martes, 9 de julio de 2013

Mercedes Clase E

Las de muelles helicoidales se llaman: AGILITY CONTROL (de serie con el equipamiento básico y el paquete EXCLUSIVE), AGILITY CONTROL de altura rebajada en 15 mm (de serie con el paquete AVANTGARDE) y «tren de rodaje deportivo», que también deja la carrocería 15 mm más cerca del suelo, pero tiene unos muelles y amortiguadores más duros (de serie con el paquete AMG Line). Al menos en tecnologías ya no tan punteras. Luego está la unidad de pruebas como claro ejemplo de lo que se puede hacer con una cartera saneada en un vehículo de este tipo. Esto también se explica con una cifra, pues el más rápido puede hacer de 0 a 100 en 7,3 segundos, y la velocidad tope del que menos corre es de más de 220 kilómetros por hora. Además, podrás acceder a los servicios de red que la marca está incorporando bajo la denominación Mercedes 'connect me' para, por ejemplo, consultar la información de tráfico en tiempo real y contactar desde el mismo vehículo con las centrales de servicios de emergencia.

En el interior podrás disfrutar de asientos delanteros semieléctricos, volante multifunción en cuero negro y cuadro de instrumentos con display central. También hay tres niveles de intervención del sistema electrónico de estabilidad o ESP, que varían según el modo o se eligen manualmente. Lo conoceremos a fondo próximamente, en el Salón de Ginebra, aunque por el momento no sabemos ni cuándo estará disponible en el mercado ni a qué precio. mi experiencia al volante de dos unidades del nuevo Mercedes-Benz Clase E Coupé y ya os anticipaba que en la presentación internacional de este modelo también probamos el AMG. Incluso las luces de posición trasera con un diseño ligero y discreto llaman la atención por su elegancia. Los volantes del Clase E Cabrio son cómodos como pocos Los volantes del Clase E Cabrio son cómodos como pocos Y por dentro más de lo mismo, sencillez de líneas, materiales y acabados de mucha calidad y una posición de conducción perfecta y donde sobresale un volante con un grosor mayor de lo habitual que resulta realmente cómodo.

Además y como en todos los Mercedes todos los mandos se encuentran donde tienen que estar y cuesta muy poco acostumbrarse a su uso. Sin embargo, esta no es la única característica que separa a los C 300h y C 350e, pues este último además dispone de una batería de mayor capacidad. Facilita tanto la búsqueda de estacionamiento como la maniobra de aparcamiento en línea y en batería. Los tres grandes fabricantes alemanes están empeñados en tener presencia en todos los segmentos posibles y para no quedar descolgado entre los descapotables de cuatro plazas del segmento medio Mercedes acaba de presentar su última propuesta. Con semejante potencial no hay problema para ir deprisa, pero el agarre en carretera no es como en circuito y, aunque los frenos son de nota, los neumáticos se pueden saturar en frenadas fuertes o en aceleración. La unidad que probé en carretera llevaba los asientos de serie y con 1,85 metros de estatura la banqueta del asiento me parece altísima.

El texto de prensa hace mención a un C 300 CDI que creo que no existe, es un error tipográfico lo más seguro. Para finales de 2015 está previsto la comercialización de dos versiones Diesel más, ambas con un motor de origen Renault de 1,6 litros de cilindrada, una con 115 CV y la otra con 136. Es un sistema autónomo que en función de las condiciones de la vía y el tráfico corrige el haz de luz para ofrecer la máxima iluminación. Dejó de lado su imagen burguesa para adoptar una un poco más atrevida y juvenil, que para las últimas generaciones de modelos, comandadas por el actual Mercedes Clase S quien estableció la línea de diseño actual, han comenzado a dar, digamos, un paso atrás y a recuperar esa imagen burguesa pero sin abandonar lo que han ido ganado con el tiempo: una imagen que gusta a todos, incluso a gente joven. La mejor muestra de ello es la nueva Clase E, que viene con el código interno de ‘W213’ recién presentada con motivo del North American Auto Show, el Salón del Automóvil de Detroit.

Y es que no es de recibo que te comprases por ejemplo un Mercedes Clase E con un precio importante de salida. Respecto a la primera virtud, en la firma de Stuttgart tenían claro que para captar a un público juvenil hay que dotar al coche de mayor dinamismo. No obstante, lo que más nos ha sorprendido es el profundo cambio de carácter en función del estilo de conducción; parece que tengamos cinco coches en uno. El primero es el AMG C 43 4Matic que llega con un motor de seis cilindros que genera 367 caballos, el segundo es el AMG C 63 con 476 caballos y ya un potente motor V8 biturbo que es una delicia oírlo a cielo abierto. Todo suma. Da gusto realizar adelantamientos con semejante y solvencia. El consumo en este ambiente siendo cuidadosos nunca serán los 5 litros que promete el fabricante. Luego cogimos el diésel 250d y las sensaciones, teniendo en cuenta la diferencia de caballos también fueron muy buenas y los consumos evidentemente bajaron considerablemente. Por ahora, se vende en versiones de cuatro puertas y familiar Estate con 490 litros de maletero...

En las impresiones de conducción hablamos con más detalle de estos aspectos. Durante la presentación del Clase E a la prensa también condujimos la versión Diesel 220 d de 177 CV y la de gasolina 250 Sport de 218 CV. La suspensión AMG es la más firme disponible, tiene dureza fija y nos parece una opción poco acertada para una versión como esta, que no destaca por ser especialmente veloz ni deportiva. Los bloques de la francesa tienen un funcionamiento correcto, gastan poco y son agradables de utilizar. Al mismo tiempo, el cuerpo es ahora mucho más rígido y más fuerte gracias a la utilización de materiales de alta resistencia, que tiene un efecto positivo sobre la dinámica, no sólo de conducción y los niveles de ruido, sino también la seguridad en caso de choque. IMG_2252_result Motorización y potencia La nueva Clase E Coupé de Mercedes-Benz llega al mercado nacional disponible en motores de 4 cilindros de hasta 245 CV de potencia. Es el rival directo de automóviles como el Audi A4, el BMW Serie 3 o el Jaguar XE.

Esta berlina utiliza una nueva plataforma que ya se emplea en una batería de nuevos modelos de Mercedes. De hecho, más del 60 por ciento de los compradores que adquirieron autos con este nuevo lenguaje de diseño se montaron por primera vez en la marca. Para dar gusto a los más conservadores está la nueva parrilla con lo más vanguardista en aerodinámica, pues tiene levas que se cierran para mejorar su penetración aerodinámica. Opcionalmente, es posible añadir el sistema de tracción 4Matic. Al menos, con esta nueva generación, el modelo pierde esa sensación de coche enorme, parece más pequeño gracias a unas formas más redondeadas y hasta diría yo que equilibradas, que además logran un coeficiente de penetración aerodinámica de nada menos que 0,23, una cifra muy buena para un coche que mide 4.923 mm de largo. Lo que más destaca de esta nueva generación, a parte del cambio de imagen, es la tecnología incluida, que como he comentado antes, dispone de un sistema que lo vuelve casi un vehículo semi autónomo.

Empuja con muchísima fuerza desde muy abajo, llegando también muy alto sin desfallecer ni un ápice en sus prestaciones. Permitiéndote ir tranquilamente en marchas largas por la ciudad, o apurarlas al máximo en un puerto de montaña. La aguja busca la zona roja en todo momento, la dirección se endurece y las ayudas electrónicas se vuelven más permisivas. La instrumentación se ha revisado para tener un aspecto más moderno y visible, y además se puede encargar una pantalla de 8 pulgadas para el sistema de infoentretenimiento. El normal se conforma con 476 CV y 650 Nm frente a los 510 CV y 700 Nm del S. Sobre todo si, como en nuestro caso, lleva un plus en forma del acabado AMG que presume de una altura rebajada del conjunto (15 milímetros), unos tarados de amortiguación más firmes y unos generosos 'zapatos' sobre llantas de 18 pulgadas con más goma detrás que delante para potenciar un mayor talante deportivo. Esta mayor ligereza (junto con otras medidas como bajar el centro de gravedad) ha permitido mejorar el comportamiento del vehículo y logra una mayor eficiencia.

En este sentido, además, el Clase E –con el acabado que tiene la estrella sobre el capó (el exclusive)- puede incorporar unas lamas móviles que se cierran y abren para mejorar el Cx. Hay quien dirá que con 170 cv como no va a serlo. Inspirado en el coche de Fórmula 1 que está arrasando esta temporada, se inspira en el Mercedes A 45 AMG para lograr un aspecto mucho más deportivo, con llantas de gran tamaño y un enorme spoiler sobre el portón trasero. El primer nivel se diferencia por la parrilla clásica y estrellita “robable”, el otro tiene la parrilla moderna y el logotipo incrustado y bien grande. Los seis sensores de aparcamiento delanteros están integrados en el parachoques y su precisión es milimétrica dado que formán parte de un sofisticado sistema de visualización 360º de última generación. ¿Buscas coche NUEVO? Descubre nuestras ofertas » La cámara de 360°, disponible en combinación con el paquete aparcamiento, presta asistencia visual al conductor al aparcar y al maniobrar, así como al circular fuera del asfalto por zonas con mala visibilidad.

Se podrá pedir, hasta marzo no habrá entregas a clientes. Al igual que lo son sus prestaciones, con una aceleración de 0 a 100 en 7,7 segundos y una velocidad máxima de 234 km/h. Viendo todos los datos y juntándonos, las cifras nos hablan de un motor muy elástico que además ofrece unas impresionantes prestaciones. La incorporación del cambio automático 7G-TRONIC PLUS tiene un sobrecoste junto a esta motorización de 2.928 euros. Entre la gran cantidad de elementos del catálogo opcional se pueden destacar el acceso y arranque sin llave -1.208 euros-, suspensión neumática AIRMATIC -1.598 euros-, teccho corredizo panorámico -2.377 euros-, pintura metalizada -1.047 euros-, head-up display -1.208 euros-, sistema COMAND Online con navegador -3.357 euros-, etcétera. La edi­ción tope del Clase E será la C250, que tiene el mismo motor pero más animado con un paquete tecnológi­co AMG que le permite entregar 210 caballos y 350 Nm de torque.

Para acabar de afinar el conjunto motor, todos los motores tendrán acoplada la transmisión automática de 7 velocidades, 7G-Tronic Plus, que puede ofrecer un manejo seu­domanual, con levas en el volan­te, lo que permitirá una altísima eficiencia en consumo y al mismo tiempo un comportamiento muy deportivo y preciso. Además, el respaldo trasero se puede plegar por partes en una proporción de 40:20:40 cómodamente, con solo pulsar un botón. Funciona bien excepto en situaciones con tráfico de frontal en autopistas, donde le cuesta un poco reaccionar y los otros usuarios terminan por “darnos las largas” en señal de agradecimiento. Mercedes-Clase-C Mercedes-Clase-C A parte de esto el sistema es muy efectivo e incluso bonito visualmente, con unas transiciones suaves e impactantes especialmente cuando esquiva los coches para evitar el deslumbramiento pero con las luces de carreteras aún activadas. En el apartado de confort contamos con un excelente sistema de climatización de 3 zonas con regulación automática e incluso ionización (opcional) del ambiente, que evita olores y bacterias en el habitáculo, generando un ambiente más limpio en el interior.

No podía pasar la oportunidad de mencionar el fabuloso equipo de audio Premium (opcional) Burmester con una calidad acústica realmente excelente y unos acabados en el montaje que rozan la perfección. La calandra delantera también estrena un diseño más deportivo y en la parte trasera destacan los pilotos que también recurren a la tecnología LED. Este último es el preferido por los clientes de Mercedes, ya que la mayoría de ellos lo eligen frente a la caja manual. Así pues, y tras el Mercedes-AMG SLC 43, el siguiente modelo con motor V6 en recibir el tratamiento de Affalterbach es el Mercedes-AMG C 43 4Matic Coupé, que deja a un lado la denominación C 450 AMG para ser un C 43 en toda regla. El hermano pequeño del C 63 Coupé, que combina un motor biturbo de seis cilindros y 367 CV con tracción total AMG Performance 4Matic y una caja de cambios 9G-Tronic de nueve marchas, promete un comportamiento sobresaliente y unas prestaciones a la altura.

La velocidad máxima está autolimitada a 250 km/h aunque con el paquete AMG Driver se puede elevar la limitación hasta los 290 km/h. Detrás el espacio no es tan amplio. Aunque en este caso ya os adelanto que este coche y motorización se acerca bastante al punto de perfección que se puede exigir para un vehículo de su tipo y precio. El motor es un viejo conocido, y pese a que ha adoptado el “mote” de BlueTec, por su condición de vehículo más limpio con diversos sistemas de tratamiento anticontaminación. Pasamos a modo Race –sólo disponible en la versión AMG S– que le prepara para circuito y trabaja sobre la gestión del bloque, dirección, frenos, suspensión, escape y desconecta casi por completo el ESP. La única pega es que la mayoría de ellos son opcionales, y sus precios no son precisamente baratos. Mención especial merece el sistema de iluminación LED Intelligent Light System, que se convierte en todo un aliado de todos aquellos a los que nos gusta disfrutar de la conducción nocturna.

Es un cambio que hace los cambios con gran suavidad y que reacciona con suficiente rapidez a las solicitudes del conductor. Se trata de los gasolina (C180 y C200) y del diésel (C 220 BlueTec). Parte fundamental en el sistema de prevención de colisiones y en el regulador de velocidad adaptativo con arranque y parada automático en esta versión. También debemos destacar el sistema de iluminación LED ILS (Inteligent Light System) que ofrece uno de los mejores sistemas de iluminación en la actualidad. El listado de equipamiento opcional es muy abundante e incluye elementos decorativos y otros que tienen que ver con la seguridad y asistencia a la conducción. Todos ellos permiten navegar por los distintos menús; por ejemplo, introducir la dirección en el navegador o realizar la programación de confort del vehículo. Cuadro de instrumentos y consola central 94_sobre ruedas_Mediciones Interior El Clase E dispone de tres tipos de asientos delanteros, en cuanto al apoyo que proporcionan al cuerpo: los de serie, los deportivos y los confort.

Es la primera vez que hay una suspensión neumática en el Clase E, elemento que no está disponible en el Audi A4, BMW Serie 3 o Volvo S60. Detrás el espacio no es tan amplio. Sobre todo si se tiene en cuenta que los ingenieros han podido hacer maravillas gracias a que este modelo mide diez centímetros más que su predecesor. No puede extraerse, ni replegarse y mucho menos adaptarse en caso de reflejo por lo que en cierto modo, es un gran error. Las versiones con motor Diesel parten de 28 275 euros —180 d de 109 CV—, igualmente un precio superior al de las alternativas de este Mercedes-Benz (listado comparativo). El Mercedes C 300h con motor diésel de cuatro cilindros y un motor eléctrico compacto, que desarrolla 231 CV y se contenta con un consumo de 3,9 litros por cada 100 km. Adicionalmente, también ofrece el Mercedes C 350e, que a diferencia del anterior, combina un motor de gasolina con otro eléctrico para ofrecer un total de 279 CV. La primera, conquistar nuevos clientes.

Este equipo dirige automáticamente el vehículo al hueco y asume el accionamiento del volante y de los frenos. El consumo homologado es de 8,6 litros a los 100 en ambas versiones y, aunque gasta menos de lo que parece, lo normal es ni acercarse a esta cifra. Mercedes Amg C63s 185 Un propulsor con dos potencias, 476 o 510 CV Con estas prestaciones y este peso el equipo de frenos no puede ser cualquier cosa. A los extremos encontramos los faros que acentúan aún más las líneas del capó gracias a los módulos de luz diurna LED que son como unas “cejas enfadadas”. Solo acelerador y freno y listo. Además me pareció un cambio más suave que otros en maniobras a baja velocidad y estacionamiento. Por su parte, devuelve un consumo homologado de entre 7,8 y 8 litros a los cien kilómetros, en función de las especificaciones. Por su parte, los frenos son buenos, aunque pueden llegar a acusar el ´maltrato´ en una carretera de curvas, con un ´alargamiento´ del recorrido del pedal.

En definitiva, el peldaño inferior respecto del todopoderoso C63 AMG es una opción muy inteligente dentro de la gama de la berlina alemana. Este logro aerodinámico también se acompañó de una notable reducción de ruidos al interior de la cabina. Entre los sistemas de seguridad más interesantes está el Collision Prevention Assist Plus, que evita los choques por alcance contra un vehículo que esté detenido y cuando se circula máximo a 40 kph, o bien entre dos carros en movimiento hasta una velocidad de 200 kph. Con la reducción del peso en la estructura de aluminio también se logró un consumo de combustible 20 por ciento menor que en el modelo predecesor y se mejoró la protección interior en caso de impacto. La nueva versión Coupé de la Clase E presenta una suspensión mejorada, bajando el ruido de su tren de rodaje y aumentando su nivel de confort y suavidad, pero sin perder la agilidad en la conducción. Por último, el maletero también crece ligeramente (5 litros) hasta los 480 litros de volumen.

Si comparamos al Mercedes con su principal rival, el Serie 3 de BMW, podemos comprobar que la nueva berlina de Stuttgart es ligeramente más grande que la de Múnich. Tienen capacidad para detener el vehículo por completo si la velocidad es inferior a 50 km/h. Con la función Distronic Plus, el coche está habilitado para frenar, acelerar y mover el volante de forma autónoma para seguir al vehículo que circule delante y sin salirse de las líneas de delimitación del carril. La incorporación del cambio automático 7G-TRONIC PLUS tiene un sobrecoste junto a esta motorización de 2.928 euros. Entre la gran cantidad de elementos del catálogo opcional se pueden destacar el acceso y arranque sin llave -1.208 euros-, suspensión neumática AIRMATIC -1.598 euros-, teccho corredizo panorámico -2.377 euros-, pintura metalizada -1.047 euros-, head-up display -1.208 euros-, sistema COMAND Online con navegador -3.357 euros-, etcétera. En cuanto a los propulsores, decir que el familiar se ofrece con las mismas mecánicas que la berlina.

La siguiente carrocería, la tercera, apuesta por una imagen marcadamente más deportiva. Un espíritu deportivo que también está presente en el habitáculo, que, gracias al empleo de materiales de calidad, recuerda que no solo estamos dentro de un compacto deportivo, sino también premium. Las plazas delanteras del Mercedes Clase E son cómodas y espaciosas. Si además contamos con el Comand Online, puede adaptar su velocidad en función de las señales detectadas por la cámara o según los datos del navegador. En cuanto a seguridad, dando por hecho que están todos los sistemas habidos y por haber, destacaría personalmente algunos de ellos. La calidad se ha mejorado y es posible equipar nuevas tapicerías, además de paquetes de iluminación interior con diferentes combinaciones de colores. Mercedes Clase E El sistema de infoentretenimiento ha sido una de las claves de mejora del Mercedes Clase E. Siempre nos quedamos con la sensación de que admite frenar más tarde y mayor velocidad en el paso por curva. Mejor tratar con tacto el acelerador si no queremos enroscarnos.

En concreto, están disponibles en España el Mercedes C 220d, que se ofrece tanto con cambio manual como automático y tanto con tracción integral como con propulsión y el Mercedes C 250d. De hecho, existen versiones como el C 220 BlueTec BlueEfficiency Edition que logra un Cx de 0,24. Al volante Una vez dentro, comprobamos que el diseño de la consola es otro de los puntos fuertes del modelo. Este sistema eleva una especie de alerón o lama deflectora en el parabrisas y despliega un paravientos por detrás de los asientos traseros. Si circula a una velocidad inferior a 30 km/h, el sistema comunica automáticamente que ha encontrado un hueco adecuado; si el conductor acopla la marcha atrás y confirma su deseo de aparcar, la ayuda activa dirige los movimientos del volante de forma autónoma. El Mercedes Clase E se ha sometido al Crash Test RCAR (Researh Council for Automobile Repairs). El conductor se limita a accionar el acelerador y el freno; la maniobra de aparcamiento finaliza al cabo de, como máximo, siete movimientos.

El paquete de control de carril es la combinación de control del ángulo muerto más el detector de cambio de carril; supone un incremento doble de la seguridad. A ello hay que sumar, que más adelante también llegarán las versiones con tracción integral permanente, conocidas como 4Matric. Comportamiento y confort Si por algo se caracteriza el nuevo Mercedes es por su comportamiento mejorado y por su gran nivel de confort. Sobre todo si se tiene en cuenta que los ingenieros han podido hacer maravillas gracias a que este modelo mide diez centímetros más que su predecesor. Todos los motores diésel de la nueva Clase E incorporan la conocida tecnología SCR (reducción catalítica selectiva), que favorece una conducción especialmente ecológica. Sólo con esta solución, el Clase E puede reducir hasta 70 kilos respecto a una carrocería de acero. Su chasis también se configura en un modo más deportivo notándose especialmente en una dirección menos asistida.

La silueta revela líneas suaves y fluidas que terminan en un curvo pilar C que nos recuerda la Clase S. Lateralmente, el Clase E es realmente atractivo. Además, y como es lógico, en ellos molesta más el viento cuando se circula descapotado. Todo ello simplemente pulsando otro botoncito junto al del accionamiento de la capota. Al margen de esto, la marca alemana ha conseguido que su nuevo buque insignia en el segmento de los compactos transmita mucha seguridad y solidez al volante. Potencias más que suficientes para disfrutar de un descapotable. La máxima deportividad llega de la mano de AMG Galería de imágenes Mercedes Cabrio AMG C43 4Matic Mercedes Cabrio AMG C43 4Matic Mercedes Cabrio AMG C43 4Matic Vea la galería completa (7 imágenes) Pero si queremos algo más que nos distinga del resto de mortales la división deportiva AMG ha preparados tres opciones aún más potentes y visualmente más poderosas con las que disfrutar de verdad. La AMG Line por su parte incorpora llantas de 18 pulgadas, kit estético, tren de rodaje deportivo con altura rebajada y paso de ruedas ampliado.

Prueba: Mercedes Benz C 220 BlueTEC (equipamiento, comportamiento, conclusión) Para el interior encontramos las mismas tres alternativas, que en el mismo orden cuestan 953, 1.490 y 2.014 euros respectivamente, y se diferencian entre ellas en las molduras, iluminación y diversos elementos enfocados hacia la deportividad o el lujo según la que elijamos. Menos me ha convencido la consola central, que en giros cerrados y rápidos molesta un poco al volantear. Una tremenda tormenta fastidió el disfrute que supone conducir descapotado, pero por otro lado me permitió probar la insonorización del coche con el techo de lona -eso sí, se trataba de la versión top, la insonorizada multicapa-. Berlina Las unidades del Clase E 180 y C 220 BlueTEC (la unidad de prueba era anterior al verano de 2015 y por eso tenía la denominación antigua) que hemos probado tenían el cambio automático 7G-TRONIC PLUS. Es muy agradable en su funcionamiento, mucho más que los de doble embrague que portan por debajo las 'Clases' A y B (con motores transversales), pero a cambio de dulzura pierde algo de rapidez en el salto entre marchas.

Por otra parte, en marcha, y como pareja de baile, es mucho más fiable. Para ello, diseña carrocerías deformables pero, a su vez, suficientemente resistentes. Hay más diferencias para que ambos niveles estén lo suficientemente separados y así ganar público conservador y a la vez moderno. Por dentro el nuevo Mercedes Clase E tiene varios detalles que le diferencian del modelo vigente, como el diseño del volante en Avantgarde (igual al del Mercedes Clase ELS), piezas decorativas, salpicadero e incluso una pantalla opcional integrada dentro del tablero de instrumentos con varias funciones nuevas. Las cotas de habitabilidad y maletero permanecen inalteradas. El Clase E vuelve a colocarse entre los líderes en seguridad en su segmento. Mercedes-Benz Clase E 2011(Haz click en una imagen para ampliarla) Chicos, ya sé qué coche me voy a comprar con un presupuesto de 30.000-40.000 euros en adelante, y eso que no le hago ningún asco a sus oponentes. Hace cosa de un mes Mercedes-AMG anunciaba que a partir de ahora las llamadas versiones AMG Sport Line pasarían a ser AMG con todas las letras. Solo acelerador y freno y listo.

Además me pareció un cambio más suave que otros en maniobras a baja velocidad y estacionamiento. Un descapotable como los de antes, con una capota de tela que se puede abrir o cerrar en 20 segundos y hasta una velocidad de 50 kilómetros por hora. Exteriormente y como evolución del precioso coupé, el nuevo cabrio posee una línea exquisita que discurre desde el poderoso frontal hasta la elegante zaga donde se esconde el techo sin prominencias que delaten su situación. El A 250 Sport y el A 45 AMG tienen 4MATIC de serie. Hemos probado con más detenimiento la versión 200 d con cambio automático de siete relaciones. A los extremos encontramos los faros que acentúan aún más las líneas del capó gracias a los módulos de luz diurna LED que son como unas “cejas enfadadas”.

Así debe ser, equipamiento que en otros es opcional, en las Premium es de serie. Todas, hasta las rápidas, porque hace rato que le has perdido el respeto a ese par de curvas donde se demuestra si tienes o no tienes lo que hay que tener… ¡Maestría, no pienses mal! No creas que yo la tengo, ahuecaba vuelta sí y vuelta también, sobre todo en la segunda (de derechas), que al final llegábamos cerca de los 200 km/h y después viene prontísimo una muy cerrada también de derechas para la que tienes que parar el coche nada más salir de la rápida y con el coche todavía apoyado. Además, la estética cambia según la parrilla, pues la más depor­tiva, C180 Limited Plus, tiene el logo de gran tama­ño integrado a la parrilla, mientras que la edición C200 Exclusive es más conservadora y clásica. Reforma habitacional La reforma estilística también tocó el interior del carro. Aunque si decidimos salir del país y viajar algo más alegres, el consumo apenas se resentirá en medio litro siendo consumos muy buenos en todos los casos para un vehículo de su tamaño y potencia.

Otro detalle a destacar que puede ser un problema para algunos, es la facilidad que tiene este coche para superar los límites legales de velocidad. Los seis sensores de aparcamiento delanteros están integrados en el parachoques y su precisión es milimétrica dado que formán parte de un sofisticado sistema de visualización 360º de última generación. ¿Buscas coche NUEVO? Descubre nuestras ofertas » La cámara de 360°, disponible en combinación con el paquete aparcamiento, presta asistencia visual al conductor al aparcar y al maniobrar, así como al circular fuera del asfalto por zonas con mala visibilidad. Al margen de esto, la marca alemana ha conseguido que su nuevo buque insignia en el segmento de los compactos transmita mucha seguridad y solidez al volante. El maletero, por su parte, ofrece un volumen de carga de 341 litros. En la zaga las ópticas también estrenan tecnología LED y un paragolpes de nuevo diseño en el que se integran los tubos de escape.

Mercedes Clase E Una de las novedades es el lanzamiento de un Mercedes Clase E Motorsport Edition, disponible del Mercedes A 200 en adelante. Opcionalmente, es posible añadir el sistema de tracción 4Matic. A ello hay que añadir que este dispositivo también nos permite introducir caracteres o números tan sólo dibujándolos con el dedo. Un experto en diseño de coches me argumentó con total claridad que este coche tiene un diseño “perfecto”. Y la distancia entre ejes del Clase E es también 3 centímetros mayor. Todas las versiones vienen con un motor turbocargado con inyección directa de alta presión, asegurando un alto performance tanto en ciudad como en carretera. Su transmisión es 7G-Tronic Plus, un cambio automático de 7 marchas que combina un elevado confort de viaje con gran placer de conducción y eficiencia. Así, en las versiones con cambio automático, la consola de una sola pieza se arquea desde los difusores centrales y hasta el apoyabrazos. Con la introducción del Mercedes Clase E 2016 a finales de 2015, la firma renovó por primera vez la gama de su compacto.

Las nuevas dimensiones se aprecian en otros aspectos como la separación entre el eje delantero y el salpicadero, que aumenta 60 milímetros con respecto al Clase E Coupé anterior y define un morro más prominente. Pero no sólo por estética decimos que su aspecto resulta más deportivo. La pista parece complicada, con muchos desniveles, peraltes y un par de curvas rápidas que marcan la diferencia. Todo ello simplemente pulsando otro botoncito junto al del accionamiento de la capota. Su fondo es prácticamente plano, lo que, en principio, facilita su carga, salvo porque en la parte más alejada hay una pequeña rampa que lo puede complicar. Da igual el régimen y la relación en la que nos encontremos, cualquier insinuación sobre el acelarador es fulgurante. Y viniera con tapacubos, faros halógenos y algún otro “no equipamiento” variado. Independientemente de la motorización escogida, todos los Clase E puede montar un cambio automático de doble embrague con siete velocidades.

Al arrancar se selecciona por defecto un modo intermedio denominado “CONFORT”. Prueba: Mercedes Benz C 220 BlueTEC (equipamiento, comportamiento, conclusión) La dirección es directa y muy precisa, y su dureza se adecua al modo de conducción que tengamos seleccionado. Pese a que parezcan unas medidas desmesuradas, llenan perfectamente el paso de ruedas. Las líneas cóncavas y convexas se pueden apreciar también en la parte trasera del vehículo. El consumo homologado es de 8,6 litros a los 100 en ambas versiones y, aunque gasta menos de lo que parece, lo normal es ni acercarse a esta cifra. Mercedes Amg C63s 185 Un propulsor con dos potencias, 476 o 510 CV Con estas prestaciones y este peso el equipo de frenos no puede ser cualquier cosa. Por lo tanto, la base había que respetarla. Tiene cambios muy interesantes en sus tripas, especialmente en motores: más eficiencia que antes, y ahora todos los modelos llevan la etiqueta BlueEFFICIENCY. El gemelo del Kangoo es el único Mercedes que siempre lleva mecánicas de la firma del rombo tanto en gasolina como en diésel.

Mecánicamente se decanta por motores de gasolina y diésel equipados con función 'Start-Stop' que cumplen con la norma Euro 6. Esta tecnología detecta posibles obstáculos y emite señales visuales, sonoras e incluso prepara el servofreno de emergencia para incrementar su capacidad de frenada en cuanto el conductor pise el pedal. Tienen capacidad para detener el vehículo por completo si la velocidad es inferior a 50 km/h. Con la función Distronic Plus, el coche está habilitado para frenar, acelerar y mover el volante de forma autónoma para seguir al vehículo que circule delante y sin salirse de las líneas de delimitación del carril. Por otra parte, el precio del Clase E 220 d (que tiene 170 caballos y es el Clase E Diesel más económico por el momento) es 39 825 €, claramente más elevado que el de un BMW 320d de 184 caballos y el de un Audi A4 2.0 TDI ultra 163 CV (ficha comparativa). Hemos probado estas dos versiones del Clase E.

Incorpora un propulsor desarrollado por la marca alemana de cuatro cilindros y 2,2 litros que rinde 170 CV y logra un par máximo de 400 Nm. Al arrancar se selecciona por defecto un modo intermedio denominado “CONFORT”. Prueba: Mercedes Benz C 220 BlueTEC (equipamiento, comportamiento, conclusión) La dirección es directa y muy precisa, y su dureza se adecua al modo de conducción que tengamos seleccionado. La Clase E estira su tamaño hasta los 4,69 metros. Para una deformación programada, incorpora en las partes frontal y posterior del vehículo unas traviesas, dispuestas en la carrocería de forma transversal. 94_sobre-ruedas_carroceria Composición de la carrocería, híbrida En la parte delantera, la Clase E de Mercedes monta una traviesa de protección, también fabricada en aluminio de 2,5 mm de espesor, unida a los largueros mediante dos absorbedores que minimizan los daños, tanto de la propia carrocería como de los ocupantes. Otro elemento de aluminio de 2 mm es el frente delantero, siguiendo esta política de ahorro de peso.

Identificación El número de bastidor o VIN, que identifica las características del vehículo, se encuentra, debidamente codificado, en dos puntos de la carrocería. Algo que significa que lleva un sistema de tracción a las cuatro ruedas –en los C63 AMG únicamente las ruedas posteriores transmiten la fuerza al suelo–. Solo está disponible con tracción total y cambio automático de siete velocidades 7G-TRONIC. El sistema incluye además una cámara de marcha atrás con líneas de guía dinámicas. Dentro de las opciones de marcha, la nueva Clase E Coupé hereda el sistema Dinamic Select de su versión sedán, que permite elegir 5 distintos perfiles de conducción: individual - Sport - Sport+ - Confort – Economy, donde el conductor tiene la opción de elegir aquel que más le acomode en cada momento. IMG_2255_result Seguridad Mercedes-Benz siempre se ha caracterizado por mantener tecnologías de punta en términos de seguridad en cada uno de sus modelos y la nueva Clase E Coupé no es la excepción.

Lo más innovador del habitáculo del Mercedes Clase E es el controlador táctil del sistema multimedia situado en el túnel de transmisión con el usuario puede manejar de forma sencilla e intuitiva todas las funciones de la unidad central por medio de gestos con los dedos, igual que en un 'smartphone'. Otra novedad en la Clase E es un 'Head-Up-Display'. Acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y tiene un consumo medio homologado de 7,6 l/100 km. Según Mercedes-Benz, el C 450 AMG 4MATIC tiene componentes desarrollados expresamente basándose en la versión C 63 AMG (más información del Mercedes-AMG C 63). Sin entrar a contar todo tipo de personalizaciones “a medida” que se ofrecen en la marca. En cuanto a los motores la Clase E cuenta con diversas motorizaciones tanto en gasolina como en diésel. Además ha incorporado un sistema específico de protección que crea una zona de supervivencia junto con los montantes delanteros si detecta que hay peligro de vuelco. Prueba Mercedes Clase E Cabrio. El Clase E sin techo cuenta también con un tren de rodaje de configuración dinámica 15 milímetros más bajo que la berlina: mejora su dinamismo y ofrece una imagen más deportiva.

Éste dirige automáticamente el vehículo, accionando de forma autónoma el volante y los frenos. Hablamos por ejemplo del Distronic Plus con servodirección inteligente y Stop&Go Pilot (a velocidad inferior a los 60 km/h el coche se orienta por las líneas de la calzada y por el vehículo precedente); el servofreno de emergencia Bas Plus (reconoce el tráfico en sentido transversal y puede reforzar el frenado del conductor); el freno Pre-Safe (detecta vehículos detenidos o peatones y puede parar el coche hasta 50 km/h o disminuir el impacto hasta los 72 km/h); el detector involuntario de cambio de carril (actúa mediante los frenos de un lado del vehículo cuando detecta que el vehículo se puede salir de su carril) y también puede incluir una ayuda al aparcamiento (interviene sobre el volante y los frenos); una cámara de 360 grados (que muestra distintas perspectivas del entorno del vehículo); el asistente para las señales de tráfico y las luces largas automáticas siempre conectadas.

Más seguridad y confort Junto a los airbags delanteros, laterales, de rodillas para el conductor y un nuevo windowbag de nuevo desarrollo el Clase E también puede incorporar un sistema que permite instalar una silla infantil en el asiento del acompañante sin necesidad de anular el airbag. Además, los usuarios que lo prefieran pueden elegir entre llevar la estrella en la parrilla central (de serie en el acabado Avantgarde) o bien sobre el capó (acabado Exclusive). Más grande No obstante, el diseño no es la única novedad. Éste es de serie en el A 220 d, A 250 Sport y A 45 AMG. El primero llegará de serie con una caja manual de seis velocidades y en opción la magnífica automática de doble embrague 9G-TRONIC que en el 250d es de serie. En cuanto a los gasolina la oferta es mayor con potencias que van desde los 156 caballos del C 180 hasta los 333CV del C 400 4Matic con entremedias el C 200 de 184CV, el C 250 con 211CV y el C 300 con 245 caballos.

La batalla crece en 80 milímetros en comparación con el antecesor, la longitud del vehículo 95 milímetros, y la anchura, otros 40 milímetros. Cuen­ta con 7 airbags en la cabina, un enorme arsenal de asistencias para detener el vehículo –denominado Adaptive Brake–, entre las cuales están el ABS, el frenado de emer­gencia, función de secado de los frenos en condiciones de lluvia y control de arranque en pendientes, control de tracción, control de esta­bilidad, desacople de los pedales en caso de accidente y otros sistemas de serie, entre ellos el interesante Attention Assist, que monitorea el nivel de atención del conductor pa­ra sugerir una pausa. Y para que el viaje a bordo tenga la misma elegancia, hay asientos con diferentes reglajes y ajustes con mandos eléctricos, un volante con mandos satelitales, sensor de lu­ces y de lluvia, aire acondicionado bizona, sistema de audio y entrete­nimiento con una pantalla HD de 7 pulgadas para conexión con Blue­tooth y navegación por Internet, solo si el vehículo está detenido; la opción de un GPS Garmin y la función Start&Stop del motor para reducir el consumo de combustible, así como un perfecto trabajo de insonorización. En fin. Todo un hito en la evolución de los equipos de manejo.

No obstante, este dispositivo no es excesivamente intuitivo y cuesta un poco adaptarse a él. Más intuitivo es el 'Head-Up-Display', que se estrena por primera vez el Clase E. También el interior de gran calidad acelera las pulsaciones. El nuevo Clase E es 9,5 centímetros más largo y 4 cm más ancho frente a la cuarta genera­ción, y mantiene la misma altura. Cualquier reto de esta índole es factible. El cambio automático de doble embrague y siete velocidades responde con rapidez a las exigencias, y no se percibe lento en las reducciones más salvajes... Este modelo rivaliza con coches como el BMW Serie 4 Cabrio, que tiene techo rígido plegable. El Mercedes-Benz Clase E 2014 es una berlina de cuatro puertas y 4,69 metros de longitud. Asimismo, el eje trasero, de cinco brazos, se ha optimizado.

La suspensión de serie es de tipo mecánica y se puede pedir en diferentes configuraciones. El tercer sistema en discordia es el ‘Car-to-X-Communication’, que permite el intercambio de información entre vehículos sobre todo tipo de cosas, como pueden ser el estado de la carretera, climatología del destino, incidencias en carretera… Interior del Mercedes Clase E W213 Las mecánicas por ahora, poca novedad. Pero no es como un Clase E Coupé normal, lógicamente. Con este dispositivo el conductor tiene acceso a información vital de conducción, como la velocidad, límites, autonomía y otros datos que se proyectan en el parabrisas, sin necesidad de despegar la vista de la carretera. DATOS Apelando al estilo ya visto en el Clase E, el CLA y la GLA, Mercedes Benz busca que también el Clase E tenga nuevos clientes más jóvenes. No sé cómo será de exigente a la hora de buscar tiempos, pero era mi primera vez allí y lo que te puedo asegurar es que resulta difícil aprenderse el trazado y tras la primera tanda tenía una buena ensalada de curvas en la cabeza.

Rodamos a un ritmo más rápido de lo esperado, mucho más deprisa de lo que hubiese podido rodar en solitario sin un coche marcándome las curvas. Salpicadero Según Mercedes-Benz, el Clase E de 2014 es hasta 100 kilogramos más ligero que el anterior, lo que ha permitido disminuir el consumo de carburante de los motores, que en algunos casos llega al 20%. El sugestivo efecto que produce la zaga rediseñada queda acentuado por el equipo de dos embellecedores de las salidas de escape integrados en el parachoques. La silueta de coupé, junto con el tren de rodaje de baja altura, acentúan el carácter decididamente deportivo del vehículo. Con ambos tipos de suspensión es un vehículo confortable, silencioso y de conducción agradable, pero en ninguna de estas facetas sobresale frente a sus alternativas tanto como lo hacía la anterior generación del Clase E. Da igual el régimen y la relación en la que nos encontremos, cualquier insinuación sobre el acelarador es fulgurante.

Con todo esto, la Clase E asume los cambios de apoyo con total naturalidad, presume de una pisada muy estable y de gran confort, y se muestra obediente por delante y juguetona si se desea en la zaga. Lo cierto es que allí donde se 'apunta' desde el volante, por allí pasa el eje delantero sin rechistar. Así es, 510 CV en un motor delantero que pasan a través de un cambio automático Speedshift MCT AMG de siete velocidades y un árbol de transmisión hasta el eje trasero para empujar a este auténtico devorador de curvas y rectas de 1.725 kilos de peso en orden de marcha norma DIN y 1.800 norma CE. Ligero no es, no nos engañemos, pero sí que sabe disimular su peso y no sólo a golpe de caballos, pero de eso hablamos más tarde. Opcionalmente, el Distronic Plus con servodirección inteligente, el freno Presafe con función de detención de peatones, el detector activo de cambio de carril o el aparcamiento semiautomatizado.

¿Cuándo llegará y por cuánto? Llegará a España a principios de septiembre y tendrá un precio de partida que rondará los 48.000 euros (costará unos 6.000 euros más que la versión coupé -los precios oficiales del Mercedes Clase E Cabrio se conocerán en junio-). Para ello se hizo una carrocería con mayor índice tor­sional –de nuevo gracias al masivo uso del aluminio– y se modificó el sistema de suspensión en el eje de­lantero, al cual se le incorporaron cuatro brazos que permiten una ca­si total perpendicularidad de las ruedas sobre el pavimento y así se maneja con total precisión en cada giro del volante y se aprovecha al ciento por ciento el agarre de las llantas. Pero si alguien necesita un ma­nejo aún más atlético puede pe­dir una opción que baja la altura del vehículo 15 milímetros; o para quien necesita mayor comodidad está también de forma adicional el sistema neumático Airmatic, que ajusta de manera electrónica los amortiguadores y ofrece 5 diferen­tes estilos de conducción. Por supuesto, la seguridad del nuevo Clase E está a la altura de su configuración mecánica.

A diferencia de los faros halógenos de serie, esta tecnología lumínica ofrece diversas funciones adaptativas de iluminación, pues los faros se adaptan automáticamente a situaciones climáticas y de conducción. El espectro luminoso de los faros LED es más similar al de la luz diurna que, por ejemplo, el de los faros de xenón, por lo que cansan menos la vista del conductor. Todos ellos se encuentran a la venta en nuestro país con unos precios básicos muy similares a los de su antecesor. Su manejo se realiza mediante un nuevo mando táctil al que van aparejados dos botones. Esto se ha conseguido, entre otras manera, introduciendo materiales más ligeros como el aluminio en la carrocería (se ha pasado de un 10% al 50%). Junto a éste, también estará disponible el C 250 BlueTec, con un motor de 2,2 litros y 204 CV y el C 300 BlueTec Hybrid, que incorpora este mismo motor y un generador eléctrico que suma 27 CV adicionales. Todos estos motores estarán disponibles con cambios manuales o el automático 7G Tronic Plus.

Nuestra unidad cuesta 39.450 euros, pero el precio final se dispara hasta los 56.526 euros, gracias a tecnologías como los faros Leds para todas las funciones de alumbrado o un completo sistema multimedia. Y es que del coupé a secas sólo mantiene las puertas, la tapa del maletero y el techo, el resto de piezas de la carrocería han recibido un tratamiento anabolizante debido a su mayor anchura y al mayor peso y volumen del propulsor que esconde bajo el capó delantero de aluminio. Y ni te imaginas lo que se puede hacer con un Clase S. En este caso destacamos aparte de los paquetes AMG Line Interior y exterior, el Head Up Display, es uno de los elementos de equipamiento más llamativo. Para muestra, un apunte: acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos, ´sólo´ 0,8 seg. También pudimos hacer un repaso a los elementos mecánicos con los que cuenta esta versión, y que en esta segunda entrega podremos poner a prueba. Estará disponible en variantes de cuatro puertas y familiar. Mercedes-Benz C 450 AMG 4MATIC (2015).

No hay comentarios:

Publicar un comentario