sábado, 16 de junio de 2012

Peugeot 508

Lo más palpable es una respuesta del acelerador mucho más directa y contundente, a lo que hay que sumar un nuevo tarado más permisivo del control de estabilidad, que ya de por sí es poco intrusivo. Al interior es mejor revisar las sillas delanteras por posibles desajustes, los plásticos duros en el tablero de instrumentos y especialmente en los revestimientos de las puertas son de buena apariencia, pero hay que mirar que no estén muy rayados. En el coupe, la palanca para liberar la silla delantera para que puedan salir los pasajeros desde atrás, se rompe con relativa frecuencia. Como sucede en el mundo automotor, hay una constante de comportamiento, durabilidad y confiabilidad, en cada modelo, de la marca que sea. Estéticamente se reconocía por las llantas de aleación de 15”, por su alerón trasero y por los faros de doble óptica. Circulando sobre carreteras bien asfaltadas conseguimos inscribir al vehículo en curvas lentas con suma facilidad, pero si a la salida de la curva damos gas demasiado pronto, el vehículo muestra un comportamiento claramente subvirador.

En este mismo tipo de trazados al llegar a las zonas de curvas rápidas, deberemos de ser bastante precisos conduciendo para no tener que levantar el pie del acelerador bruscamente en mitad de la curva cuando el vehículo esté fuertemente apoyando o de lo contrario la trasera intentará descolgarse sin ningún tipo de miramientos. Y eso permite que en su consola no haya casi ningún botón, ya que casi todo se maneja con la propia pantalla táctil, lo que aporta serenidad. Destacar su gran calidad de terminación y los buenos materiales empleados, pero también su aspecto innovador. Tan sólo debemos desenrollar una pequeña cortinilla salva-equipajes en el maletero para activar un contacto eléctrico que indica que no hay ningún objeto que dificulte la introducción del techo duro en el maletero. Que nadie piense que los generalistas no saben hilar fino cuando de deportivos se trata. El cambio de marchas manual de seis velocidades es rápido, la dirección es precisa y el coche frena y acelera sin dilación y con contundencia.

No en vano, juega en la liga de los modelos del segmento C con una potencia superior a los 220 CV. Con esta disposición de las ruedas conseguimos una batalla de 2.620 mm logrando mayor amplitud interior. Como arranque de gama es correcto. La aguja sube de derecha a izquierda, en sentido contrario a las agujas del reloj. Las carrocerías familiar y descatable se mantuvieron vigentes un año más hasta que fueron sustituidas por carrocerías equivalentes derivadas del Peugeot 207. En 2009 el coche adopta un nuevo frontal e interior inspirados en el Peugeot 207 y recibe una nueva denominación (508+ ó 207 Compact, según mercados) con el que sería comercializado hasta el año 2011 cuando cesó totalmente su producción. Del Peugeot 508 existió una versión tres volúmenes destinada a mercados emergentes de Asía, Europa oriental y Sudamérica que recibía el nombre de Peugeot 508 Sedán o Peugeot 207. Al igual que había sucedido con el Peugeot 205, la competición fue también muy importante en la historia este modelo.

Como se diría ahora, más "premium" con una apuesta sencilla, segura y ligera gracias a un bastidor que parte de la plataforma modular EMP2. Hace muchos años teníamos en casa un Turbo D que con su motor diésel de 1,8 litros y 78 CV era un auténtico matagigantes. Pero, en esta ocasión, te gustará su sonido. A 120 km/h gira a unas 2.500 vueltas tan suave como la seda. Cuando me siento al volante no termino de encontrar una buena postura de conducción. Sobre el papel no es mucho, pero lo cierto es que el perfil del nuevo vástago de la marca francesa se ve beneficiado, ya que es más estiloso y deportivo. El frontal es casi idéntico al del 207, salvo por la característica doble toma de aire en el capó del 508, las molduras de los paragolpes y la ubicación de los faros antiniebla (respecto a las versiones «Sport» del 207). Que no te engañen sus cifras de aceleración, que aunque parezca un caracol con sus 16 segundos en el 0 a 100 km/h, en realidad no va tan mal.

Para su potencia es bastante digno a la hora de recuperar y, si acaso, se le puede achacar un exceso de ruido. Cuando me siento al volante no termino de encontrar una buena postura de conducción. Si nuestra adquisición, la de nuestro coche, responde más a términos de ocio, entonces sí merece la pena optar por un GTi 270 con diferencial de deslizamiento limitado Torsen y una mejor adherencia. Con los 250 CV del primero alcanzamos 250 km/h de punta y aceleramos de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, dos décimas más lento que con el GTI 270. Por tanto, la prueba no tiene tanto que ver con cuánto acelera el coche, sino con cómo lo hace y con cómo es capaz de frenar. Peugeot, sin embargo, entra en el juego con garantías. Cuando Peugeot presentó su primer modelo bajo el sello de Peugeot Sport, todos supimos que algo estaba ocurriendo en el seno de la casa francesa. A pesar de ello cuenta con llantas de 19 pulgadas sobre neumáticos Michelin Super Sport, así como algunos elementos exclusivos de este modelo como una parrilla rediseñada tramada en negro.

Uno de sus secretos era su peso en vacío: solo 925 kilos. Hay dos detalles que podían haberse cuidado más: el sistema Start-Stop (que realmente supone un ahorro) automático solo se ofrece en la versión diésel, y faltan algunos sistemas de asistencia a la conducción. Así, en la consola central sólo encontramos el botón de volumen de la radio y la ranura para insertar los CD’s. ¿Por qué te crees que los volantes de Mercedes suelen ser tan grandes? Los alemanes tienen la regla de que siempre se deben contemplar los datos que aporta la instrumentación de un solo vistazo. El cuentavueltas avanza hacia la zona roja cada vez más deprisa y supera con holgura la primera cifra 'colorada', la de las 6.000 rpm, momento en el que ofrece todo su potencial y tendrás la sensación de conducir un coche de gama superior. En gasolina, la oferta comienza con el 1.2 PureTech de 82 CV -exclusivo para el 5 puertas- y continúa con las dos variantes turboalimentadas, con 110 y 130 CV.

De puertas, de manejo del limitador o regulador de velocidad, del programador de la distancia con el coche de delante. Por ejemplo, llega de serie con llantas de 19 pulgadas, con pinzas de freno pintadas en color rojo o con una pintura bitono “Coupe Franche” opcional. Un interior peculiar Prueba Peugeot 508 GTi 250 El habitáculo del Peugeot 508 GTi es, en esencia, el mismo que el de un 508 cualquiera. Pero al contrario que los pepinillos franceses de antaño, como el 106 Rallye que tuvimos, que se revolvían a traición y te dejaban mirando a Burgos en un instante, este 508 te va avisando, lo notas insinuarse detrás, con un movimiento que más que sobreviraje empieza a ser guiñada, y posteriormente te trae la cruzada que te ha anunciado. Una de las cosas más sobresalientes del Peugeot 508 (modelo 2014) es que da una sensación grande de calidad. aunque todavía le falte algo de agilidad en curvas lentas y enlazadas.

Hay calidad, hay materiales decentes, hay cuero, hay metal (del de verdad), y eso nos gusta porque no perjudica al dinamismo del coche, y no cuesta nada ponerlo para hacer más agradable un coche que era el tope de gama hasta que naciera el RC. alcanzados por la anterior mecánica y los 16,1 segundos que necesitaba en la maniobra de aceleración de 0 a 100 km/h. Y para finalizar, adentrándonos en un terreno importantísimo y al que quizás muchos de nosotros, los usuarios finales, no prestamos demasiado atención a diferencia de los fabricantes, las emisiones contaminantes del nuevo motor hacia el exterior se han visto reducidas con respecto a la anterior mecánica de manera muy destacada para el medio ambiente. Primera toma de contacto La nueva mecánica 1.4 HDi destaca sobre todo por una entrega de potencia suave y muy progresiva desde prácticamente unas 2.000 revoluciones por minuto hasta llegar a las 4.000-4.300 revoluciones por minuto, zona en la cual decae definitivamente como prácticamente todas las mecánicas de este tipo alimentadas por gasóleo.

Tan solo y bajo mi punto de vista habría sido necesario cuidar un poquito más la insonorización del habitáculo con respecto al vano motor para evitar los ligeros pero siempre molestos ruidos procedentes de un propulsor Diesel. Después de realizar una breve toma de contacto de unos 150 kilómetros practicando una conducción en recorrido urbano y extra-urbano, sacamos en claro que el Peugeot 508 1.4 HDi es el modelo ideal para todo aquel usuario que practique una conducción relajada y que quiera disfrutar de un vehículo cuya mayor baza es la de ofrecer unas buenas prestaciones con la obtención de unos consumos ridículos y un comportamiento excelente. El 508+ sólo se diferencia del 207 Compact en los pilotos traseros, el volante y algunos detalles de equipamiento. El 508+ se posiciona entre el 107 y el 207. ¿El motivo? Una simple razón de emisiones y consumos. Y es que la nueva mecánica cuenta con un consumo oficial de 4,6 litros a los 100 km y unas emisiones de 107 gramos de CO2, lo que quiere decir que es, de media, un litro más ahorrador que su predecesor.

La postura en los asientos está bien resuelta, el pequeño volante se adapta bien a las manos. midas lo que midas. En lo referido al diseño y las dimensiones, hay que aclarar que el Peugeot 208 vuelve a ser un modelo que mide menos de cuatro metros (el Peugeot 207 mide 4.045 mm). Una estética nueva, un interior completamente renovado pero lo más importante es que gracias a su nueva plataforma modular ha logrado el que quizá sea el mejor compacto del momento. Estas previsiones de matriculaciones suponen prácticamente el triple de lo que se estaba vendiendo el 508. Un 207 es un coche muy cómodo y no tiene una suspensión más dura que el 508+, pero los movimientos de la carrocería están mejor controlados. Sigue siendo un coche subvirador si se circula rápido por una carretera con curvas lentas. La reducción del peso se nota en el comportamiento dinámico y ahora es más fácil llevarlo a través de carreteras con curvas cerradas. Deja tan poco hueco en su interior que cuesta mucho leer el velocímetro.

Y todo esto, teniendo en cuenta que no me acabo de adaptar a dos novedades estrella de Peugeot: el i-Cockpit y su nuevo sistema multimedia. Otra característica peculiar del salpicadero es que, en los acabados medios y altos, prácticamente todas las funciones se agrupan en una pantalla táctil de 9,7 pulgadas; de esta forma, apenas hay botones. Peugeot 508 2016 interior Peugeot 508 2016: gama La oferta del Peugeot 508 2016 no ha parado de crecer desde su lanzamiento. De primeras el 508 nos sorprende con una de cal y una de arena en su interior. No es frecuente, sucede, especialmente de 100.000 kms en adelante. Los motores son durables y funcionan bien, los 1,4 y 1,6 son económicos en el consumo de gasolina, y la correa de repartición viene para cambiar a los 50 y 60.000 kilómetros respectivamente. Eso ha hecho posible despejar la consola central de botones. No es un coche con un tacto de conducción deportivo, ya que la suspensión, aun siendo suficientemente firme, tiene como prioridad generar un buen confort de conducción. Eso sí, no tendrás el poderío de esta mecánica, pero... vamos lo típico del día a día.

Consiste en una instrumentación situada en posición elevada -con la curiosidad de que la aguja del cuentarrevoluciones va en sentido contrario al sentido horario- y un volante de reducidas dimensiones y con forma elipsoidal -achatado tanto en la parte superior como en la inferior-. Otra cosa es que lleves pasajeros con asiduidad. Como en el 208, por encima de él se sitúa un cuadro de relojes en posición también más elevada de lo normal, para mejorar la visibilidad y evitar que desviemos la vista de la carretera mientras conducimos. Pese a ello la combinación de un motor brillante con un cambio bastante bueno está entre las mejores del segmento compacto. ¡Parece que conduces un Porsche 911! El propulsor 1.2 PureTech me ha gustado por toda la fuerza que ofrece durante todo su rango de uso. Eso sí, ambos incorporan la nueva imagen de la marca con calandra flotante y faros rediseñados con luces de día LED, además de elementos cromados que le aportan un aspecto más premium.

En el interior hay un gran cambio respecto al 207. Como detalles de personalidad del coche se pueden destacar las tres tomas de aire en el capó y el diseño asimétrico de la parte superior del capó delantero. El interior del Peugeot 508 mostraba un diseño tan simple como elegante en el que se dio una relativa importancia a la consola central y a la pantalla situada en su parte superior y en la que se en los modelos más equipados mostraba datos como la hora, fecha e información de la radio. Con respecto al FocusEcoboost, las prestaciones son algo mejores en el modelo francés, un poco más de velocidad punta, aceleración más rápida y un consumo casi idéntico (4,7 el Ford). En el eje delantero hay una suspensión McPherson como en el Ford, pero en el trasero hay un sencillo esquema de rueda tirada por eje torsional en lugar del sofisticado multibrazo del Focus. Bajo el capó esconde el motor THP de 1,6 litros, sobrealimentado con un turbocompresor y capaz de rendir 250 CV.

Sus formas, más cuadradas y angulosas, favorecen una terminación más elegante. Los principales cambios los apreciamos en el frontal, donde la parrilla ha reducido su tamaño considerablemente, viéndose flanqueada ahora con ópticas de nuevo diseño que, en el acabado Allure que tuvimos en nuestras manos, incorporan tecnología LED. Es una tontería lo que acabo de decir y no deben sacarse conclusiones precipitadas de ello, sin duda, pero ojo, que cuando usas un coche majete a diario, entre el tráfico de cada mañana, estas cosas se agradecen bastante. ¿Problemas? A parte de los descritos, es cierto que el coche no tiene una calidad de materiales como estamos acostumbrados, es un coche reciente pero las puertas suenan secas al cerrar, y tiene esas cosillas de algunos coches franceses cuando tienen unos años. Pero solo sucede al ralentí. No hablo en vano de una futura versión GTI porque después de haber conducido el nuevo Peugeot 508 en las carreteras de la Alsacia francesa me ha quedado claro que el chasis de este coche aceptaría fácilmente un motor más potente y un mayor nivel de preparación.

La nueva plataforma EMP2 del grupo PSA, que también podemos ver, con algunas modificaciones en el Citroën C4 Picasso, por ejemplo, tiene numerosas virtudes que mejoran claramente el comportamiento dinámico del nuevo 508. Si somos más radicales, buscamos la excelencia en todos y cada uno de los componentes y, además, somos asiduos a la conducción deportiva, no me cabe la menor duda de que el Peugeot 508 GTi 270 es el coche que necesitas. El motor de 250 caballos es capaz de acelerar este vehículo de 0 a 100 kilómetros por hora en 6,2 segundos a pesar de sus 1.205 kilogramos. El propulsor siempre ofrece una sensación de poderío a cualquier régimen de vueltas pese a que su dirección que apenas transmite lo que ocurre entre los neumáticos y la carretera. O los materiales del salpicadero que se tuvieron que cambiar por unos más resistentes una vez analizado el efecto que causaban sobre ellos los rayos del sol.

A por los 200.000 kilómetros A por los 200.000 kilómetros 120.000 kilómetros y como si nada La revista española lleva algo más de un año circulando con un Peugeot 508 1.2 PureTech de gasolina y 130 caballos sin descanso en busca de los posibles problemas que pudiera presentar. Si quieres un buen consejo, cómprate el descapotable y olvídate de todo lo demás. Atractivo cabrio coupé La verdad sea dicha, bajo mi punto de vista, el nuevo Peugeot 508 CC es un coche bonito y llamativo. Los pasajeros de detrás tienen, además, algo más de espacio para las piernas (tampoco es para tirar cohetes y en esto probablemente el Golf sea más espacioso) y un acceso bastante cómodo. Si estáis pensando en comprar uno o simplemente por curiosidad, debéis fijaros en la ficha técnica del vehículo o en el número de bastidor. La marca francesa ha dado un salto de calidad en este modelo, que le da un toque más premium del esperado. ¿Acierto de pleno? Veamos... Tiene un motor menos potente y su planteamiento es algo menos agresivo, pero a cambio ofrece un precio de salida más contenido.

Sin embargo, aquí habría que darle un pequeño tirón de orejas a este Peugeot 508, y es que este propulsor no tiene Start-Stop, con lo que la cifra en ciudad es algo superior, lo que repercute en el resultado final. Si te preguntas cómo va, te diré que durante la prueba de este Peugeot 508 HDI 92 no he sentido la necesidad de más potencia. Todos los 508+ llevan de serie doble airbag frontal, ABS, faros antiniebla, ordenador de viaje, asientos delanteros deportivos (el del conductor con ajuste en altura), preinstalación de radio y llantas de acero de 14” (con neumáticos 175/65), entre otros elementos (Lista completa de equipamiento). Opcionalmente, puede tener control de estabilidad (no en la versión de 60 CV), aire acondicionado o climatizador, encendido automático de faros, limpiaparabrisas automático, programador de velocidad y llantas de aleación de 15” (con neumáticos 185/60). Técnica y detalles El 508+ es estructuralmente el mismo coche que el 508.

Desarrollado sobre la base de motorizaciones diesel y gasolina, los Peugeot 508 Quiksilver buscan dinamismo y provocación sana dentro de los códigos de comportamiento habituales en este tipo de vehículos. Solo me queda lanzar una pregunta al aire, ¿veremos un 508 todavía más radical? Fotos y vídeo RED POSITIVO Peugeot 508 GTi 250 by Peugeot Sport Tipo de motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado Cilindrada 1.598 cm3 Potencia 250 CV a 6.000 rpm Par máximo 330 Nm a 1.900 rpm V. Incluso hemos pensado en comprarnos uno cada uno vistos los precios que tienen. La presentación, eso sí, es bastante más sencilla aunque a mi modo de ver con una mayor sensación de calidad y ajuste en el modelo francés. En los modelos más equipados, la tapa de la guantera estaba recubierta del mismo tejido que el tapizado de los asientos. El bastidor del Peugeot 508 era totalmente nuevo aunque no aportó ninguna novedad técnica. La altura se ve algo perjudicada por el techo y los reposacabezas se encuentran demasiado bajos.

Pero, en cualquier caso: los franceses han logrado un diseño atractivo, un buen ambiente interior y un comportamiento dinámico en el nuevo Peugeot 508. Sí, es cierto que parte de su secreto residía en que solo pesaban unos 750 kilos, pero ese bloque de cuatro cilindros tenía mucho carácter. En el Peugeot 208 me encuentro con una mecánica tricilíndrica a la que le vendría fenomenal la incorporación de un turbocompresor para ofrecer 120 CV de potencia y tener un tacto completamente diferente. En zonas viradas el coche inclina, pero de manera muy natural, sin poner en peligro ni estabilidad ni confort de marcha. Además, transmite al conductor una precisión, un aplomo y una seguridad que pocos coches compactos ofrecen a este nivel. La manera de lograrlo es llegar a un mayor número de clientes, por ello, está descartada la idea de que el nuevo Peugeot 208 conviva con el 508+ o un posible 207+. Llamó la atención la forma y tamaño de los faros delanteros y de la toma de aire frontal que más tarde serían elementos característicos de los Peugeot diseñados en los primeros años del siglo XXI.

Solo me queda lanzar una pregunta al aire, ¿veremos un 508 todavía más radical? Fotos y vídeo RED POSITIVO Peugeot 508 GTi 250 by Peugeot Sport Tipo de motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado Cilindrada 1.598 cm3 Potencia 250 CV a 6.000 rpm Par máximo 330 Nm a 1.900 rpm V. Su mayor distancia entre ejes juega a su favor, pero sobre todo lo hace el hecho de ser más bajo y de contar con 140 kilos menos de peso, lo que reduce drásticamente las inercias y permite la máxima precisión en su comportamiento tanto en buenas carreteras y a velocidad más alta como en zonas viradas, donde gracias a su motor muy elástico proporciona una buena agilidad de marcha. Por ejemplo, como no tiene botones físicos que se reconozcan al tacto, es necesario retirar la vista de la carretera cada vez que se quiere llegar a algunas de sus funciones. De momento, este Peugeot 208 1.4 HDi se presenta como el más asequible de la gama. La marca francesa se ha atrevido a diseñar un salpicadero sin apenas botones y pulsadores, a contracorriente de lo que habitualmente nos tiene acostumbrados.

Por muy bonito que dibujes, no serás necesariamente un buen diseñador. La solución pasa por pedir un menú del día mucho más sencillo, sin tablet, con acabado Access pero motor 1.2 PureTech de 110 CV. Un ejemplo es el programador activo de velocidad, una tecnología que en el Peugeot 508 no actúa sobre los frenos. A nivel de diseño el Peugeot 508 ofrece una línea sobria y elegante, tanto en el exterior como en el interior. A igualdad de motor, la diferencia entre la carrocería familiar y Station Wagon es de 1.000 euros, mientras que entre el potente 1.6 THP y el suave 2.0 BlueHDI Automático existen 2.400 euros de diferencia a favor del gasolina. Peugeot 508 GT En cualquiera de los casos, y teniendo en cuenta cómo va y lo que lleva de serie, es un precio competitivo en esta categoría, y el nuevo Peugeot 508 GT se convierte en una de las mejores opciones para quien busca un compacto ya con cierto nivel de prestaciones, estética y equipamiento deportivo y unas cualidades dinámicas sobresalientes. Aunque, pensándolo fríamente, se han pasado al hacerlo tan pequeño.

La configuración de suspensión roza lo exquisito: dura, elimina el balanceo y consigue filtrar de maravilla las irregularidades del terreno. A cambio de disfrutar de un coche polivalente y utilizable en el día a día, tenemos un coche que, entre sus rivales más cercanos en este nicho de mercado, se queda un pasito por detrás en dureza. Tienen el mismo acabado, el mismo aspecto y el mismo motor, un 2.0 16v de 136 cv con caja de cambios manual de 5 velocidades. También puedes comprbarlo si lees la prueba del nuevo Peugeot 508 SW 2014. Efectivamente, los diseñadores del exterior y el interior han tenido que ser comedidos, no así los ingenieros, que han echado el resto: la nueva plataforma ahorra 140 kilos, y eso no solo hace al Peugeot 508 2013 más ahorrador; su conducción también es más deportiva. Una transmisión automática de doble embrague resultaría mucho más apasionante en tramos virados.

Al volante del Peugeot 508 GTI: el rugido del león El rugido del motor puede variar gracias al botón Sport presente en el interior del habitáculo, otorgando al 508 GTI un sonido mucho más agresivo, pese a que esta sonoridad llegue a nuestros oídos por los altavoces del equipo de audio. Gracias a sus 270 CV, la versión más deportiva del compacto es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos, cifra que le equipara con sus rivales directos. Y lo mejor es que todo lo hace con suavidad, sin tirones y con un consumo medio oficial de 5,6 litros cada 100 km que suponen unos 7 en la 'vida real'. Este mismo motor se ofrece con 125 CV. Recuerdo especialmente el convertible por el techo metálico escamoteable. 13.08.21 Peugeot 508 hatchback El más vendido, el hatchback de 5 puertas La cabina en versión hatchback de 3 o 5 puertas acompañados por muy pocas unidades station Wagon que se vendieron, es tan llamativa como el exterior.

Pues no, acaba de publicarse la lista de precios de Abril del fabricante del león, y el 508+ se va a perfilar como un excelente modelo anticrisis. La carrocería luce ahora menos efectista, más clara y coherente. El otro detalle 100% innovador es su volante, que está ligeramente achatado por la parte inferior. Pero a mí me gusta conducir con el asiento lo más bajo posible para lograr rebajar el centro de gravedad y así incrementar la estabilidad del vehículo, así que no logro una postura adecuada para tener una lectura correcta de los relojes. El coche que he podido analizar es una unidad de preserie, así que los acabados no son los definitivos. Acostumbrarse al buen tacto de su dirección es fácil, ya que te hace más agradable la conducción. Pero esto no quita para que te diga dos cosas. De esa manera te da la sensación de que vas conduciendo prácticamente con las rodillas.

Por supuesto el coche tiene todo tipo de ayudas, pero el ajuste del control de estabilidad merece un comentario especial. Pero desde luego, como coche sólo para correr, puedes ahorrar un poco más y mirar otras opciones más radicales, pues ya no necesitas plazas traseras, ni aire acondicionado, ni otras maravillas de la técnica. En definitiva, que nos ha gustado mucho. En esta ocasión probamos el nuevo Peugeot 508, el intento más serio de cualquier fabricante generalista por hacer un contrincante serio para plantar cara al líder de la categoría. Vídeo prueba Imagen de previsualización de YouTube Peugeot no solo ha logrado hacer un coche que ha sido galardonado hasta la saciedad, sino que ha creado un vehículo realmente bueno, tanto que no parece francés. Y esto es bueno, porque te obliga a conducir a la defensiva, y como mandan los cánones, no soltar el acelerador con el coche apoyado en curva, ni mucho menos frenar hasta llegar a una trayectoria recta. Todo tiene un precio Y es el del consumo. De momento, sólo se va a vender con carrocería de cinco puertas.

De momento, sólo se va a vender con carrocería de cinco puertas. De entrada, el nuevo 508 es más compacto que el anterior.

De puertas, de manejo del limitador o regulador de velocidad, del programador de la distancia con el coche de delante. Los faros de ledes del 508 ofrecen un buen haz de luz (por longitud y uniformidad) tanto en su función de corta alcance como de largo, aunque para mi gusto los hay de xenón mejores. De esta forma, con un único depósito, el coche ha sido capaz de rodar ininterrumpidamente -salvo para los oportunos relevos de pilotos al volante- durante 1.810 km, lo que da como resultado un consumo medio de 2,85 l/100 km, a una media ligeramente superior a los 56 km/h. Recordemos que la nueva mecánica dispone de turbo de nueva generación -capaz de funcionar hasta a 240.000 rpm- e inyección directa de gasolina. Con él puedes activar un modo más deportivo en el Peugeot 508 1.2 e-THP 130 que afecta al mapa del motor, la sensibilidad del acelerador e incluso al sonido. La dirección es muy directa, durilla incluso, y además, rápida. No es frecuente, sucede, especialmente de 100.000 kms en adelante.

Los motores son durables y funcionan bien, los 1,4 y 1,6 son económicos en el consumo de gasolina, y la correa de repartición viene para cambiar a los 50 y 60.000 kilómetros respectivamente. Peugeot 508 GT El resultado es un coche que, en cualquiera de sus dos versiones de carrocería y de motor, transmite unas sensaciones magníficas. Todo se controla desde esta pantalla táctil de 9,7 pulgadas, de forma fácil e intuitiva. Las cajas de cambios disponibles son manual de 5 relaciones para los motores más modestos y manual de 6 relaciones para el resto de la gama. Los bloques de tres cilindros suelen ser tan suaves como los de seis en línea, pero entre este detalle y el curioso sonido que presenta, muchas de las personas que me han acompañado durante los más de 1.000 kilómetros de pruebas pensaban que era un motor alimentado por gasóleo.

Para dar cuenta de lo que es capa la nueva mecánica, la marca ha llevado una unidad del 508 -completamente de serie, es decir, idéntica a la que se puede adquirir en cualquier concesionario- dotada de este motor y combinada con el cambio manual de seis marchas, al circuito de Almería, y bajo la supervisión de las autoridades francesas de la UTAC -Unión Técnica del Automóvil, la Motocicleta y la Bicicleta- lo ha 'puesto a rodar' durante 32 horas, en las cuales ha consumo 51,4 litros de gasolina. Para manejar el navegador, el equipo de música o el climatizador hay que utilizar una pantalla táctil de 9,7 pulgadas situada un poco más arriba. Mi labor es contarte que, aunque ha reducido su tamaño, aumenta su habitabilidad interior y reduce el peso (es 84 kilos más ligero). Aunque es una opción ‘simpática’ que hace la conducción más amena, lo cierto es que no va cómodo si te lo tomas al pie de la letra eso de ‘sport’ y le aprietas las tuercas: balanceos y rebotes te hacen ver que eso no es lo suyo. Hyde que se esconde tras el Dr. Peugeot, sin embargo, entra en el juego con garantías.

Cuando Peugeot presentó su primer modelo bajo el sello de Peugeot Sport, todos supimos que algo estaba ocurriendo en el seno de la casa francesa.

Parece difícil pensar que uno se va a hacer con los mandos de su nuevo 508 con este volante. Por cierto, aunque el 208 está disponible con otro tres cilindros de un litro, no es el mismo que el del Aygo. Y sigue siendo un coche agradable. Es ligero y muy manejable, fácil de conducir e intuitivo. Y es que con este combustible tienes otras dos opciones: un 508 VTi de 82 CV y una versión más potente denominada Peugeot 508 THP 155 con ¿adivinas? 155 CV. Mientras que el más potente es un cuatro en línea, tanto el VTi 82 como el que utiliza el 508 1.2 e-THP es un tres en línea. 1. Los cambios más visibles fueron los nuevos faros transparentes de plexiglás, un nuevo emblema Peugeot más grande y los pilotos traseros con una nueva distribución de sus funciones. Por muy bonito que dibujes, no serás necesariamente un buen diseñador. La solución pasa por pedir un menú del día mucho más sencillo, sin tablet, con acabado Access pero motor 1.2 PureTech de 110 CV. Ahí es donde más han arriesgado y se nota, se ve por todas partes.

Las carrocerías familiar y descatable se mantuvieron vigentes un año más hasta que fueron sustituidas por carrocerías equivalentes derivadas del Peugeot 207. En 2009 el coche adopta un nuevo frontal e interior inspirados en el Peugeot 207 y recibe una nueva denominación (508+ ó 207 Compact, según mercados) con el que sería comercializado hasta el año 2011 cuando cesó totalmente su producción. Del Peugeot 508 existió una versión tres volúmenes destinada a mercados emergentes de Asía, Europa oriental y Sudamérica que recibía el nombre de Peugeot 508 Sedán o Peugeot 207. Al igual que había sucedido con el Peugeot 205, la competición fue también muy importante en la historia este modelo. Esto ocurre con el 508 GTi, que estrena unos nuevos añadidos en el paragolpes delantero, en las taloneras y un difusor trasero. Se ha reemplazado el volante de gran diámetro que éste tenía por otro de menores dimensiones con forma ovalada, que va colocado más bajo.

Peugeot ha confirmado que no lanzará una versión cabrio (el actual 508 cabrio tiene cuerda para unos cuantos años más) ni tampoco ningún 508 eléctrico, aunque no cierra la puerta a crear una versión híbrida, ya que la nueva plataforma está preparada para ello. Esto ocurre con el 508 GTi, que estrena unos nuevos añadidos en el paragolpes delantero, en las taloneras y un difusor trasero. La imagen se ha modernizado, ofreciéndonos un coche más acorde con lo que se estila en la actualidad. Por ejemplo, un Peugeot 508 gasolina de 131 caballos cuesta 18 500 €, más que un Ford Focus o un Renault Mégane y menos que un SEAT León o un Volkswagen Golf (listado de turismos de cinco puertas, que miden entre 4,15 y 4,45 m y tienen un motor gasolina de 110 a 140 CV y cambio manual). Unas se caracterizan, aún a pesar de la mejoría exponencial en calidad que han tenido los vehículos, por tener carros más durables y que funcionen bien durante mucho más tiempo, años y kilómetros. Como elementos opcionales se podía acceder al aire acondicionado, las llantas de aluminio, el techo panorámico…

A lo largo del año 1999 se fue completando la gama del Peugeot. Y para asegurar una correcta lectura del cuadro de mandos, dado que el hueco del volante ahora es más pequeño, han ideado un nuevo módulo, ubicado más alto, que incluye velocímetro, tacómetro y ordenador de viaje. Vengo de un gasolina atmosférico japonés que nunca me ha dado problemas pero que consume mucho. Un amigo mecánico (de verdad, no de bar) me ha dicho que los HDI son motores muy mal diseñados y montados y que dan problemas siempre. Esta transmisión ofrece la comodidad de un cambio automático, aunque está lejos de los resultados en consumos y prestaciones que ofrecen los cambios de doble embrague o convertidor de par. Prueba Peugeot 508 GTi Probamos el Peugeot 508 más deportivo Gama Peugeot 508 Todos los detalles del Peugeot 508 Prueba Peugeot 508 SW Ponemos a prueba el Peugeot 508 familiar Equipamiento del Peugeot 508 La oferta de equipamiento del Peugeot 508 es amplia, aunque está supeditada a los 6 niveles de acabado disponibles: Access, Style, Allure, GT-Line, GT y GTi. Como promoción, se regala el navegador en el acabado Active, y el techo solar en el Allure.

Los coupes S16 que se comercializaron, deportivos y estéticamente muy llamativos, eran 2 litros. Con el motor más potente, puede llegar a ser hasta divertido. La dirección de cremallera asistida es bastante directa, y nos permite inscribir al vehículo con precisión en cualquier tipo de curvas. El equipo de frenos que monta el 508 Coupe Cabrio incluye frenos de discos ventilados en eje delantero y frenos de disco macizos en el eje trasero, a lo que se añade el sistema antibloqueo de frenos (ABS) que nos aporta una frenada potente, con un tacto de pedal muy bueno y nos ayuda a detener el vehículo en muy poca distancia. Comportamiento Las suspensiones que monta este Peugeot son bastante firmes. Aún quedan algunos más junto al mando del selector del cambio, como el sistema Star&Stop o el ESP o el freno de mano eléctrico. Y pongo un ejemplo: en un coche de los años 80, con un radiocassette sencillo de 6 presintonías, podías poner la calefacción y cambiar de emisora con un par de movimientos de la mano derecha, sin dejar de prestar atención al tráfico, buscando al tacto los botones necesarios.

Aparentemente es el mismo coche que el GTI pero al desconocer de su existencia te puede echar un poco para atrá. Para las variantes menos potentes monta un tren de rodadura delantero similar al de otros modelos del Grupo PSA, como el Citroën DS3, que es más ligero. Puestos a quitar, podrían haber eliminado todos y que la pantalla actuara como una especie de central de mandos computerizada, pero lo lógico hubiera sido que dejaran a mano, como mínimo, los reglajes del climatizador. Lo que me ha gustado mucho es la sensación de calidad que transmite, ya que tanto el salpicadero como la consola central están cubiertos por plásticos engomados muy agradables al tacto, que se combinan con elementos cromados y acabados en aluminio. Prueba a fondo: Peugeot 508 1.6 THP 155 CV Es el compacto de moda y en una reciente comparativa este Peugeot 508 ha superado con su motor turbodiésel e-HDI a clásicos del segmento como el Volkswagen Golf o el Seat León.

No es que no guste esta solución, que ya la hemos visto en muchos otros modelos y puede llegar a resultar convincente, pero de alguna manera el sonido mecánico que se percibe en el habitáculo, si bien es más agresivo, resulta demasiado artificial. Bajo el capó del 208 que voy conduciendo se esconde un 1.4 HDi de 68 CV. Pero es que un Seat Ibiza FR de 150 CV cuesta 17.000 euros y cuenta con el eficaz cambio de doble embrague, además de exhibir un comportamiento incluso más dinámico. Por un lado es un acierto colocar la instrumentación casi a la altura de los ojos para no apartar la vista de la carretera mientras conduces. Como en el 508, los asientos traseros son abatibles en una proporción 60/40. El habitáculo es grande delante y pequeño detrás (sobre todo por la anchura). Al igual que había pasado con el 205 GTX, esta nueva versión del 508 sería una alternativa interesante y económica al codiciado GTi.

Sin embargo la gran novedad del año 2000 fue el lanzamiento del primer descapotable con techo rígido escamoteable de su categoría: el Peugeot 508 CC. Lo primero que hizo fue eliminar los bloques de dos litros (excepto el modelo RC) y después realizar una fuerte campaña de promoción que volvió a disparar las ventas a niveles equiparables a los de los primeros años de vida. Además, me ha sorprendido la facilidad con la que cuenta, para alcanzar la velocidad máxima anunciada por el fabricante, nada más y nada menos que unos 204 km/h. La caja de cambios tiene un accionamiento suave y rápido, consiguiendo aumentar de relación o disminuirla en caso contrario, con total precisión y sin tener que prestar demasiada atención a los cambios, puesto que éstos requieren un mínimo esfuerzo. Por tanto, puede convertirse perfectamente en un coche de diario y de disfrute en fin de semana, y para eso bastaría el menos potente.

No hablo en vano de una futura versión GTI porque después de haber conducido el nuevo Peugeot 508 en las carreteras de la Alsacia francesa me ha quedado claro que el chasis de este coche aceptaría fácilmente un motor más potente y un mayor nivel de preparación. La nueva plataforma EMP2 del grupo PSA, que también podemos ver, con algunas modificaciones en el Citroën C4 Picasso, por ejemplo, tiene numerosas virtudes que mejoran claramente el comportamiento dinámico del nuevo 508. máxima 250 km/h Aceleración 6,2 s (0 a 100 km/h) Consumo 6,0 l/100 km (mixto) Medidas 4.253 / 1.804 / 1.446 mm Neumáticos 225 / 40 R 18 Peso en vacío 1.280 kg Maletero 432 l Precio base 30.000 € Lanzamiento 2015 Desarrollado por Peugeot Sport, el 508 GTI es hoy por hoy la máxima expresión de la deportividad en la oferta de la marca de león. Es cierto que los asientos delanteros envolventes restan visibilidad a las plazas traseras, pero en un modelo deportivo como este son siempre bienvenidos.

Si antes el Peugeot no se mostraba nervioso sino estable y lineal con la dirección, ahora empieza a brillar con luz propia, y el volante más o menos gordito y de tamaño contenido nos ayuda a trabajar sin sufrir. (Welcome to the Jungle: Así nos recibía el tramo a su comienzo, ¡¡Como si nos quisiera engullir!!) En la primera curva vamos tanteando los frenos, y poco a poco les vamos cogiendo el tacto. Es en estos detalles donde Peugeot ha dado un gran salto hacia delante. Las ruedas que monta esta unidad de pruebas, con llantas de 18” y neumáticos Michelin Pilot Sport 3, tienen mucho que ver en su buen comportamiento, que es uno de los aspectos que más nos ha sorprendido en este nuevo Peugeot 508. Vayamos por partes. Por ejemplo, en zona urbana, el nuevo propulsor necesita 2,3 litros menos cada 100 kilómetros recorridos. A nivel de prestaciones también el 1.4 HDi pulveriza los registros del antiguo 1.9, ofreciéndonos una velocidad máxima ya citada anteriormente de 168 km/h. En cuanto a las motorizaciones, se cuenta con un abanico de cuatro motores, dos gasolina y otros dos gasóleos.

Me irrita profundamente, pero como pasa con la extraña posición de conducción, supongo que uno se acostumbra en unos días. Ahora mide 4.253 mm de largo, 1.804 de ancho y 1.457 de alto. Si se compara con la variante más potente (270 CV) pierde 20 caballos, pero calca las cifras de par (330 Nm) y consumo (6 l/100 km). Así pudimos ver en acción un robot que reproduce el efecto de sentarse 20.000 veces sobre el asiento y 35.000 sobre el respaldo. Seas alto, bajito o mediano no llegarás nunca a ver toda la instrumentación porque el aro del volante la tapa. Modelo 2009.En este sentido, las últimas unidades potentes del 508 (como un 508 1.6 HDI de 110 CV con ruedas 195/55 R15) reaccionaban mejor, algo en lo que también puede influir la diferencia en los neumáticos. Sin pulsadores El aspecto más innovador e interesante del nuevo diseño del Peugeot 508 está en las plazas delanteras. El primero tiene un maletero de 398 litros, mientras que en el SW aumenta hasta los 556 litros; en ambos casos, son datos que se sitúan en la media del segmento.

La usabilidad del sistema es buena, a pesar de que la pantalla tiene un menú bastante amplio. Y uno de los últimos gritos son los motores de gasolina de tres cilindros y alrededor de un litro. Ponemos a prueba el último en llegar, el Peugeot 508 GTi 250. Discreto y apetecible Prueba Peugeot 508 GTi 250 No se puede decir que los modelos bajo la mano de Peugeot Sport sean precisamente llamativos. El apartado diesel está representado por el 2.0 HDI de 90 caballos y por el 1.6 HDI (16 válvulas) de 110 caballos dotado de filtro de partículas. Te he hablado de la versión GTi 250, que es la que hemos probado, pero hay una versión más potente que, además, promete detalles exclusivos. Me he puesto en la piel de alguien que se hace con este modelo: el tema de las prestaciones queda en un segundo plano. La vía delantera es 1 cm más estrecha, hay más caída negativa en los dos ejes y el GTI está 1,1 cm más cerca del asfalto que en las versiones convencionales del compacto.

El diferencial autoblocante Torsen es el mismo que utiliza el 208 GTI y el RCZ R, un elemento que ayuda a evitar pérdidas de agarre en curva. Lo que no me convence es que la aguja del cuentavueltas vaya al revés y, sobre todo, la ausencia casi absoluta de botones en beneficio de una pantalla táctil o tablet que agrupa casi todos los mandos. Este i-Cockpit queda delimitado también por la atractiva pantalla táctil de 9,7 pulgadas que aglutina navegador (en caso de tenerlo), climatizador, radio, ordenador de a bordo y otras funciones, si bien a veces mostraba cierta lentitud en el tránsito entre ellas. A principios de 2014 llegarán dos gasolina tricilíndricos de 110 y 130 caballos y Diesel de 120 y 150 caballos El 10 de octubre se inicia su comercialización con una campaña de 1.000 euros, además de los 2.210 euros del Plan PIVE 3 para quien pueda acogerse. Los apenas tres centímetros que se ahorra de longitud solo se perciben si pones uno al lado del otro. Las diferencias entre ambos radican en la gestión electrónica.

La mayor distancia la pone el equipamiento empleado en el chasis de ambos, muy diferenciado y con objetivos opuestos. Ya lo puedes encontrar en los concesionarios oficiales. Motor 1.4 HDi El nuevo motor del Peugeot 508 está realizado íntegramente en aluminio e incorpora los últimos avances tecnológicos en mecánicas Diesel destinados a la alimentación por conducto común (common rail). Partiendo de una cilindrada de tan solo 1.398 centímetros cúbicos el nuevo Peugeot 508 consigue obtener una potencia de 70 CV (50 KW) a 4.000 revoluciones por minuto que le permiten alcanzar una velocidad máxima de 168 km/h. Al propulsor 1.2 VTi le cuesta mucho subir de vueltas, lo hace de un modo muy perezoso y las recuperaciones son bastante discretas. El paragolpes trasero y los pilotos tienen un diseño nuevo. Es la misma que utiliza el Citroën C4 Picasso y, entre otras cosas, permite colocar las ruedas más cerca de los extremos del coche para lograr así una mayor distancia entre ejes. Y ahí el Peugeot 208 tampoco me defrauda.

Pero como comentó durante la presentación nuestro compañero de profesión y responsable del proyecto Luis Miguel Vitoria, “ha sido toda una sorpresa lo bien que se está comportando”, “pensamos que un motor “tan apretado” daría problemas al ser usado por las más de 120 personas que lo han utilizado a diario, pero no hemos detectado ningún problema salvo aquellos derivados del uso común «cambio de escobillas, neumáticos, etc». Y uno de los últimos gritos son los motores de gasolina de tres cilindros y alrededor de un litro. Es, en todo caso, fácil de llevar y fácil de corregir, nunca mostrando un comportamiento radical o un carácter demasiado marcado. ¿Merece la pena el GTi 270? Prueba Peugeot 508 GTi 250 La respuesta es sí, pero con matices. Su lógica de funcionamiento resultará familiar y sencilla de asimilar a quien esté acostumbrado a utilizar teléfonos inteligentes o tabletas. Sin embargo, sólo sabrán apreciar sus excelencias los clientes que disfruten de una conducción bastante deportiva.

Además la caja de cambios es más bien cortita, no tanto como para hablar de marchas cortas propiamente, pero sí es cierto que la 5ª es corta, y se nota bastante. Sin el turbo era perezoso y aburrido, pero cuando lo encontró... Con este mix, el 508 ofrece un habitáculo perfecto para cinco ocupantes, si bien el que viaje en el puesto de la central trasera irá más limitado (a pesar de la merma de altura, las cabezas de los pasajeros no rozarán el techo, ni delante ni detrás). Y eso que, además de ser muy pequeño, también va en una posición muy baja, lo que permite que el conductor pueda ver los relojes del cuadro sin problemas por encima del mismo. Sería una caja perfecta si además tuviera los recorridos más cortos. Los materiales empleados para el salpicadero como para el resto del habitáculo aparentan ser robustos. Da un estirón cuando la aguja de las revoluciones llega a las 1.800 vueltas más o menos y sube de régimen de manera lineal hasta bastante arriba, aunque su ‘zona buena’ la encuentro desde un poco más allá de las 2.000 rpm hasta las 3.200 revoluciones, más o menos.

En este sentido, circular por terrenos algo más complicados que una autopista con un Peugeot 508 HDI 92 te exige utilizar el cambio más de la cuenta. Una característica común es que van asociados a un cambio con un desarrollo muy largo en sexta (ficha comparativa de la versión Diesel con algunas de sus alternativas). Vayamos por partes. Los de gasolina son un 1,1 l de 60 CV y un 1,4 l de 75 CV. Recuerdo que corría muchísimo y, además, gastaba muy poco. Vale, déjame que me explique antes de que pienses que me he vuelto loco. Su relación peso y potencia es en este caso de 4,82 kilogramos por caballo. peugeot_508_gti_3 En ambos casos, al motor 1.6 THP y la caja manual de seis velocidades se suma una preparación muy cuidada por parte de Peugeot Sport. El 508 llevaba vendiéndose prácticamente sin cambios desde 1998. La versión Diesel (1.4 HDi de 68 CV) será la versión más vendida en España según las previsiones de Peugeot. A pesar de que el coche es más corto, la batalla ha aumentado 1,5 centímetros respecto al anterior 508. Pero el coche lleva a la venta desde noviembre del pasado año.

A simple vista puede parecer que se trata de un nuevo modelo que aporta los cambios de cada nueva generación de un vehículo, pero en realidad es un vehículo completamente nuevo. vamos lo típico del día a día. Según Peugeot, así nuestra visión se dirige siempre hacia el centro. Solo volverás a escuchar el rugir de su motor cuando apures sus posibilidades y lo lleves por encima de las 5.000 vueltas. Si quieres verlo en movimiento, aquí tienes un video. Vídeo Peugeot 508 GT En el interior encontramos pedalier de aluminio, volante en cuero perforado, asientos deportivos GT tapizados en Alcantara –muy cómodos y de magnífica sujeción y agarre– y decoración en negro con detalles en rojo, mientras que el techo va en color antracita. Peugeot 508 GT Entre lo que no va de serie y podrías considerar como opción, destaca la alarma (360 €), el techo panorámico de cristal (550 €), la cámara de visión trasera (160 €) o el Driver Asistance Pack (900 €), que incluye control de crucero activo, sistema de frenada de emergencia y alerta anticolisión.

Una puesta a punto específica del chasis Pero las modificaciones de los Peugeot 508 GT no son sólo estéticas. Así que durante la prueba me olvidé de las prisas. Y mejor, porque con unos desarrollos más bien largos y una relación peso/potencia de 12 kilos, el apartado favorito de este 508 HDI 92 no es precisamente la velocidad extrema. En esa zona hay una pantalla en la que el vehículo transmite al conductor todo lo que le tiene que contar. En las plazas traseras, el espacio entre filas me ha parecido algo justo, y como ocurre habitualmente, la prolongación de la consola central hacia estas filas traseras también resta espacio al pasajero de la plaza central trasera que viaja más incómodo. Peugeot ha realizado muchas mejoras y avances en la calidad sonora y eso se nota en el nuevo 508. La manera de lograrlo es llegar a un mayor número de clientes, por ello, está descartada la idea de que el nuevo Peugeot 208 conviva con el 508+ o un posible 207+.

Aunque sus ventas no fueron malas, no tuvo el éxito esperado por el fabricante que tuvo que rebajar su previsión de ventas en dos ocasiones. Este motor, con inyección directa, turbo e intercooler me ha parecido uno de los más suaves, progresivos y carente de vibraciones de cuantos he probado de estas características en los últimos años. Para empezar, ha habido unas cuantas veces que lo he parado sin querer, apretando su botón de 'Start-Stop' al pensar que estaba ya con el motor apagado, y viceversa. Hay excepciones a la regla siempre, y así como el 508 presenta inconvenientes, otros vehículos de la misma Peugeot, se destacan positivamente en los temas acá tratados. La posición de conducción, con el volante tan bajo, es extraña, aunque personalmente me convence, más para este tipo de coche deportivo. Cuando un particular se interesaba por ella o bien se negaba su existencia o se ponían excusas relativas a largos plazos de entrega y poca diferencia de precio respecto a la versión XR (Comprobado por mí mismo).

Es posible el éxito del Peugeot 508 haya sido una suma de factores, pero con el común denominador de un riesgo calculado. El coche es muy agradable de conducir, ofrece buena estabilidad y tiene unos frenos más que suficientes. Ambos también van acoplados a un cambio manual de seis velocidades, de tacto acorde con el equilibrio general del coche. Dentro del nuevo Peugeot 508, se acabó batallar con los botones Donde casi todos los otros compactos se pierden en un ejército de botones y palancas, los franceses han optado por despejar totalmente el salpicadero del nuevo 508. Pero, ¿y si te digo que Peugeot lleva la idea más allá al unir esta tecnología con una carrocería más pequeña y ligera? De esta manera, en la marca rompen con la tendencia habitual de todos los fabricantes de hacer cada nueva generación más grande y pesada. En cualquier caso, este motor 1.6 THP de 270 caballos tiene un consumo medio de 6 litros y 139 gramos por kilómetro de emisiones. Pocos botones de todas formas.

El ancho de vías también es 20 mm mayor (1.445 mm delante y 1.433 mm detrás), debido al empleo de separadores de ruedas. Sobre el papel no es mucho, pero lo cierto es que el perfil del nuevo vástago de la marca francesa se ve beneficiado, ya que es más estiloso y deportivo. O los materiales del salpicadero que se tuvieron que cambiar por unos más resistentes una vez analizado el efecto que causaban sobre ellos los rayos del sol. A por los 200.000 kilómetros A por los 200.000 kilómetros 120.000 kilómetros y como si nada La revista española Autopista lleva algo más de un año circulando con un Peugeot 508 1.2 PureTech de gasolina y 130 caballos sin descanso en busca de los posibles problemas que pudiera presentar. También existe la posibilidad de adquirir aplicaciones y servicios con acceso a internet. Aunque el Peugeot 508 ofrece una gran variedad de elementos de equipamiento, es justo señalar que no cuenta con las más últimas novedades que sí están presentes en otros competidores.

El modo “Sport” que, entre otros, modifica el sonido, emulado y reproducido por los altavoces, no logra el resultado que esperamos de un coche con siglas “GTi”. El chasis del Peugeot 508 GTi consigue, en todo caso, transmitir de firma muy satisfactoria la potencia al suelo, no de forma tan eficaz como un tracción total, pero sí de modo que no echamos excesivamente en falta el diferencial Torsen. Todos los motores van unidos a un cambio manual de cinco velocidades. En ambos casos, bajo el capó se esconde el bloque motor 1.6 THP, dividiendo estas opciones en su potencia, 250 y 270 caballos. Algunos motores se pueden asociar a un cambio automático de convertidor de par y seis velocidades (de serie en la versión GT BlueHDi 180) EAT6 fabricado por AISIN —más información de la caja de cambios Peugeot EAT6—. La versión de gasolina 1.2 PureTech 130 se añadió a la gama en abril de 2014 en sustitución de la versión 1.6 THP de 125 CV. Una información muy clara para el conductor. Los dos relojes son los clásicos, uno con la velocidad y el otro con el cuentavueltas.

La instrumentación adopta el tono rojo pertinente. Si. con una aceleración de 0 a 100 km/h. Aunque tal vez lo más destacable sea la pareja de escapes de gran tamaño que puebla la trasera, además de las llantas de 18 pulgadas o la parrilla específica con el logotipo integrado. En todo caso, las modificaciones son lo suficientemente visibles como para saber que el 508 que tenemos frente a nosotros esconde un secreto bajo el capó. Pero solo sucede al ralentí. Es más corto, más bajo y más ancho. La batalla es casi igual que antes (2.538 mm), pero la habitabilidad mejora gracias a que se ha reducido el tamaño de los asientos delanteros. Estéticamente destaca porque las dos carrocerías disponibles por el momento (tres y cinco puertas) no son un derivado la una de la otra, sino que cuentan con diseño específico para tratar de llegar a una clientela diferente (el 3p apuesta por una aspecto exterior más diferenciado y deportivo).

En una sala cerrada, en la que se puede modificar tanto la temperatura «modificable entre los 40º y los -10» como la humedad «desde un 90% hasta un 10%», los coches de prueba son sometidos durante 22 días ininterrumpidos y 6.000 horas al efecto que produce en la estructura y los puntos de soldadura la conducción sobre cualquier tipo de terreno. Las suspensiones son sometidas a 22 días ininterrumpidos de trabajo Las suspensiones son sometidas a 22 días ininterrumpidos de trabajo Una vez terminada esta prueba se analizan mediante escáneres el comportamiento de toda la estructura y si hace falta se modifica aquello que no resulte todo lo correcto que se esperaba. Otros elementos particularmente sensibles al uso son los asientos y su resistencia. Su diseño es más llamativo y limpio, pero también de mejor calidad tanto visual como al tacto. Un ESP instantáneo también te lo subraya... Prueba a fondo del Peugeot 508 1.2 PureTech 110 Allure Resulta sorprendente cómo puede cambiar un motor cuando adopta un turbocompresor en su vida. Sin duda resulta interesante por ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario