su centro un enorme tacómetro que nos permite incluso elegir sus colores. Un puesto de conducción sobresaliente ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveEs muy fácil situar los pedales y el volante a la distancia justa.El ambiente que encontraremos en el habitáculo contrasta de algún modo con lo visto desde fuera.

Para empezar situamos su modo de funcionamiento en la posición normal, mediante un botón situado a la derecha del volante. Los F Sport tienen calefacción, pero los Luxury añaden además la ventilación. Una cifra lejos de los 4,3 l/100 km que homologa, pero muy razonable gracias, entre a otras cosas, a lo poco que consume en ciudad. Para empezar, se trata un coche pesado (1.720 kg en vacío, 170 kg más que un BMW 325d) con una potencia no demasiado elevada. En todos los casos y salvo los logotipos, la única diferencia entre ambos es el tubo de escape aparente en el 250. La media real fue de 6,8 l/100 km, el ordenador indicaba 6,4 l/100 km. Es un precio superior al de un Mercedes-Benz Clase C 250 de 211 CV, un Audi A4 2.0 TFSI multitronic de 225 CV y un Volvo S60 T5 R-Design Aut. La versión probada, F Sport, tiene una imagen marcadamente más macarra, como queriendo gustar a un público más radical, pero lo cierto es que es fachada.

Otro de los detalles que delata esta versión es el escape deportivo TRD con cuatro salidas, llantas de aleación de 19 pulgadas F Sport y, como no podía ser de otra forma, neumáticos de altas prestaciones Bridgestone Potenza en medida 225/35 delante y 255/30 detrás. Todo este ‘armamento’ estético transforma completamente la silueta del Lexus y lo saca de su zona de confort para llevarlo a una terreno más radical y llamativo. Serán sustituidos por los modelos Executive, Executive Tecno, Corporate y Luxury. Precios de la gama Lexus IS300h 2015 Lexus IS 300h Eco - 35.900 euros. Lexus IS 300h Corporate - 38.300 euros. Lexus IS 300h Executive - 39.700 euros. Lexus IS 300h Executive Tecno - 41.300 euros. Lexus IS 300h Executive Tecno + Navibox - 42.850 euros. Lexus IS 300h F SPORT - 47.500 euros. Lexus IS 300h F SPORT + Navibox - 49.050 euros. Lexus IS 300h Luxury - 53.400 euros. Lexus IS 300h Luxury Safety - 56.600 euros. El Lexus sedán y el radical SportCross, ambos IS 300, están basados en los atributos que han convertido al Lexus IS 200 en uno de los turismos deportivos compactos de lujo más populares Europa. Como suele ocurrir en Lexus, la gama se estructura en niveles cerrados, como en un fabricante generalista.

Se combina con faros en ángulo, una presa de aire baja y faros antiniebla integrados para resaltar el efecto deportivo. El modo nieve permite un arranque más suave en superficies difíciles. Justo a su derecha, hay un hueco donde puede caber un teléfono móvil mediano o pequeño, y más adelante, la ruleta que controla el sistema multimedia y la pantalla superior. La altura del techo, suficiente para personas de 1,80 m se queda en la media de este segmento, aunque el espacio lateral para la cabeza no es mucho y notaremos siempre cerca el montante de la puerta. El ruido del motor se cuela en el habitáculo de manera perceptible, y para mi gusto, el sonido de este cuatro cilindros a régimen constante no es algo que desee escuchar. Más adelante, en 2008 comenzó a venderse el IS-F (también en España), con un V8 de 5.0 litros y 423CV que es una verdadera máquina de circuito disfrazada de sedán. Imagen EXTERIOR E INTERIOR En el exterior, las líneas son muy originales, propias del gusto japonés europeizado por los diversos estudios de diseño que Toyota tiene en Europa.

Pero también es cierto que esta variante no ha llegado a nuestro mercado. Potencia y par semejantes a sus rivales Sí que llegará en el mes de septiembre, para aquellos que no quieran un Lexus IS con mecánica híbrida, este nuevo Lexus IS 200t, que apuesta por el nuevo propulsor 2.0 Turbo de cuatro cilindros que ya utilizan los Lexus NX (aquí tienes una prueba del Lexus NX 300h) y también Lexus RX (éste último no se ofrecerá en España). Yo no soy Niki Lauda, así que no os voy a explicar si es fácil o no hacer el punta-tacón, eso lo dejo para los listillos de la tele que nunca ponen a parir un coche porque están pagados. Pero a largo plazo, uno aprende a amar al híbrido, y a acostumbrarse a sus ventajas. Lexus IS 300h F Sport La versión probada cuesta 47.500 euros, o 49.050 euros si tenemos en cuenta el navegador.

Es ocho centímetros más largo y ligeramente más alto y ancho que el Lexus IS de 2011. La versión híbrida tiene 450 litros, los IS 200t suben a 480 litros, la media de sus competidores. Están fabricadas con polipropileno, con lo que consiguen una reducción en el peso, además de una mayor capacidad de reciclaje. Sin embargo, en carretera es un coche que flaquea bastante, respecto a coches más grandes como el Clase E. Si ponemos cara a cara el Lexus IS 300h contra un Mercedes Clase E actual, son coches que poco tienen que envidiarse. Suena más que los Honda diesel o los nuevos Renault (una maravilla por cierto), que no parecen un diesel, más o menos como los BMW y Mercedes de la época. Quizás por eso, los nipones apenas han tocado su estilo y solo han añadido un plus de deportividad. Este visor sirve como complemento a la pantalla multifunción de 7” situada en el centro del salpicadero, que nos da acceso al sistema de audio, el navegador GPS opcional e incluso el funcionamiento del sistema híbrido.

El motor prácticamente no hace ruido, y a nivel aerodinámico se puede ir sorprendentemente rápido sin notar molestias. La sensación de resbalamiento, de “medio embrague”, arruina en parte la experiencia de conducir un automóvil que podría dar para mucho más. Pero no nos engañemos, no es perfecto, porque aún no han creado el coche sin averías. Buscando en Webs de referencia encontramos unidades como estas: Imagen Como veis, nuestra recomendación es decantarse por un modelo de últimos del año 2010, previos al cambio al IS200, donde los problemas están resueltos, la fiabilidad es buena y si encuentras modelos como el primero, con 52.000km has triunfado pues tendrás coche para rato. PRECIOS Y UNIDADES GASOLINA V6 Y V8 En cuanto a las unidades gasolina, que decir, da lo mismo el año de elección. Aunque la propia rejilla sigue teniendo el mismo tamaño, el 80% de sus huecos están cerrados para reducir la turbulencia y la resistencia del aire.

Hablemos de los motores Al aumentar la capacidad de su motor clásico con DOHC, seis cilindros en línea recta y distribución variable e inteligente (VVT-i) de dos a tres litros, la potencia del ha aumentado de 155 a 214 CV, mientras que el par motor ha pasado de 195 a 289 Nm. Aunque el motor más grande del Lexus aumenta el peso del vehículo de 1.390 a 1.495 kg, su potencia se traduce en aumentos significativos del rendimiento. A diferencia de un coche normal, no supone el menor problema de seguridad. El maletero de 398 litros no es una maravilla pero tampoco está mal.

Los faros delanteros son bonitos y la zaga es la que más personalidad aporta al coche. El engranaje planetario procura que el motor de gasolina gire lo menos posible, salvo que haya una gran demanda de potencia. A ello han de contribuir su nuevo chasis y las mejoras realizadas sobre la suspensión trasera multibrazo y la dirección. Y todo ello con los consumos de un diésel, el rendimiento de un gasolina e incluso el rodar silencioso de un eléctrico. Más aún, pretendía incluso hacer olvidar también los diésel de la competencia con el IS 300h, una interesante versión híbrida que frente a sus rivales del segmento Premium es más potente y tiene en muchos casos mejor relación entre precio y equipamiento. La estética del Lexus IS 300h con el acabado F-Sport que hemos probado tiene un diseño espectacular, muy deportivo y poco visto.

Escape realmente tiene, pero es como un diésel de baja cilindrada, está ahí escondido, como con complejo. Precisión, sofisticación y fiabilidad extrema son las claves para dar al cliente lo mejor, porque la exigencia interna de calidad de la marca no deja lugar a duda. Este híbrido, para ser realmente deportivo, necesita una serie de cambios considerable. Propulsión trasera con diferencial libre. Dimensiones y pesos Largo por ancho por alto en milímetros: 4.665 x 1.810 x 1.430 Batalla: 2.800 mm Peso en vacío: 1.720 kg Datos prestacionales Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,4 segundos Aceleración de 80 a 120 km/h: 5,5 segundos Velocidad punta: 200 km/h (autolimitada) Relación peso potencia: 8 kg por CV Consumos Consumo medio homologado: 4,6 litros cada 100 km Consumo medio durante la prueba: 6,8 litros cada 100 km Precio 47.900 € (sin navegador).

Nos gusta - Una delicia para conducir, como en coches mucho más caros - Muy agradecido en conducción urbana y periurbana - Economía a largo plazo sin los inconvenientes de un diésel No nos gusta - En carácter deportivo, poco ruido y pocas nueces - Política de equipamiento cerrada - Plaza central trasera casi inútil Por empaque, calidad de acabado, refinamiento, comportamiento dinámico o imagen de marca el Lexus IS 300h no tiene nada que envidiar a trío de berlinas alemanas del segmento premium, convirtiéndose en una seria alternativa a los Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C. Ambos tienen motores de tacto más deportivo y prestaciones ligeramente mejores, pero también consumen más que el Lexus IS 300h. Si lo que buscas es desgarrar el asfalto, poder jugar en circuito y tener tener esa sensación en el estómago que te recuerda que todavía sigues vivo – y que eso merece la pena -, deberás saltar directamente al IS-F.

En pocas palabras, el Lexus IS 250 tiene un motor potente que da todo lo que se le pide, pero algo aburguesado en su opción con cambio automático. Esto es algo muy habitual en USA pero que los fabricantes europeos ni contemplan debido a su coste y a que aquí realmente nadie lo demanda. Aunque también he de reconocer que pequeños detalles como el ridículo reloj digital del medio de la consola central te hacen pensar quién demonios ha diseñado esto…por un lado tan bien y por otro…tan…¿cutre? Lo que no se puede regatear de ninguna manera es la relación calidad/precio del producto. Se hace un poco tosco en carreteras en mal estado y, a pesar de que la comodidad sigue siendo una prioridad, los sistemas de suspensión se han mejorado para un mejor control de la carrocería cuando se va por las curvas, algo que los europeos ya tienen controlado. A velocidades de autopista, el interior es muy silencioso, casi sin ruido del viento, la carretera o del motor. Se trata de un V6 gasolina a la vieja usanza, con todo lo que ello conlleva.

La parte inicial del pedal provoca retención del motor eléctrico, los frenos de disco en realidad no hacen nada, y por eso duran tanto. Bajo cualquier otro uso tendremos la sensación de jugar a la Playstation, una sensación tremendamente artificial. No hay crujidos, ni grillos, todos los elementos forman una unidad, como los Power Rangers. Sé que un diésel puede gastar menos, pero no llevarme con el mismo agrado de conducción, y este se mantiene por menos dinero. Anteriormente había otros denominados «Hybrid ECO», «Hybrid», «Hybrid Drive», «Hybrid Plus». Fuerza de sobra para mover al nuevo japonés, que destaca por su espectacular silencio de marcha y la ausencia de vibraciones. Este sonido nunca es alto, pero se puede silenciar si se desea. Los plásticos y recubrimientos son de muy buena factura, sobre todo en las partes más visibles; sólo en la mitad inferior del habitáculo veremos cómo decrece su calidad. La postura de conducción recuerda bastante a la de un deportivo.

A mayor velocidad se engrana siempre el motor de gasolina, aunque su consumo sea nulo, para proteger el motor generador de una rotación excesiva. Tiene un sistema de propulsión híbrido compuesto por un motor de gasolina de 181 CV y otro eléctrico de 143 CV, que dan una potencia máxima conjunta de 223 CV. No es que vaya mal equipado de frenos, es que el sistema híbrido hace innecesario llevar algo más grande, pero la sensación visual es esa. El control de crucero adaptado trae un sistema de preparación de colisión que utiliza el radar para monitorear el estado del tráfico por delante. Precisamente aquellos que hacen casi 100% de ciudad no tardarán muchos km en tener problemas con el filtro de partículas. Conclusiones Taxi Lexus IS 300h aparcado Otra de las cosas que más sorprenden respecto a un coche normal, es que el Lexus no tiene marchas, sino que su cambio de variador continuo mantiene las revoluciones del motor según la exigencia que le exijamos en cada momento; eso sumado a las baterías, hacen que la aceleración sea contundente y continua cuando hundimos el pie sobre el acelerador. nos cuenta que por nada del mundo se volvería a comprar un coche con motor térmico; el declara su adiós definitivo al diesel, y es que la tecnología híbrida ha llegado para quedarse. En general logra un buen equilibrio entre confort y rendimiento.

Conclusión Dentro de ese grupo de los sedanes de lujo compactos, el BMW Serie 3 sigue liderando la escena, con el Mercedes Benz Clase C y S de cerca, mientras el Acura TLX está tratando de lograr un lugar en el grupo de elite. Cuando en el asiento trasero viajan dos pasajeros, se puede abrir un apoyabrazos central similar al del sedán. Frena de manera decidida y sin grandes muestras de fatiga por uso continuado. Es cuestión de buscar opiniones en internet, pero según dónde vayáis a usar el coche la opción automática sería mi preferida. Eso no quita que haya cosas mejorables, como que los pedales del acelerador y el freno estén un poco más juntos de lo normal y yo con mi 46 de pie y determinados zapatos tendría que tener un poco de cuidado, pero nada importante.

En general la calidad es la nota predominante en el Lexus. Los faros antiniebla son de ledes. Por otra parte, cuando la gente me daba su opinión sobre el coche, tenía la impresión de ir en un cochazo de lujo, si bien los entendidos no tenían ni idea de cuál era la marca. Esto se complementa con un acabado de efecto metálico en dos tonos en el salpicadero, de estilo deportivo de alta tecnología. Cuatro cilindros en línea, culata y bloque en aleación de aluminio. Y buena prueba es que existen coches con más de un millón de kilómetros sin cambiar las baterías. En el mundo del taxi, Mercedes está muy asentada, y a pesar de que hay algunas unidades realmente problemáticas, algunos taxistas se siguen comprando un Mercedes. Aunque lo más importante es el estirón en la distancia entre ejes, que aumenta para lograr mayor hueco para las plazas traseras y elevar el volumen del maletero. De vez en cuando, por supuesto, se activa el motor de explosión, pero lo hace de manera casi imperceptible.

Sólo queda fuera de lugar el pedal de freno de estacionamiento, una solución tan poco práctica como incómoda de utilizar. ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveAsientos envolventes, confortables y con buen agarre. La capacidad del maletero es superior a la media de 13.8 pies cúbicos y los respaldos traseros se pliegan hacia abajo para abrirle un espacio adicional. Seguridad El equipo de seguridad incluye frenos de disco antibloqueo con asistente de frenado, tracción y control de estabilidad, airbags laterales de los asientos delanteros, airbags de rodilla delanteros, airbags laterales de cortina y airbags laterales de los asientos traseros. El sistema Lexus Enform Safety Connect incorpora la notificación automática de colisión, un localizador de vehículo robado y asistencia en carretera durante una emergencia con solo apretar un botón. 2016_lexus_is-interior Como opcional incluye una cámara de vista trasera, monitoreo de punto ciego con trasera de alerta de tráfico cruzado y un sistema de aviso de salida de carril con faros automáticos.

Hubiese preferido una guantera pequeña con tapa, como muchos coches de este segmento. Vayamos a la zona central, donde hay un contraste entre el forro de cuero de la parte superior y el aspecto pobre de los plásticos de la zona entre ambos asientos. Entre todos ellos, el Lexus es el que tiene el equipamiento de serie más abundante y el que tiene el consumo medio homologado más bajo, pero es también el más lento (ficha comparativa). De serie en todos los casos, hay un mando central giratorio que permite elegir entre tres programas de conducción: «ECO», «NORMAL» y «SPORT». Ni mal ni bien. Este es el camino elegido por Lexus para combatir a sus potentes adversarios movidos por gasóleo. ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveCon el primer IS híbrido, Lexus redobla su apuesta en el mercado de berlinas medias. En orden de marcha ya hablamos de 2 toneladas. Con un buen flow gasta menos de 6 l/100 km sin hacer nada peligroso, y en los atascos el consumo no sube, al revés: ¡baja! A los 850 kilómetros entró en reserva, con una autonomía adicional de 55 km.

Es un punto negativo respecto a sus rivales, con motores más refinados en en el rango de potencia similar a los 208 CV del IS 250. Lexus IS 300h Nos gusta por: Silencio y suavidad de funcionamiento Presentación y calidad de acabado Relación precio/equipamiento Mejoraría con: Consumos menos sensibles a la velocidad Más capacidad de maletero Equipamiento opcional más "flexible" Unir las palabras híbrido y taxi hace unos años era una utopía. Los botones que están por delante no se ven siempre bien, a veces tendremos la tentación de mirarlos en marcha, y eso ya es un error de diseño. Los posavasos están muy atrás, especialmente son incómodos para el copiloto Debajo del reposabrazos del conductor hay un hueco con tapa, donde hay sendos USB, una toma auxiliar, y un conector para mechero. En marcha solo permite desconectar el control de tracción.

En la primera parte de la prueba hemos visto que el Lexus IS 250 es bonito por fuera y bonito por dentro pero, ¿qué tal en movimiento? Antes de nada, tengamos en cuenta la existencia de cierto modelo llamado Lexus IS-F, quizás os resulte familiar. El 2AG-FSE tiene el sistema de inyección doble de Toyota, con cuatro inyectores indirectos y cuatro directos, combinando lo mejor de cada sistema de inyección. Sus lineas son muy propias de la gama Lexus, aunque se ha inclinado aún más unas lineas deportivas y agresivas, los faros traseros son una pasada vistos de perfil y en su conjunto el parachoques trasero le aporta una linea con un aire muy agresivo. Hay disponibles otros 96 litros de espacio adicional en compartimentos de almacenamiento, y con los asientos traseros abatidos es posible transportar objetos de más de 2,6 metros de longitud. La familiar rejilla de radiador de Lexus incorpora ahora tres barras horizontales. Tiene inyección doble (directa e indirecta), distribución variable en admisión y escape y un sistema de recirculación de gases (EGR). Es un auténtico tiralíneas, va por donde se le pide, y al límite es más subvirador.

Este coche no es recomendable para los que se duermen a velocidades legales. En cuanto al maletero, como suele pasar en los sedanes de esta categoría, no destaca por amplitud, ni por capacidad, ni por la regularidad de sus formas. El que sí tenemos en Europa es el IS 300h, la opción híbrida que se mantiene sin cambios en la gama. Además de las versiones citadas hay un Pack Tecno (sensores de aparcamiento y acceso sin llave) y un Pack Tecno Plus (navegador, cámara de retrovisión y equipo de audio con 8 altavoces y DVD) que elevan el precio del modelo Drive a 39.500 y 42.700 euros respectivamente. Para la variante de acabado Plus existe un Pack Safety con aviso de ángulo muerto, aviso de presencia de vehículos en la parte trasera, sistema pre-crash, faros automáticos y asistente de mantenimiento de carril que lleva el precio del tope de gama a 57.000 euros. Los cambios exteriores se limitan a incorporar los faros antiniebla de tipo LED y el anagrama Hybrid de mayor tamaño.La versión 2015 del Lexus IS 300h llega a nuestro país con algunos cambios respecto al modelo actual.

Un comentario sobre el portón trasero: cuesta encontrar el botón para abrirlo, y al subir puede hacer un pequeño rebote. Con sus datos técnicos que avanzamos en nuestro gráfico vemos que es un coche estándar, sus dimensiones son acordes a toda la competencia. Datos Técnicos Lexus IS 300h Toma de Contacto – Exterior El Lexus IS 300h mantiene el estilo de la generación anterior. Virtudes exigibles a en toda berlina de calidad y que en este modelo no acaban de lucir bajo según qué circunstancias. Puede tener un comportamiento más de híbrido, con un potenciómetro, o deportivo, con una estética similar al LFA y la simulación de agujas. Es curioso ver la atracción ante el IS 300h por lo deportivo y raro que se hace de ver con pegatinas de taxi. Los clientes que se suben se suelen dar cuenta en seguida que no están ante un coche normal, y sobre todo siempre preguntan cuando el silencio inunda el habitáculo en los semáforos.

Las llantas de 18 pulgadas son espectaculares, vienen de serie en el acabado Sport y hacen el coche mucho más atractivo visualmente. Lo mínimo que saqué en un parcial fue 4,8 l/100 km según el ordenador, y cuesta abajo. Yo os digo mis sensaciones como conductor normal. La homologación es demasiado optimista, 4,6 l/100 km con en esta versión concreta. Conclusiones Lexus IS 300h F Sport En total, recorrí con este coche 1.747 kilómetros, y me costó deshacerme de él. Tampoco me parece acertada la idea de separar los grupos ópticos en dos piezas, lo que es el faro en sí, y las luces diurnas en forma de flecha. Por otro lado, todas las versiones híbridas tienen un programa adicional para conducir en modo eléctrico («EV»). Entre los elementos de seguridad más avanzados que puede llevar este coche, destacan un sistema de protección de peatones («Pop Up Hood») que eleva unos centímetros el capó para minimizar las consecuencias en caso de atropello y otro que alerta al conductor del tráfico posterior cuando se circula marcha atrás («Rear Cross Traffic Alert»).

No hay, ni habrá, versiones Diesel. Lexus IS 300h (2013) El Lexus IS mide 4,67 metros de longitud, 1,81 metros de anchura y 1,43 metros de altura y la distancia entre ejes es 2,80 metros. Las superficies superiores del salpicadero presentan un nuevo acabado con "sensación de suavidad" que mejora la sensación de calidad de todos los últimos modelos en la gama IS. Solo así podremos diferenciarlo. Es un híbrido puro, por lo que el motor eléctrico puede empujar el coche con el gasolina apagado, hasta casi 80 km/h. No sólo la calidad de la piel del volante, sino también la ergonomía de éste y de todos sus mandos, contribuyen al placer de conducción. Por ejemplo, un detalle cuidado es la ergonomía de los brazos del conductor, que encuentra un lugar perfecto en la puerta para el brazo izquierdo, y también en el reposabrazos central para el derecho. Lexus IS 250 Un motor gasolina de cilindrada relativamente grande, refinado y progresivo, nos garantiza un modo de conducción muy suave.

Además se ha añadido un modo Foot/Defogger en comparación a modelos anteriores. El cierre centralizado con mando a distancia, los elevalunas eléctricos en todas las puertas, con control mediante una pulsación y protección contra atasco en la ventanilla del puesto del conductor, forman parte del equipamiento de serie. No hay más espacios para colocar objetos. La subida de potencia para el modelo es considerable, ya que el nuevo motor 2.0 de Lexus logra 241 CV y 349 Nm de par entre 1.650 y 4.400 rpm. Tampoco alcanza la finura de su hermano. El motor es el mismo y el motor es el típico japonés de gasolina que puede durante 500.000km si lo cuidas mínimamente. Pero, en realidad, hace ya tiempo que el abanico de la gama alta se viene abriendo a otros sabores, más aún desde la llegada de las marcas premium japonesas: la pujante Infiniti -mucho ojo al recién presentado Q50- y la más asentada Lexus.

El coche que hoy tenemos con nosotros corresponde a esta última. (A propósito: mediante cierto botón El cambio automático CVT, muy lento, lastra las prestaciones del motor híbrido.podemos activar el curioso sistema Active Sound Control, que complementa el sonido real del motor con otro emulado mediante la electrónica. Es el motor y el modelo a escoger. Según el ingeniero de Lexus Nobuaki Katayama, el IS 300 mejora los puntos fuertes del IS 200; cuenta con un motor mayor, dinámica de conducción, rigidez a la torsión, altos niveles de manejo y de comodidad de conducción, y los dos modelos cuentan con un excelente diseño frontal e interiores individualizados. El nivel básico, llamado Eco, ya ofrece por 35.900 euros un completo equipamiento de serie, que incluye faros de xenón, lavafaros, llantas de aleación de 16”, climatizador con mandos electrostáticos, arranque sin llave, palanca de cambio en cuero, volante de piel con levas de cambio, alarma antirrobo, asistente de arranque en pendiente, control de presión de neumáticos, capó activo para protección de peatones, reposacabezas activos, sistema de audio con manos libres.

Y si, hoy si, no me he vuelto loco, os voy a recomendar un coche de gasolina. Imagen Lexus es una marca relativamente joven que nació en 1989 en Japón como experimento de marca de lujo de Toyota. El coche estira y estira y en sexta puedes encontrarte a 180km/h sin darte ni cuenta y con poco ruido. Si queremos sensaciones fuertes, vamos a tener que pedir mucho al coche, porque es demasiado civilizado para ser un propulsión trasera. Hay más información sobre estos y otros aspectos del habitáculo y maletero en la sección Impresiones del interior. El Lexus IS 300h cuesta entre 35 900 y 52 500 euros en función del nivel de equipamiento. El motor eléctrico aporta un refinamiento inigualable con cilindros. Mecánicamente la fórmula es muy convincente, pero en términos de diseño se nota que no estamos ante un coche alemán, de soluciones estéticas más consolidadas, y apela más al gusto. La guantera tampoco tiene sitio para muchas cosas si van los manuales y en chaleco reflectante.

El asiento se sitúa a baja altura (2 cm más bajo que en el anterior IS) y el volante, de aro grueso y con el diámetro justo, se encuentra a la altura perfecta (también 3 grados más bajo que en el modelo antiguo). No es de los mejores en espacio para su tamaño, pero cumple perfectamente para cuatro; al igual que ocurre en sus rivales, la plaza central es más pequeña e incómoda para realizar viajes largos. Si estuviese provisto de serie de trampillas que cerrasen el paso de aire al radiador, la eficiencia podría mejorar un 10% o más. Curiosamente, será en entornos urbanos donde alcancemos las mejores cifras, ya que la combinación de bajas velocidades con deceleraciones frecuentes permite jugar bastante con el modo eléctrico (recordemos que el sistema híbrido recupera parte de la energía de frenado para cargar la baterías). El difusor aerodinámico está un poco exagerado, no lo considero necesario. Ocurre lo mismo con el cuentarrevoluciones cuando se superan las 6.000 rpm. El interior se muestra sobrio, elegante y robusto, sin caer en estridencias ni en el exceso de botonería.

El manejo requiere acostumbrarse mucho, a veces es demasiado sensible, le falta la calidad de ajuste del MMI de Audi, el COMAND de Mercedes o el iDrive de BMW. Al volante del Lexus IS se encuentra un puesto de conducción más bajo que antes y con una consola central protagonizada por la enorme pantalla del navegador (opcional para los niveles de acceso a la gama). Con el IS 300h hemos rondado un promedio 4 litros por rondas urbanas, subiendo a 5 dentro de ciudad. No pensemos que en carretera los consumos serán exagerados; ni mucho menos. Aunque el precio de salida se mantiene (35.900 euros), el F SPORT es ahora 2.200 euros más barato (de 49.700 a 47.500). La estructura de la gama también varía. Es más, iremos un poco más bajos de lo normal, un guiño hacia el placer de conducción. El coche era un IS220d SPORT de 2009. El coche en si, como os digo, es de un tamaño medio pero es cierto que una vez en marcha da la sensación de ser más pequeño, compacto. Su fiabilidad es bastante alta aunque el número de unidades disponibles no es muy elevada.

MOTOR GASOLINA 250 El motor de gasolina es un V6 de 2.500cc y 208CV, atmosférico de los de toda la vida, sin aditamentos ni electrónica superflua, con caja manual o automática de 6 velocidades y la misma tracción trasera con control de tracción. Este motor es una auténtica maravilla en cuanto a fiabilidad aunque no lo sea tanto en prestaciones, pero si queréis un deportivo no creo que estuvierais buscando un Lexus IS250, sino un IS-F. Las prestaciones oficiales son: Aceleración 0-100 km/h: 8,1 seg. Velocidad máxima: 230 km/h Capacidad depósito combustible: 65 l. Peso en orden de marcha: 1.535 kilos Par motor: 252 Nm @ 4.800rpm Consumo Mixto: 9,8 l / 100 km Aunque es un coche que evidentemente al ser gasolina gasta bastante más que el diesel, hay que decir que es una opción a considerar según los kilómetros que hagas. El tablero de instrumentos, apoyabrazos, volante y hasta los lados de la consola central están envueltos con un relleno de alta calidad.

Los asientos delanteros son cómodos y de apoyo. El IS 300h rinde una potencia total de sistema de 223 CV, que se transmite a las ruedas traseras. Lexus IS 300h La versión F-Sport además posee una suspensión de dureza variable combinada con varios modos de conducción en función de la búsqueda de eficiencia o deportividad, y el sistema de sonido artificial del motor Active Sound Control (ASC) que utiliza los altavoces del coche para, una vez seleccionado y en el modo de conducción Sport o Sport+, conseguir un sonido más deportivo. En cualquier caso, sin llegar por ejemplo al nivel dinámico de un BMW Serie 3, esta berlina de tracción trasera presenta unas cualidades muy notables. Lo cierto es que casi no parece que la propulsión se genere en el eje posterior -hacerlo patinar es tarea difícil incluso desactivando el control de tracción-, aunque aquí interviene una combinación de factores. En un par de años las ventas en Japón fueron numerosas debido a su buen hacer para luego dar el salto a su, en principio, mercado natural, el de Estados Unidos, desde donde pasó a Europa en diversas fases, empezando por Reino Unido.

Concebida como decimos como marca de lujo, los estándares de calidad de los Lexus han sido y son la referencia de los vehículos Premium, procedan de donde procedan. Aunque el coche vende agresividad, es más agradecido con la conducción anticipada, eficiente y relajada. Como novedades principales, el modelo japonés tendrá una nueva consola central con un acabado de textura granulada que aguanta mejor los arañazos. La berlina japonesa también presentará cambios estéticos en el reloj, las salidas del aire, el volante o la palanca de cambios. El resto de los IS tienen un tablero clásico, con cuatro esferas de agujas y una pantalal central digital. El hueco para las piernas y la anchura a la altura de los hombros de las plazas traseras están en la media de sus competidores, no así el espacio para la cabeza, la cota menos favorable. La distribución es mediante cadena sin mantenimiento.

Todos estos elementos cambian su recubrimiento por otro más claro que enfatiza el contraste. Los materiales empleados en diversos mandos del vehículo, como los botones del sistema de sonido, el selector de modo de conducción y los controles de la temperatura, son de nueva confección aportando mayor ergonomía. Se ha sustituido la actual moqueta del suelo por otra con una textura mucho más suave. En función del modo elegido, cambiará la información mostrada en el cuadro de instrumentos: mientras el modo Sport presenta el habitual cuentarrevoluciones, éste se transforma en un económetro (que nos indica en cada momento cómo afecta nuestra conducción a la carga de las baterías) cuando elegimos cualquier otro modo. A medio camino entre este indicador y el velocímetro, encontramos una pequeña pantalla a todo color que nos permite controlar el ordenador de abordo. Desperdicia mucho espacio así. Otra modificación que también ha ayudado a aumentar la amplitud en la segunda fila de asientos es el menor grosor de los respaldos de los asientos delanteros.

Si se pulsa un botón situado en la parte derecha del volante, éste gira hacia la derecha y deja sitio para una caja de diálogo donde se pueden ver las funciones del navegador, audio, los ajustes y el ordenador de a bordo, que puede manejarse con un “Joystick” o “ratón” tanto por el conductor, como por su acompañante. El 300h Hybrid Drive, con un precio base de 38.950 Lexus no nos cansará con páginas y páginas de equipamiento opcional.euros, suma a aquel equipamiento las llantas de 17”, apoyabrazos central, asientos traseros abatibles asimétricamente, climatizador bi-zona, control de crucero, retrovisor fotosensible y capacidad de remolque. A diferencia de las marcas alemanas, Lexus no nos cansará con páginas y páginas de equipamiento opcional. Afortunadamente, los controles de voz funcionan bien para muchas funciones de información y entretenimiento. El motor principal es el 2AR-FSE, un 2.5 de cuatro cilindros heredado del Camry Hybrid, que eroga 181 CV a 6.000 RPM.

La altura disponible es correcta para la mayoría de los conductores, pero quien rasque 1,90 metros, debería pensarse si tener el techo solar o no. Estas baterías se ubican en el maletero, están refrigeradas por aire, y respecto a las de litio son más baratas, pero más pesadas y voluminosas. Eso sí, no es la única novedad en la firma, que también va introducir cambios en el 3.5 V6 que equipa el Lexus IS 350. De hecho, la mayoría de personas que reconocen que están en un Lexus son mujeres. ¿Por qué si los híbridos son tan buenos, aún no están lo suficientemente asentados? Motor del Lexus IS 300h A pesar de que la expansión de los híbridos en los últimos años ha sido espectacular, aún son pocas las personas que se atreven a comprarse un coche de este tipo. Aunque la capacidad unitaria por cilindro es grande, es un motor bastante refinado, que se nota poco al arrancar, y nada cuando se apaga. Complementando al motor de gasolina tiene un motor eléctrico síncrono de 143 CV, aunque está limitado a 65 CV por la potencia de salida de las baterías de níquel-metal hidruro (NiMh).

Su precisa dirección bien afinada es un placer inesperado que mejora la confianza del conductor en todas las situaciones. Si tomaras este modelo como uno más, su empuje me parecería notable para cualquier situación, pero teniendo en cuenta las cualidades estéticas y dinámicas tan particulares de esta variante, me hubiera gustado una versión con algunos caballos más… o unos kilos menos. motor-lexus-is-25-aniversario Sea como fuere, si colocas el jostyck central en posición Sport, el conjunto motor-transmisión automática de seis relaciones responde a la perfección y te permitirá pasar un rato divertido tanto en autovías como en carreteras secundarias. Anteriormente fue el IS 250, con un anticuado motor V6 de 2.5 litros. Nuevos materiales, acabados y mejora en la ergonomía de los botones.También han recibido una actualización el reloj interior, las salidas de aire, el volante y la palanca del cambio.

Los materiales de la consola central y de la moqueta inferior son distintos y el reloj, la palanca de cambios, los aireadores y el volante tienen ligeras modificaciones en su diseño. Como cabe esperar, mientras el modo Sport concede prioridad a las prestaciones, el modo Eco disminuye la respuesta al acelerador, reduciendo además en lo posible el uso del motor térmico. El consumo medio que obtuvimos al final de nuestra prueba, combinando toda clase de vías, fue de 6,1 litros a los 100 km; una cifra muy interesante aunque alejada de los 4,3 l/100 km homologados. Por supuesto, podremos influir sobre el consumo del coche según sea el modo de conducción elegido. También hay que destacar sus prestaciones, pues alcanza una velocidad máxima de 230 km/h y puede acelerar de 0 a 100 km/h en 7,0 segundos. Respecto a su consumo medio, Lexus anuncia un gasto de 7,0 l/100 km, pero deja en duda de que utilice sistema Start/Stop, el cual si utilizan sus rivales antes mencionados y que homologan unos consumos medios inferiores a los de este Lexus IS 200t.

Con el cambio de los RC F Este nuevo propulsor 2.0 Turbo se combina de forma exclusiva con la caja de cambios automática Sport Direct Shift que es heredada directamente del deportivo Lexus RC F. El Lexus IS revisa a fondo su chasis, especialmente en un eje trasero que estrena el sistema multibrazo del Lexus GS450h. Cuando superamos la velocidad fijada se ilumina una esfera naranja que rodea al velocímetro que nos advierte de que nos estamos pasando. Las cotas de su carrocería refrendan esta impresión: el Lexus IS es tan largo, ancho y bajo como parece (4,76 m x 1,81 x 1,43 respectivamente). El Plus es más caro (1.100 euros) en versión 250. Se mantienen el ECO y el F SPORT, pero desaparecen los modelos Hybrid, Hybrid Drive e Hybrid Plus. ¿Para qué pagar por un BMW 325i nuevo teniendo esto disponible? CONCLUSIONES La conclusión es clara, y es que si en función de los kilómetros que hagáis tenéis claro lo que queréis, la elección es directa: - Si son bastante kilómetros al año, un Lexus IS de gasóleo, que sea de entre 2011 y 2012.

Entre esa ganancia de dimensiones y unos asientos delanteros con respaldo más estrecho, los pasajeros de la segunda fila cuentan con espacio extra que las rodillas agradecen. Otros elementos disponibles son comunes con el GS, como el cambio automático de luces cortas a largas y viceversa («Automatic High Beam»), el programador de velocidad activo o los sistemas de protección previa a la colisión, detección de objetos en el ángulo muerto y alerta por cambio involuntario de carril. El equipo de sonido tiene una función llamada «ASC» (de Active Sound Control) que mediante un ecualizador de frecuencias y los altavoces del sistema de audio, hace que el sonido del motor en el interior sea más fuerte y parecido, según Lexus, al de uno de mayor cilindrada y potencia. No hay embrague, ni turbocompresor, ni filtro de partículas, ni correas… y las pastillas de freno y neumáticos duran un poco más de lo normal. Al funcionar en ciclo Atkinson, el motor tiene poca potencia específica, pero aprovecha mejor la energía de la gasolina.

Las llantas de menos de 18” en este coche hacen que parezca que “sobra” paso de rueda, o mejor, que falta rueda para llenar el hueco. Es posible avanzar lo más lento que se quiera, muy útil para aparcar. Lexus IS 300h F Sport Este coche, como cualquier híbrido, recupera energía de las deceleraciones, las frenadas o con los excesos de potencia del motor gasolina. En cualquier caso, el IS 300h no es una alternativa a una berlina Diesel de similar tamaño y potencia en lo referente a consumos, especialmente si se va a circular fuera de la ciudad (más información en Impresiones de conducción). El resto de compañeros del gremio también me contaba, que hay unidades de Prius que superan los 400.000 km y las baterías aún siguen en buen estado, mientras que las averías brillan por su ausencia. Gran parte de la culpa de que los híbridos sean tan fiables y tan queridos por los taxistas es precisamente por su sencillez mecánica, a pesar de que tecnológicamente son más complejos que un coche convencional.

De entre ellos, destaca el velocímetro digital, que se parece al que llevaba el superdeportivo LFA. Y por último, sus neumáticos de 225 mm de anchura se encargan muy eficazmente de asegurar el contacto con el asfalto. La conducción eficiente obtiene recompensa ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveEl consumo de gasolina es menor de lo esperado, incluso en carretera.Los coches híbridos también se comportan de manera particular en el apartado de los consumos. Por un lado, un consumo de gasolina muy superior; por otro, el impuesto de matriculación del que están exentos los coches híbridos, lo que eleva el precio del IS 250 hasta los 37.800 euros; o lo que es lo mismo, 1.900 euros más que el IS híbrido. ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveEl cambio automático CVT ralentiza la llegada de la caballería.Silencio y potencia. El modelo llegará al mercado con una suscripción gratuita por un año al Lexus Enform Service Connect. Con el cronómetro en la mano este IS 300h quizás no anda tanto como las mejores berlinas turbodiésel de tamaño equivalente y potencias entre 180 y 200 CV, pero no le faltan prestaciones.

Por eso creo que una palanca de cambio convencional sobra. Excepto en el modo ECO, existe una función llamada ASC, que pretende simular el sonido del 5.0 V8 del IS F. Pero cuidado con los que nunca hayáis tenido un tracción trasera, porque a veces la gente los compra y luego no le gustan las reacciones. Más bien es que la encontraremos muy arriba, y la ausencia de relación directa entre el pedal y la entrega de potencia nos lo pone difícil a la hora de regularla. Los paquetes Premium Plus incluye limpiaparabrisas automático y volante con ajuste eléctrico. El paquete de navegación sustituye a la línea estándar de control de información y entretenimiento con controlador Remote Touch de tipo ratón y añade un sistema de navegación, la cámara de vista trasera y el sistema basado en el smartphone “Enform App Suite”, un sistema de audio Mark Levinson puede ser añadido al paquete de navegación.

El paquete de lujo incluye espejos de oscurecimiento automático exteriores, sensores traseros de estacionamiento, tapicería de cuero con costuras de contraste y ajustes de madera. Motor y transmisión El 200T tiene tracción trasera y un motor de cuatro cilindros de 2.0 litros con turbocompresor que trae 241 caballos de fuerza y 258 libras-pie de torque, acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades. Diseño de interiores El IS tiene uno de los interiores más agradables en esta clase, resaltados por los materiales de primera calidad y la atención al detalle inusual. Desplazarse suavemente por la ciudad en modo eléctrico es una maravilla. Listos para hacer kilómetros.La consola central queda presidida por la palanca de cambios y un práctico dial que nos permite elegir entre los modos de conducción Eco, Normal y Sport. El cambio de marchas puede hacerse con las levas del volante, pero si el coche así lo precisa, pasará del modo manual al automático. Un ambiente Premium gracias a los detalles cuidados, y a unos asientos realmente cómodos.

La actualización es mínima y afecta principalmente al equipamiento y a la mejora de diversos elementos interiores para hacerlo aún más atractivo. Se han sustituido los faros antiniebla halógenos por otros de tipo LED, los que montaba en exclusiva la variante F Sport. Así, durante más de 300 kilómetros por todo tipo de carreteras –autopista y recorridos de montaña– a un ritmo ágil pero con el modo ECO seleccionado conseguimos una media de 5,8 litros. El comportamiento pisando el pedal a tabla es exactamente el mismo, la potencia disponible siempre es la misma. Tomando curvas al límite se pone de relieve que el coche es un poco pesado, y que nos está impidiendo ser malvados.

El confort de este coche está a otro nivel respecto a cualquier otro coche, precisamente gracias a lo silencioso que es su sistema de propulsión híbrido, lo suave que es el motor térmico cuando entra en funcionamiento, y la buena puesta a punto de las suspensiones. ¿Cuál es la reacción de la gente ante un Lexus IS 300h de taxi? Viajando de pasajero en el taxi Lexus IS 300h Quizás pueda parecer exagerado, pero si eres fan de que la gente gire la cabeza y te mire cuando vas en el coche, este Lexus IS 300h poco tiene que envidiarle a un Ferrari o a cualquier coche exótico. Si se le quita el sonido artificial, se refina el algoritmo del engranaje planetario (aunque gaste más) y se le pone la línea de escape adecuada, podría pasar por un L6 atmosférico. Los 30 litros más de maletero (480 litros y con rueda de recambio de emergencia en lugar de kit anti-pinchazos), el mayor agrado de utilización que pueda generar el V6 y los reparos que algunos clientes puedan tener todavía a los motores híbridos son los únicos elementos que pueden decidir la compra del IS 250 ya que la diferencia de precio no es excesiva. El modelo de gasolina se ofrecerá en tres acabados; Drive (37.800 euros), Plus (53.600) y F-Sport (49.200), este último con el kit de carrocería específico y el chasis adaptado que lleva también esta misma versión del 300h. En el exterior lo único que cambia es el diseño del anagrama «Hybrid».

La unidad que he probado en profundidad ha sido un Lexus IS 300h F SPORT. En todos cambia la forma del cuadro de instrumentos y de modo de conducción, al menos de momento podemos observar un look diferente en cada modo en el cuadro de instrumentos. Silencio total, consumo cero, sin humos… Relax. Esto último mosquea un poco en un coche de más de 45.000 euros. La versión analizada no es exactamente igual a la que se lanzó en 2013, ya que recibió algunos cambios. Aunque se parte del mismo motor 2.2 los inyectores piezoeléctricos son nuevos y la presión del common-rail se aumentó. Tiene une versión menos potente, de 155 CV, para los NX 300h y RAV4 Hybrid, con código 2AR-FXE. Como bien sabrás, Lexus es la marca premium de Toyota, y es la que hace los vehículos de lujo del fabricante japonés. También han sido pioneros en la implantación de la tecnología híbrida en el segmento de lujo, un terreno donde los fabricantes alemanes premium como Audi o Mercedes llegan muchos años tarde. Los ajustes son francamente exquisitos, por encima incluso de la calidad de los materiales empleados.

Esta variante aderezada con elementos más deportivos se ha creado para conmemorar el 25 aniversario de la marca nipona, la cual nació en 1989 con el lanzamiento del LS 400. prueba-lexus-is-25-aniv Esta serie limitada se ha fabricado solo y exclusivamente para el mercado español y presenta modificaciones estéticas tanto en el exterior como en el interior, además de cambios en el chasis y el equipo de frenos. La base del Lexus IS 25 aniversario de la prueba es un IS 2.5 V6 de 208 CV con acabado Sport. Para conseguir la inconfundible silueta de coupé se han utilizado dos elementos clave: el montante trasero de forma cónica del revés y la línea de presión del ala trasera elevada. Al menos ya no tiene la sensación de una luna trasera tan alta y encajonada como tenía el IS de la generación anterior. También ofrece un fantástico equipo de audio Mark Levinson con 15 altavoces y cargador de 6 CD’s, junto con el navegador GPS y una pantalla táctil de 7”.

Por lo demás, quejas cero. Imagen Y en cuanto a los gasolina los precios son un poco más altos que en los diésel pero hay joyas con muy pocos kilómetros y a precios de escándalo. No sólo a nivel prestacional, sino también si hablamos de seguridad. Buscando unidades entre 2007 y 2013 con menos de 100.000km encontramos unidades muy interesantes: Cabe destacar dos cosas: - Es muy complicado encontrar coches de antes de 2009 con menos de 100.000km, pero entre 100 y 150.000km hay bastantes y a precios muy ajustados (entre 13 y 15.000€). - Las averías en este coche de gasolina son nulas, el único pero de los usuarios es su bajo par, por lo que al tener que llevarle un poco “alegre” a veces el consumo se eleva. También es cierto que tiene un modo secuencial, mediante el que podemos seleccionar la marcha mediante las levas en el volante o con la palanca de cambios. Lexus IS 250 Lo que hace este modo secuencial no es exactamente poner la marcha que pedimos, sino que establece la marcha máxima que se engranará.

Poco a poco se han ido mejorando los diseños, pero se empiezan a traspasar las líneas del buen gusto. A lo largo de nuestra prueba, tendremos ocasión de comprobar si el Lexus IS 300h es capaz de satisfacer unas expectativas tan elevadas. Algo está cambiando en Lexus, también ver galería Lexus IS 300h Hybrid DriveNuestra mirada sigue la línea ascendente que recorre cada lado de la carrocería.La estética de este coche es cautivadora. Si estuviese el espacio mejor aprovechado, podríamos vaciarnos más los bolsillos. Lexus IS 300h F Sport Lexus IS 300h F Sport Lexus IS 300h F Sport Paso a comentaros los asientos. En modo SPORT, y con una conducción más decidida, sin cuidar tanto el acelerador, el consumo medio sube hasta los 8 l/100 km, que tampoco está nada mal. Lexus IS 300h Pero, ¿y el precio? El Lexus IS 300h F-Sport parte de un precio de 49.700 euros. pero no hay tanta diferencia como la que existe en refinamiento de uso a favor del IS 300h, que en su variante más básica, ya con un buen equipamiento de serie, está disponible desde 35.900 euros.

Lexus IS 300h Vida a bordo La primera impresión al entrar en el habitáculo del Lexus IS 300h versión F-Sport, es que es un coche con un ensamblaje un ensamblaje perfecto, rematado con materiales de alta calidad. se ofreció a contarnos su experiencia, y pensamos que sería una gran idea contar cómo cambia la vida de una persona que pasa la mayor parte de su vida dentro de un coche, que pasa de ser una cafetera a una alfombra voladora. ¿Qué es lo que cambia en la vida de un taxista cuando pasa de un coche diesel a un híbrido? Interior del Taxi Lexus IS 300h me contaba que más allá del tema del ahorro económico, lo más gratificante de tener un coche híbrido es lo silencioso y suave que es. Bajo el capó, una verdadera obra de ingeniería: el motor atmosférico de gasolina de 2,5 litros y 181 CV, que funciona con dos sistemas de inyección -directa e indirecta-, acoplado a un motor eléctrico de 143 CV mediante una caja de engranajes planetarios.

Quizá incluso podamos recordar algún nombre con acento sueco. Se incluye la desconexión del control de estabilidad, que solo puede hacerse en parado y tras esperar varios segundos. En cambio, en el modo ECO, el pedal del acelerador responde poco para impedir consumir más de lo deseado. Bien es cierto que en otros mercados, este sedán de 4,66 metros de longitud, también presenta una alternativa con un propulsor de gasolina que da lugar al Lexus IS 250, que esconde un motor 2.5 V6 atmosférico con una potencia de 208 CV y que precisamente no se caracteríza por su ahorro de carburante. Además de una pequeña subida de potencia y de par en su motor, Lexus lo va a equipar con una nueva dirección de ajuste telescópico, volante calefactable, sensor de lluvia en el parabrisas y ruedas de 18 pulgadas para todo el año como primer equipo. El motivo de flecha de Lexus está por todas partes, a veces quizá en exceso. Da la sensación de no estar muy proporcionado.

El Lexus está a medio camino de tamaño entre un Clase C y un Clase E, y quizás el Mercedes tiene unos acabados de mayor calidad, sobre todo en lo que respecta al salpicadero, el cual es bastante criticado en el Lexus, por no estar a la altura del resto del coche. Sin embargo, el Lexus IS 300h es tan redondo en el resto de aspectos, que es difícil rechazarlo por ese punto que comentamos. El Lexus IS 300h Hybrid Drive sólo contempla dos posibilidades. La versión F Sport tiene una insignia distintiva en el volante, pedales de aluminio, un color negro dominante y un tablero de instrumentos específico.

En los modelos 2015 han cambiado diferentes materiales del interior, solo el ojo entrenado se dará cuenta, y ha mejorado la visión de la cámara de marcha atrás. Es una limusina más que un deportivo. Y así una y otra vez. Me explico. Equipa un motor turboalimentado de 4 cilindros y 2 litros que produce 245 CV. Las alabanzas a este coche se quedan cortas, hay que probarlo, os invito a cualquier web que tenga una prueba del mismo, como por ejemplo esta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario