jueves, 14 de enero de 2010

Mazda3

Perfecto de todas las formas y tamaños. Llegará a los concesionarios a principios del 2016. Con este moderno y nuevo yaris, Toyota atraerá a más compradores que simplemente quieren ahorrar dinero en combustible o hacer una declaración sobre su compromiso ambiental. Hace casi veinte años Toyota consiguió que todos girásemos el cuello al paso de aquel revolucionario modelo llamado yaris. Pese a que Toyota prefiere evitar la idea de plataforma modular, esta nueva plataforma será el punto de partida de los próximos lanzamiento del gigante japonés realizando mínimos cambios en su diseño, permitiendo así ahorrar costes, tiempo de desarrollo y facilitando el uso de elementos comunes. En concreto, el prototipo para dos ocupantes e-com, el RAV4 EV y varios prototipos de FT-EV, el último como la plataforma de creación de este yaris. Del e-com, Toyota ha tenido una flota activa de 30 unidades en el año 2000 y del RAV4 EV, con una autonomía de más de 200 kilómetros, se llegaron a vender en Estados Unidos 1.500 unidades desde su lanzamiento en 1997. Ha pasado de ser el favorito de este extensor sector, a pasar a un segundo plano. Las razones son variadas. Los cuatro modos de conducción disponibles (normal, totalmente eléctrico o EV, modo ECO y modo POWER) proporcionan bastante flexibilidad a la hora de planificar la conducción: siempre es ecológica, pero podemos adaptarla a las necesidades de cada momento rodando solo en modo eléctrico, o bien en modo ECO guiado con consejos de conducción. Tiene una capacidad de 32 litros –has leído bien, no falta ninguna cifra-; para que te hagas una idea, podrías llevar dos maletines de ordenador portátil (puestos “de pie”, nada de “tumbarlos”) y poco más. Los asientos traseros también han sido renovados para una mayor comodidad, y cuentan con reposabrazos y portavasos. La relación Aston-Toyota ha terminado como el rosario de la Aurora, porque Ulrich dijo que quería llevar al Cygnet a Estados Unidos con un motor turbo y que los japoneses no le ayudaron en nada. Si quiero modificar el comportamiento del coche lo hago a través de unos botones para forzarlo en modo eléctrico (que no es lo mismo que hacerlo a través del pedal del acelerador), dejarlo en modo ECO, en modo normal o en modo POWER Su cámara de marcha atrás. El nuevo sistema de control climático inteligente, tiene la capacidad de dirigir el flujo de aire sólo a los orificios de ventilación, donde las personas están actualmente sentadas, lo que mejora su eficiencia. Sí, se inclina bastante, pero se siente bien parado sobre el asfalto. Todo es muy futurista. Me dispongo a encenderlo. También significa que hay más opciones de colores y de tapizados distintos para elegir. En los mandos del aire acondicionado y en el salpicadero, del lado del pasajero, se aprecian nuevos detalles cromados. En un eléctrico el sistema de aire acondicionado es uno de los sistemas de gran consumo de energía. Pues bien, en este caso se ha optado por una bomba de calor de bajo consumo energético, asientos calefactados y un sistema desempañador del parabrisas para evitar el uso del aire acondicionado. De lo que sí carecemos es de regulación en altura de los asientos y de reglaje en profundidad del volante, aunque encontrar una postura adecuada de conducción es sencillo. El espacio para sus piernas no está mal, pero hay que tener en cuenta que nuestra “prota” mide 1,05 de altura… Paso dos: Incluir el carrito “en el lote”. Es ágil, estable y facilita las maniobras como pocos. En otros países europeos hay una versión Diesel (1.4 D-4D de 90 CV) que no se comercializa en España. Los consumos homologados se pueden conseguir, pero se tienen que dar unas condiciones muy específicas unidas a una amplia participación por parte del conductor. ¿Y esto qué quiere decir? Que en el mundo real TM hay que sudar tinta para lograr los consumos homologados, siendo en numerosas ocasiones imposible. Parte de este giro del gremio, explican fuentes del sector, se debe a la falta de confianza por un asunto relacionado con las garantías y la transformación del vehículo con autogás. Por otra, se apoya en un motor eléctrico, con una potencia máxima equivalente a 68 CV (50 kW), con lo cual, cuando los dos trabajan al unísono, se logra una potencia total de unos 111 CV. Al pisar en un primer momento parece como si el coche no frenara lo suficiente, teniendo que hundir más el pie. La respuesta es el silencio. Esta nueva generación supone un gran salto en todos los apartados, que dan como resultado el mejor yaris hasta ahora fabricado. De este modo, el nuevo Toyota yaris puede instalar sistemas como el sistema Toyota Safety Sense para detener el vehículo en caso de posible colisión, control de crucero adaptativo con control de distancia, sistema de reconocimiento de señales, alerta de abandono de carril, aviso de ángulo muerto, sistema de aparcamiento automático, climatizador bizona con reconocimiento de pasajero, faros LED para luz de cruce y carretera, sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 7″ y sistema de sonido JBL, cargador inalámbrico para smarpthone, sensores de aparcamiento y cámara de visión trasera. La nueva plataforma TNGA GA-C estrenada por el nuevo Toyota yaris es una de las otras grandes novedades de este yaris IV. A conductores normales (ir a trabajar, al pueblo el fin de semana y poco mas) puede que no les interese mucho, ya que es probable no lleguen a los 240.000 kilómetros o incluso a los 10 años, en cambio, para un taxista, 240.000 kilómetros no son nada (y como el coche no les va a durar 10 años…) y fijo que tarde o temprano tiene que sustituir las baterías. Para la primera generación (2000-2003) el coste de sustitución sera de unos 1620 euros, y para la generación actual bajará de los 2100 a los 1820 euros aproximadamente. John Hanson, uno de los portavoces de Toyota, ha dicho que hasta la fecha sólo 300 yaris han necesitado un cambio de baterías, una cifra insignificante si tenemos en cuenta que hay mas de 700.000 yaris. El nuevo Toyota yaris 2017 es una actualización maravillosa en una línea de autos menospreciada por muchos. Todos los modelos vienen de serie con ocho bolsas de aire, un sistema de pre-colisión con frenado automático que puede evitar accidentes de baja velocidad de 7 a 15 mph, así como la alerta de cambio de carril. El yaris comienza en 25,000 dólares y de ahí va subiendo a medida que cambian las características del modelo. De serie, el acabado yaris2 de nuestra unidad de pruebas disponía de llantas de aleación de 15 pulgadas, climatizador, retrovisores y elevalunas eléctricos, control de estabilidad o 9 airbags. También está el modo "normal" y el modo "eco". El Smart no va nada mal a 120 km/h, pero se percibe claramente que su hábitat natural es la ciudad y que en carretera no se encuentra tan a gusto. En este aspecto también le favorece su ‘gran’ ancho entre vías de 1.480mm en el eje delantero y 1.460 en el trasero. Los modelos más amplios ofrecen 27.4 pies cúbicos de capacidad de carga, por cerca de 6 pies cúbicos. El nuevo yaris pesa casi lo mismo que el modelo saliente. Las molduras tienen un color plata mate aunque el diseño de la consola central en forma de "V" y del panel de instrumentos es muy anguloso por lo que es fácil que se llenen de polvo y sean complicados de limpiar. En este momento Europa parece el perfecto mercado para la variante hibrida, sin embargo, con el siempre incierto precio del petróleo, una batalla anti-consumo y leyes en pro de la eficiencia de los futuros motores, el panorama en Norteamérica se ve igual de prometedor para un Scion yaris hibrido de similares características, por lo que no vemos motivo para no introducirlo también a aquel mercado. “El modelo conceptual muestra el potencial de un pequeño hibrido, el que además no fue desarrollado solo como un conceptual,” dijo el director de marketing de Toyota, Jon Williams. Eso sí, tiene personalidad propia. Del interior, decir que por el mero hecho de tenerlo ya es un mérito. En cualquier caso, el mayor inconveniente del cambio automático por variador continuo que equipa el yaris no es el consumo -que en conducción normal se establece en unos 6,1 litros- sino en su pobre respuesta. En las aceleraciones notamos como el motor sube de vueltas con facilidad pero no transfiere a las ruedas toda la fuerza necesaria. Como todo tricilíndrico, es normal que a bajo régimen no ofrezca un rendimiento brillante, pero la lentitud del cambio agrava bastante este efecto. Yo aquí he intentado centrarme en fallos objetivos que supongo, todo el mundo observaría de comprarse el coche, dejando el terreno de los gustos aparte. También podemos afirmar que el nuevo yaris dispone de un mayor espacio de carga gracias a la utilización de una batería de menor tamaño y mayor densidad energética. Desde su llegada al mercado español, la cuarta generación del yaris estará disponible en con un único nivel de acabado, que incluye un amplio equipamiento de serie con elementos como faros Bi-LED, llantas de aleación de 17 pulgadas bi-tono, cuadro de instrumentos con doble pantalla TFT de 4,2 pulgadas, cargador inalámbrico para teléfonos móviles o el Head-up Display (HUD) a color. En 2014, Toyota vendió alrededor de 123.000 de ellos, frente a poco más de 145 mil al año anterior. Prueba superada. A la caza del centímetro Con una batalla generosa (dos metros), el espacio interior está muy bien aprovechado. ¡Que decisión más tonta! salvo porque la calefacción hace que este coche tan “avanzado” se convierta en uno más. El más habitual es el ECO, que prima el uso del motor eléctrico frente al de gasolina pero utiliza ambos y, finalmente, está el “POWER” para dar rienda suelta a toda la potencia del yaris sin ningún tipo de optimización de consumo. En resumidas cuentas, teniendo claro que los coches híbridos son una tecnología de transición hasta la llegada del coche eléctrico, al menos lo que me he encontrado en el yaris me ha gustado bastante: un vehículo muy silencioso, eficiente en ciudad y no tanto en carretera y la posibilidad de hacer bastantes trayectos urbanos con muy poco consumo. El Toyota yaris sí que es ahora un coche más ahorrador en cualquier situación y muy aconsejable como vehículo urbano, un escenario en el que saca a relucir lo mejor de su filosofía. En la gráfica inferior se ve como se ha mejorado el sistema de frenado regenerativo en el THS II con respecto a la versión inicial (THS). Las perdidas por rozamiento en la transmisión son mínimas ya que el movimiento de las ruedas se transmite a través del diferencial y los engranajes intermedios al motor eléctrico que se convierte en este caso en generador. También es un índice muy caro en la relación valor/precio. Esa relación de 4,113 a 1 da un desarrollo de 27,6 km/h cada 1.000 r.p.m. Y el yaris lo logra, con un consumo en ciudad en condiciones reales de entorno a los seis litros a los cien kilómetros, cifra que baja hasta los cinco si alternamos con recorridos extraurbanos. El yaris rompe los tabúes que pudieran existir sobre vehículos pequeños, básicamente por una dinámica demoledora, una seguridad contrastada y una practicidad fuera de toda duda para sus cotas exteriores. Toyota ha confirmado el final del proceso de ingeniería y desarrollo del nuevo Toyota yaris EV, la versión 100% eléctrica del pequeño utilitario urbano de tres puertas y cuatro plazas japonés. La política de ofrecer un única acabado cerrado nos demuestra que el objetivo de Toyota es reposicionar al yaris en ese nuevo nicho de mercado destinado al perfil de cliente más tecnológico, dejando atrás el éxito del Toyota yaris entre taxistas. Cuando te montas en él ves la disposición habitual, aunque de manera completamente nueva. La pantalla más cercana al conductor presenta la velocidad del vehículo y otra información adicional como el nivel de combustible, el cuentakilómetros y el cuentakilómetros parcial, la autonomía restante, el consumo de combustible promedio, la temperatura exterior y el modo de conducción. Cambiar una batería no es un juego de niños”, explica Rosenkranz. Desde VARTA recuerdan que quitar una batería y poner otra no es tan sencillo como desconectar o conectar los bornes. Era de esperar. Servidor viene de un Seat Ibiza y la diferencia se nota, además de que hay elementos que no están del todo conseguidos como retrovisores que no se pliegan salvo que lo hagas manualmente o la pérdida de maletero en un coche de su tamaño por la presencia del motor eléctrico. Consumo Toyota yaris en motorpasion Datos de todo y nueva forma de conducir Como consecuencia de todo el planteamiento del yaris, lo que más cambia respecto a otro tipo de coches es – al menos en mi caso – la variable que tiende uno a maximizar al conducir. Nos hace sentir, además, mayor sensación de control. Polivalente Prueba Toyota yaris 2016 Seguro que estás pensando que un híbrido se desenvuelve mejor en ciudad, y en cierto modo es así, pero el nuevo yaris también es tan polivalente como para atreverse con largos trayectos de forma habitual. Si es un acierto o no, el tiempo lo dirá. Homologa unos complicados 3,3 l/100 km, pero en condiciones reales lo realmente complicado es subir la media de unos 4,5 l/100 km, algo muy positivo cuando la utilización es mixta. Toyota yaris taxi Toyota yaris taxi – Fotografía de JJ Merelo (Flickr) bajo Creative Commons ¿Pero qué pasa con los taxis? Los principales problemas que tienen los yaris para servicio público son las baterías, juntas de culata, y en menor medida, el inversor o el engranaje planetario. Las baterías se pueden averiar por los siguientes motivos: Ventilación insuficiente Oscilaciones del líquido refrigerante del motor En cuanto a las juntas de culata, no tengo constancia que se estropeen las de los motores de serie, en cambio, si hablamos de coches transformados a GLP, la cosa cambia un poco. Si has ido con acompañante y niños… Pide que te envíen la compra a casa. Este yaris había sido modificado por su propietario para usar GLP. Aquel sí era difícil y el concepto, recién parido, estaba a años luz del rendimiento que da en su cuarta generación. Por ejemplo, en aerodinámica. Y es que al yaris le faltan 1,5 cm para alcanzar los 3 metros. El híbrido de volumen, el que se vende a 'cascoporro', es el Toyota Auris. Esta solución ahorra mucho espacio para las piernas del acompañante delantero, lo que permite que su asiento esté más desplazado hacia delante sin perder apenas confort y dejando más espacio detrás. Ahora bien, la cuarta plaza que Toyota se ha sacado de la manga no cuenta con tales ventajas. ¡Solucionado! Y aún podríamos poner sobre el carrito (convenientemente sujeta, eso sí) alguna bolsa adicional. Con equipamiento extra, nuestra unidad superaba los 14.000 euros. Y, por último, los microcoches netamente urbanos que en España pueden conducirse con un simple permiso de ciclomotor, aunque sean una broma automovilística altamente insegura, son incomparablemente más baratos. Coches como el yaris o el Smart son cada día más necesarios en capitales congestionadas. La primera son los problemas que Toyota pone para que los modelos en garantía sean convertidos para poder usar GLP. Por un lado puedes dejar el techo un dedo abierto para que salga un poco el calor (veo el coche a poca distancia desde mi puesto de trabajo por lo que estoy bastante tranquilo), por otro lado, como la parte del techo que no es deslizante tiene placas fotovoltaicas, cuando le da el sol funcionan los ventiladores del coche para extraer el aire caliente sin consumir energía. En carretera, sin ser cuidadosos con el acelerador y modo Power, hablamos de menos de siete litros. El gasto medio se queda en 5,4 litros. Multiplica estos 201,6 V AC trifásica hasta un máximo de 500 V AC trifásica. Ambos paquetes tienen aproximadamente la misma capacidad que el anterior NiMH (1,3 kWh). La batería está montada debajo del asiento trasero en lugar de detrás de él. Lo que cabe preguntarse es por qué. El Fiat 500, otro de los "pequeños glamorosos" también es más grande (3,54 mts.) y esto de las medidas puede tener las dos lecturas, la del que piensa que por el mismo precio le dan más coche, y la del que valora que su coche sea más pequeño para poder ratonear mejor por el tráfico urbano. En definitiva, el yaris es un coche que se va a tener que enfrentar a si mismo, y saber jugar sus cartas de modernidad, diseño, equipación, seguridad y exclusividad, para hacerse atractivo frente a personas a quienes el precio o los mínimos consumos no les importen demasiado. Opinión del experto Nos ha gustado 4 personas en menos de 3 m. En cualquier caso, es un defecto a asumir, ya que cualquier irregularidad se nota más al volante ya que circulamos mucho más cerca de los ejes. Ninguno de los dos coches suena muy bien (algo normal al tratarse de motores de tres cilindros), pero en el alemán el sonido es menos desagradable y, al llevar de serie el sistema Start/Stop, el coche se para automáticamente en los semáforos y desaparecen totalmente los ruidos y las vibraciones. del coche antes de salir del edificio, con lo que al entrar en el coche está a una temperatura compatible con la vida humana Que cierta información sobre el comportamiento del coche aparece en el HUD (aparece sobre el cristal delantero del coche donde solo lo puede ver el conductor), estilo avión de combate Toyota yaris interior Pero también hay otras cosas que no me acaban de gustar, y son estas: El sonido del claxon. En cuanto a comodidad de utilización, el único punto débil que hemos encontrado es que la suspensión trasera es excesivamente incómoda cuando hay baches. Todos los modelos yaris reciben paneles extensos debajo de la carrocería, parrilla y persianas de accionamiento eléctrico ayudan a mejorar la aerodinámica. Si se da el caso, pueden hacerse incluso dos kilómetros sin problemas. Un añadido rojo sobre el salpicadero rompe los tonos neutros del habitáculo y proporciona una nota de color, los materiales son correctos y todo está bien rematado… Me fijo en la curiosa solución que ha empleado Toyota para sustituir la guantera; en su lugar, una especie de “carpeta”, con un cierre de velcro, sirve para guardar documentos o papeles. Sigue teniendo un sistema de propulsión híbrido, pero ahora es menos potente, gasta menos, su conducción es más confortable y tiene más equipamiento relacionado con la seguridad. Entonces, ¿cuál es el problema? La centralita del coche. Para evitar que, en este caso, que el pasajero delantero tenga que viajar "comprimido" el salpicadero se estrecha en la parte derecha. Las plazas traseras llevan sus correspondientes reposacabezas y aunque cumplen bien su función restan visibilidad al conductor. Este ciclo ha sido en ocasiones denominado como «de cinco tiempos»: admisión, reflujo de gases, compresión, expansión y escape. El motor Toyota que lleva el yaris tiene distribución variable de tipo VVT-i. Reconozco que aquí se han lucido los japoneses. Me alegro de que en el Toyota yaris 2016 la plataforma es nueva. Respecto a su predecesor, el nuevo presenta importantes avances en cuanto a ahorro de combustible —consumo en ciclo combinado desde 3,0 l/100 km— en carretera, y proporciona una experiencia de conducción aún más gratificante. Ahora, sus secas suspensiones, su rumoroso motor al acelerar, sus pequeños asientos o la dirección tan poco comunicativa ya son cosa del pasado. También la web recorrió en 2006 165.000 kilómetros al volante del yaris: “Nuestro yaris nunca ha fallado, ni ha tenido ningún problema que haya requerido intervención alguna en garantía. Las suspensiones rígidas no aportan comodidad en las carreteras más accidentadas. El motor es suave, sin apenas vibraciones. Toyota define el habitáculo del yaris como un “3+1”, es decir un espacio adecuado para tres adultos y un niño. En ciudad, las cifras pueden variar, aunque siempre se mantuvieron bajas, siendo muy fácil conseguir medias de unos 4,0 litros a los 100 kilómetros. Especial mención merece el motor eléctrico, que ahora se le nota con un mayor protagonismo y que, además, permite que podamos ir en ‘modo eléctrico’ durante más tiempo sin que salte el motor de combustión interna. Toyota yaris El nuevo yaris estrena una nueva plataforma global diseñada por Toyota. A medida que las celdas de la batería se van degradando, el coche permite usar más capacidad de la batería para que al final, parezca que la batería no se degrada con el tiempo. ¿Estoy satisfecho después de año y medio con mi yaris? Enormemente :). Su peso se sitúa en torno a los 900 kilos. Sus prestaciones son suficientes para moverse por un entorno urbano, su hábitat principal. Con las nuevas motorizaciones, el yaris eleva sus prestaciones en carretera sin limitar en ningún caso su eficiencia energética. Limpiaparabrisas: utilizan entre 80 - 150 vatios. Luces de cruce y de carretera: los sistemas LED modernos requieren solo en torno a 50 vatios de potencia. Sistema de gestión del motor: se utilizan 200 vatios para alimentar una serie de componentes electrónicos que garantizan el funcionamiento eficiente del motor. Con equipamiento extra, nuestra unidad superaba los 14.000 euros. La dirección ha ganado en precisión y el comportamiento lo ha hecho en aplomo y comodidad. Esta teoría se aprende en los foros y se logra dominar con la práctica dándole estas órdenes al coche simplemente interactuando con el pedal del acelerador. Toyota yaris El motor eléctrico del yaris no enchufable no está pensado para utilizarlo de forma separada del de gasolina: está pensado para apoyarlo. Incluso los rines planos tienen ese propósito. Incluso los rines planos tienen ese propósito. Cuando se pisa el pedal de freno, el sistema controla la coordinación entre el freno hidráulico del ECB (Electronic Control Braking) y el freno regenerativo y preferentemente usa el freno regenerativo, por consiguiente recobrando energía aun en las velocidades inferiores del vehículo. Todo lo demás es de serie: control de crucero adaptativo, iluminación inteligente, head up display, sistema de precolisión con detección de peatones, reconocimiento de señales, cámara trasera, equipo de sonido JBL, navegador con mapas de Europa, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc. ¿Imaginas dar cuatro veces la vuelta al mundo? ¿Recorrer más de la mitad de la distancia que nos separa de la luna? 200.000 kilómetros es más que una distancia larga, también es mucho tiempo: aproximadamente 10 años de uso de un coche para un usuario medio. También tiene un airbag de rodilla para el conductor y otro bajo el tapizado del asiento del acompañante: eleva la parte delantera de la banqueta, para que el cuerpo no se vaya por debajo del cinturón de seguridad en caso de colisión (imagen). Toyota yaris Hay tres niveles de equipamiento: «yaris», «yaris-S» e «yaris2-S». De paso se añade un acabado yaris-S junto a una nueva combinación mecánica. Está claro que un “mini” con cierto aire premium, por su precio esencialmente, debe demostrar este cariz a través de la calidad de sus acabados. Además la recarga normal requiere poco más de tres horas a 230 V y 16 A. Raro, raro, raro… La segunda evidencia es que la oferta se centra en sólo tres acabados repartidos en dos motores, y los precios van desde 14.000 € hasta 18.000 €. Ahí van mis impresiones: El momento del coche híbrido El primer argumento cuando te presentan el yaris es que es un coche híbrido, tecnología alrededor de la cual hay un intenso debate acerca de sus ventajas reales: mayor complejidad (dos motores), mayor peso del vehículo y uso del motor eléctrico en contextos que requieren poca potencia. También significa una mejora para el almacenamiento. No creo que les hubiese costado tanto incluir una bandeja rígida. ¿Qué nos falta? Opciones aún más asequibles. Pesa solo 125 kg más que un yaris con motor 1.3 de gasolina y cambio CVT. No quiero que nadie piense que el yaris es un coche mecánicamente indestructible, pero hay hábitos que hacen que dure más, o que dure menos. Recientemente escribí un artículo sobre varios yaris que habían llegado al millón de kilómetros sin nada más que el mantenimiento recomendado por el fabricante y elementos de desgaste. Cuanto más lenta es la velocidad del coche, tanto mayor fuerza proviene del motor eléctrico. Siempre que las condiciones lo permiten intento hacer conducción eficiente, y todavía me quedan bastantes cosas que aprender del comportamiento del coche, por lo que me resulta entretenido conducirlo. En concreto, estas son algunas de las cosas que me gustan especialmente: Su cambio automático ecvt. Ante mis ojos disfruto de bastante visibilidad; el salpicadero está algo más bajo que antes, lo que me hace ganar no solo seguridad, sino tranquilidad a la hora de maniobrar. Presiono el botón y arranco: como es habitual en el yaris, no pasa nada... Sin embargo, en esta nueva generación es fácil bajar de los 4 l/100 Km apenas circulemos exclusivamente por ciudad y carreteras secundarias, gracias en gran parte al papel más protagonista de su motor eléctrico. En Centímetros Cúbicos: El nuevo Toyota yaris no será Taxi en Madrid y Barcelona | ¿Por qué el nuevo Toyota yaris podrá instalar dos baterías diferentes? | Toyota yaris 2016: eficiencia en término superlativo El nuevo Toyota yaris supone un cambio en todo, incluso en la filosofía del coche en sí. Su peso se sitúa en torno a los 900 kilos. Sus prestaciones son suficientes para moverse por un entorno urbano, su hábitat principal. Estas características convierten al modelo de Toyota en un coche innovador que rompe los moldes habituales del segmento. En el mercado español, sólo el Smart Fortwo ofrece una longitud menor aunque el yaris cuenta con la ventaja de homologar cuatro plazas por las dos del Smart ¿Cuatro plazas en un coche de menos de tres metros de longitud? Veremos cuánto hay de cierto. Toyota yarisLa prueba que mostramos aquí corresponde al Toyota yaris 1.0 VVTi de 68 CV y con cambio manual, que tiene un precio de 13.350 euros. Buena parte de la culpa la tiene la generosa anchura del yaris, lo cual transmite una agradable sensación de amplitud. Por último, este Híbrido tiene un funcionamiento más agradable que el yaris principalmente por el hecho de que utiliza una transmisión automática de doble embrague y no una caja de variador continuo en que Toyota tozudamente insiste en combinar con su motor a gasolina y el resultado es que, al contrario del yaris, el Ionyaris no suena como una lavadora al acelerar. Más que el rendimiento máximo de 141 CV y de 265 Nm, agrada la forma como siempre sentimos una respuesta determinada del sistema de propulsión sea en que régimen sea, cortesía de la ayuda eléctrica que llega en auxilio del motor, pero también de la admisión inducida (turbo, con 200 bar de presión de inyección) en esta nueva unidad 1.6 GDi que logra una eficiencia térmica de 40%. Prueba en Seúl La conducción se hace más agradable también al ser posible elegir entre los modos Sport y Eco, en el primer caso aguantando más tiempo sin cambiar de marcha, en el segundo ajustando las relaciones de transmisión para beneficiar los consumos. Se trata de una mecánica que también montan el Toyota Yaris, Auris y Urban Cruiser. Combinado con el cambio automático secuencial por variador continuo de siete velocidades MultiDrive S alcanza una velocidad máxima de 170 km/h y logra completar el 0 a 100 km/h en 11,6 segundos. El consumo medio declarado por la marca es de 5,1 l/100 km, aunque verdaderamente se trata de una cifra difícil de conseguir dado que el yaris es un coche para trayectos principalmente urbanos. Toyota España consideró "técnicamente imposible" que un yaris de serie y sin modificaciones explotara sin más; tras una investigación, concluyó que la razón había sido la instalación de GLP, realizada por un tercero. Pero esto no se quedó ahí. Para alcanzar altas velocidades ya están los demás. Y aunque la acogida inicialmente fue más o menos positiva, el paso del tiempo ha ido confirmando el fracaso de un proyecto que nació con grandes aspiraciones, pero que no ha llegado a cuajar, tampoco en España. Así, en los últimos tres años, las ventas del yaris han estado muy por debajo del Smart, que ha rondado las 3.000 unidades en 2011, las 2.400 en 2012 y que en este 2013 se ha quedado en cifras muy próximas a las del ejercicio anterior, 2.325 unidades. Es un pequeño utilitario de 2,99 m de longitud y tres puertas (y tiene cuatro asientos, justitos, pero cuatro). El aislamiento ayuda a mantener el confort de marcha a niveles adecuados, pero el trabajo de suspensión es otro de los puntos clave. Sin embargo, tiene prácticamente la misma anchura que un Yaris, 1,68 m. Esta combinación de longitud y anchura es precisamente la base de la "personalidad" del yaris y lo que hace que sea diferente a otros utilitarios de tamaño reducido, incluido, por supuesto, su principal rival: el Smart Fortwo. ver galería Toyota yaris-S 1.33 MultiDrive SToyota yaris-S 1.33 MultiDrive S Habitabilidad El interior del yaris-S se distingue por el color gris del habitáculo contrastado con algunos detalles en rojo, como las costuras del volante de cuero. Con los últimos retoques introducidos en la gama a finales del pasado año el habitáculo del yaris ha ganado calidad percibida. El rendimiento del sistema híbrido depende mucho de la temperatura del líquido refrigerante del motor, y de sus oscilaciones. Los taxistas hacen mucha conducción de arrancar-parar, como todo el mundo. Además del problema de no poder convertirlo a autogas, sin perder la garantía, está la irrupción de competencia más económica. Este yaris había sido modificado por su propietario para usar GLP. Las únicas opciones son la tapicería de cuero y el tipo de color. La actualización incluía también el sistema de asistencia al aparcamiento que mediante sensores de ultrasonidos da un plus a la hora de aparcar en cualquier espacio. El rediseño del motor se tradujo en el rediseño de hasta el 90% de las piezas y componentes, además de pasar de un motor de 1.5 litros al actual 1.798cc. Lógico, si reparamos en que el yaris equipa de serie hasta 9 airbags distribuidos por todo en el habitáculo, control de estabilidad ESP o 4 discos de freno, por ejemplo. No obstante, nuestra unidad de pruebas del Toyota yaris añadía una serie de extras, entre los que figuraba el navegador, que encarecen el precio hasta los 16.900 €. En los próximos apartados analizaremos en profundidad lo que ofrece uno y otro, pero para dar un avance podemos decir que el Smart (2,69 metros) sigue siendo más efectivo en ciudad, y que el yaris (2,98 metros) sorprende por su facilidad y seguridad para circular por carretera a velocidades en torno a los 120 km/h o incluso más. Ahí van mis impresiones: El momento del coche híbrido El primer argumento cuando te presentan el yaris es que es un coche híbrido, tecnología alrededor de la cual hay un intenso debate acerca de sus ventajas reales: mayor complejidad (dos motores), mayor peso del vehículo y uso del motor eléctrico en contextos que requieren poca potencia. Las baterías de iones de litio son de 12 kWh, están colocadas bajo el suelo del habitáculo y se refrigeran por agua. Bueno, sí tiene pero su espacio es ínfimo, 32 litros, así que no podremos meter nada en él porque no caben maletas, ni mochilas, ni bolsos, ni nada que sea más ancho que una pelota de tenis. Todo esto ayuda a que el modelo alcanzó 58 mpg en ciudad y 53 mpg en la carretera. Esta pérdida de potencia se debe a que la automotriz ha hecho todo el sistema híbrido mucho más compacto. En un eléctrico el sistema de aire acondicionado es uno de los sistemas de gran consumo de energía. Pues bien, en este caso se ha optado por una bomba de calor de bajo consumo energético, asientos calefactados y un sistema desempañador del parabrisas para evitar el uso del aire acondicionado. Exteriormente se distingue por el exclusivo logo Zan Shin (diseñado en tipografía japonesa y situado a ambos lados de las aletas delanteras) y por sus tres llamativos colores metalizados (Blanco Perlado, Azul Eléctrico y Bronce Mica). El nuevo Toyota yaris 1.33 VVT-i Dual MultiDrive Zan Shin cuesta 17.150 euros, 1.650 más que la versión “normal” equipada con la misma motorización. Son 8,2 metros los necesarios para hacer giros completos. Y sus poco más de tres metros de longitud facilitan mucho el aparcamiento, casi en cualquier lugar, incluidos los señalizados en algunas ciudades como zonas reguladas. Un combustible un 40% más económico que la gasolina, pero que también se enfrenta a algunos problemas. Hasta ahora Toyota hacía la vista gorda, y atendía a los coches modificados. También podemos afirmar que el nuevo yaris dispone de un mayor espacio de carga gracias a la utilización de una batería de menor tamaño y mayor densidad energética. Desde su llegada al mercado español, la cuarta generación del yaris estará disponible en con un único nivel de acabado, que incluye un amplio equipamiento de serie con elementos como faros Bi-LED, llantas de aleación de 17 pulgadas bi-tono, cuadro de instrumentos con doble pantalla TFT de 4,2 pulgadas, cargador inalámbrico para teléfonos móviles o el Head-up Display (HUD) a color. El yaris más barato se despide del navegador, de las vestiduras en piel, del cargador inalámbrico, del head-up display y a los asientos calefactables, para bajar su etyarisueta hasta los 339,700 pesos, justo al nivel donde terminan el resto de los compactos —Volkswagen Jetta, Chevrolet Cruze o incluso el propio Corolla—. Con un equipamiento tan similar, un interior donde el espacio no es problema, el hecho de circular diario en las ciudades donde aplica el programa Hoy No Circula y estar exento del pago de tenencia, el Toyota yaris es una verdadera amenaza para el resto de los compactos no híbridos del mercado. que si los comparamos con los 4,7 homologados hay una buena diferencia, el problema real es cuando sales a carretera y te animas, pues en esas circunstancias llegó a gastar 9 lts. Tres, la batería suministra electricidad al motor eléctrico. Hay otras condiciones de funcionamiento posibles, pero en cualquiera de ellas el principio de funcionamiento es el mismo. Este vehículo dispone de un "engranaje planetario" para transmitir el movimiento a las ruedas. El nuevo sistema de control climático inteligente, tiene la capacidad de dirigir el flujo de aire sólo a los orificios de ventilación, donde las personas están actualmente sentadas, lo que mejora su eficiencia. Cuando lo probé en la ciudad, el yaris se siente más atlético y ágil. Del Smart, más de 2.300. Toyota, quiso años después viendo el éxito del revolucionario microcoche de Mercedes-Benz lanzarse a la conquista de una parte del suculento pastel que había supuesto para la marca alemana el éxito de ventas durante diez años del Smart, lanzando en 2008 en Japón primero y ya en 2009 en el mercado europeo su propia alternativa al Smart, el yaris. Ésta última es precisamente una de las grandes ventajas de este coche, que no necesita alimentación externa –su batería no precisa ser recargada–, ya que la fuerza de las frenadas y el funcionamiento del motor de explosión ya recargan la batería de ion-litio, la más sofisticada y potente del mundo en su género. Ahora, sus secas suspensiones, su rumoroso motor al acelerar, sus pequeños asientos o la dirección tan poco comunicativa ya son cosa del pasado. Cuando intentas hacer rugir el motor, más bien parece un maullido. El Toyota yaris EV está listo para pasar a producción, aunque la marca japonesa no ha concretado fechas pues dice que ahora mismo su prioridad es concentrarse en los híbridos enchufables, ya que muchos consumidores tienen cierto miedo con la autonomía de los coches 100% eléctricos, y la infraestructura de puntos de recarga públicos no está todo lo extendida que sería deseable. El Toyota yaris EV (Electrical Vehicle) está basado en su hermano de combustión. El yaris ha pasado en ese tiempo por las manos de 75 conductores distintos, y la conclusión generalizada coincide: “Un consumo ajustado, bien equipado y con una alta calidad. los cuatro dispondrán de un espacio adecuado, si no llevan equipaje, puesto que en estas circunstancias el maletero es casi inexistente con un volumen de 32 lts. Caso de viajar 3 personas, tanto conductor, como acompañante y pasajero trasero derecho, gozarán de un buen espacio además de contar, al abatir el asiento trasero izquierdo, de un habitáculo de carga decente, de 137 lts. En cuanto a los espacios para dejar objetos, salvo la guantera, que no existe como tal (con su puerta y espacio interior), sino que es una especie de carpeta sujeta con cuatro "cliks" y velcro, el resto está bien aprovechado con un interesante cajón situado bajo los asientos posteriores con una capacidad de 32 litros, también dispone de posavasos junto a la palanca de cambios, portabotellas en los laterales de los asientos traseros y bolsas en las puertas delanteras. Mecánica ver galería Toyota yaris 1.0 VVT-i Multidrive El yaris está disponible con dos motores de gasolina, un 1,0 (998 c.c.),12 válvulas DOHC transmisión por cadena con VVT-i tricilíndrico de 68 CV y un 1,33 (1329 c.c.), 16 válvulas DOHC transmisión por cadena con VVT-i tetracilíndrico de 99 CV. El plan es ambicioso. El Ionyaris, que tendrá estreno mundial en el Salón de Ginebra a primeros de marzo, puede utilizar nada menos que tres diferentes tipos de propulsión: este híbrido, que hemos probado, un híbrido de recarga externa (Plug-in) y una versión 100% eléctrica, con la misma plataforma, interior y base técnica y muy pocas diferencias, más allá de la parrilla de radiador y de algunos acabados en el habitáculo. Esto no impide que técnicamente sean tres coches muy diferentes: el híbrido usa un motor eléctrico de 43,5 CV para asistir el nuevo motor a gasolina 1.6 litros, turbo, de inyección directa con 105 CV y puede hacer menos de 5 km en conducción puramente eléctrica. Pero hoy quiero comprobar el espacio existente con adultos, no con “peques”, por lo que invito a mis compañeros a bajar al garaje para que exploren el yaris a su antojo. No tardan el fijarse en sus enormes puertas, perfectas para facilitar el acceso a las plazas traseras. Todo esto contribuye a ir más integrado a los mandos y, por tanto, con un placer de conducción superior. Toyota yaris En el centro del salpicadero hay un panel táctil de siete pulgadas que permite controlar de las funciones de audio y navegación -los menús son sencillos, pero nos hubiera gustado que fuera algo más intuitiva y que, además, los botones fueran más precisos-. Hay dos sistemas de sonido disponibles: un equipo de serie con seis altavoces que ofrece un sonido rico y nítido, y una unidad de audio JBL con 10 altavoces -es el que montaba nuestra unidad de pruebas- que emplea tecnología GreenEdgeTM y proporciona un sonido potente de excelente calidad mediante unos altavoces más pequeños y ligeros y con más eficiencia energética. El panel de instrumentos cuenta con dos pantallas LCD TFT de 4,2 pulgadas a todo, muy fáciles de leer. Visualmente, la sensación parece que el coche es algo más pequeño y compacto. Todos estos ajustes no sólo han servido para aprovechar más el espacio disponible en el habitáculo y el maletero, también han servido para que sea un coche más aerodinámico y, de esta forma, conseguir un coeficiente de resistencia de 0,24, lo que es un muy buen dato. La reducción del ángulo de la columna de dirección de 24 a 20 grados, la posición 59 mm más baja de la cintura del conductor y el nuevo diseño del asiento ayudan a crear una posición de conducción más natural e implicada. Pero la instrumentación digital, que cobra vida con una curiosa animación, me muestra una palabra: “Ready”. Es por ello que a la hora de plantearse un yaris como opción de compra hay que tener en cuenta que no tiene nada que ver con los utilitarios económicos porque además de practicidad el yaris aporta una dosis extra de calidad interior, equipamiento, confort, dotación de seguridad y sobre todo un diseño vanguardista y diferenciador que justifican su precio final. A favor: - Diseño exterior - Confort de marcha y equipamiento de serie - Habitabilidad de las plazas delanteras En contra: - Precio - Consumo elevado - Tamaño de maletero y pocos huecos en el habitáculo donde dejar objetos Datos y equipamiento Toyota yarisDATOS TÉCNICOS del Toyota yaris 1.0 VVTi manual - MOTOR Número de cilindros: 3 en línea Distribución: 12 válvulas DOHC VVT-i Transmisión: por cadena Sistema de inyección: Inyección electrónica Cilindrada: 998 cc Diámetro por carrera: 71,0 x 83,9 mm Relación de compresión: 10,5:1 Potencia máxima: 68 CV (50 kW) a 6.000 rpm Par máximo: 91 Nm a 4.800 rpm - PRESTACIONES Velocidad máxima: 150 km/h Aceleración 0-100 km/h: 14,7 segundos - CONSUMO Consumo combinado: 4,4 l/100 km Consumo urbano: 5,1 l/100 km Consumo extraurbano: 4,0 l/100 km Capacidad depósito combustible: 32 litros Emisiones de CO2 combinado: 99 g/km Emisiones de CO2 urbano: 117 g/km Emisiones de CO2 extraurbano: 90 g/km - DIMENSIONES Longitud: 2.985 mm Anchura: 1.680 mm Altura: 1.500 mm Distancia entre ejes: 2.000 mm Vía delantera: 1.480 mm Vía trasera: 1.460 mm Voladizo delantero: 530 mm Voladizo trasero: 455 mm Radio de giro: 3,9 m Coeficiente aerodinámico: 0,299 Capacidad de maletero: 32 litros (292 litros con asientos traseros plegados) Peso en orden de marcha: 845-905 kg - FRENOS Delanteros: Frenos de disco ventilados (diámetro 255 mm) Traseros: Frenos de disco (diámetro 259 mm) - SUSPENSIÓN Delantera: Montantes McPherson con barra estabilizadora Trasera: Eje torsional con sistema de corrección convergencia NIVELES DE EQUIPAMIENTO del Toyota yaris - yaris Neumáticos 175/65R15 con llantas de aleación de 15 pulgadas Espejos exteriores eléctricos, pintados color carrocería y con intermitente integrado Paragolpes pintados color carrocería Aire acondicionado Volante de cuero con controles de audio Pomo de cambio en cuero Columna de dirección ajustable en altura Indicador cambio de marcha recomendada VSC+ (ABS + EBD + BA + TRC) 9 airbags Anclajes ISOFIX en plazas traseras Elevalunas eléctricos Sistema de audio TAS 200: Radio CD con 6 altavoces, capacidad de lectura MP3, WMA, conexión auxiliar 3,5 mm y USB compatible con iPod Asientos traseros abatibles independientemente - yaris-S (añade al acabado yaris) Interior gris claro y negro Transmisión MultiDrive S con 7 velocidades y modo automático Tapicería mixta de tela gris/cuero negro Retrovisores exteriores eléctricos y calefactables Neumáticos 175/60R16 con llantas de aleación de 16 pulgadas Asientos delanteros calefactados Inserciones color negro piano en salpicadero y puertas Consola central negra con detalles en rojo Visor del tablero de instrumentos negro piano Volante de cuero con pespuntes rojos - yaris2 Zan Shin (añade al acabado yaris) Tapicería de cuero bi-tono Asientos delanteros calefactados Transmisión MultiDrive Anagrama exterior cromado Zan Shin Neumáticos 175/60R16 con llantas de aleación de 16 pulgadas Climatizador automático Sistema de entrada y arranque sin llave Limpiaparabrisas con sensor de lluvia Encendido automático de luces de cruce Retrovisor interior anti-deslumbramiento Retrovisores exteriores, calefactables y plegables eléctricamente Pasos de puerta iluminados Kit de iluminación en los bajos del habitáculo Inserciones en color crema en tablero central, tiradores de puerta interiores y brazos del volante Rivales El Toyota yaris 1.0 VVTi de 68 CV con cambio manual tiene un precio de 13.350 euros. El otro solo se puede adquirir con transmisión automática. Con el motor de 98 CV, el yaris es agradable de conducir por su suavidad y silencio de funcionamiento. Hay sensores que cortan instantáneamente la corriente en caso de accidente o de cortocircuito. La tensión de funcionamiento del circuito de alta tensión (HV) varia en función de la evolución del sistema híbrido THS (Toyota Hybrid System).. Sistema de control El sistema de control de THS II gestiona el vehículo en su máxima eficiencia controlando la energía usada por el vehículo, lo cual incluye la energía para mover el vehículo así como también la energía usada para dispositivos auxiliares, como el aire acondicionado, los calentadores, los focos delanteros y el sistema de navegación. Ambos paquetes tienen aproximadamente la misma capacidad que el anterior NiMH (1,3 kWh). La batería está montada debajo del asiento trasero en lugar de detrás de él. Puede ser un coche muy longevo, si se cuida. Toyota yaris taxi Toyota yaris taxi – Fotografía de JJ Merelo (Flickr) bajo Creative Commons ¿Pero qué pasa con los taxis? Los principales problemas que tienen los yaris para servicio público son las baterías, juntas de culata, y en menor medida, el inversor o el engranaje planetario. Las baterías se pueden averiar por los siguientes motivos: Ventilación insuficiente Oscilaciones del líquido refrigerante del motor En cuanto a las juntas de culata, no tengo constancia que se estropeen las de los motores de serie, en cambio, si hablamos de coches transformados a GLP, la cosa cambia un poco. El tiempo ha demostrado que la marca japonesa iba por el buen camino y ahora sale al mercado la cuarta generación del yaris. Mientras que como opción también se ofrecen: asientos de cuero calefactados, molduras de las puertas con iluminación, navegador, radio cd con lector de formato MP3 y entrada auxiliar tipo USB así como manos libres mediante Bluetooth. Seguridad Además del espacio interior, la otra faceta en la que destaca el yaris es la seguridad. Hoy día, sin ella no sería posible abrir y cerrar el techo solar, acceder a los vehículos con tecnología de apertura sin llaves o disfrutar de buena parte de los sistemas de gestión del motor (como el Start-Stop) y los de entretenimiento a bordo. La batería debe ofrecer un funcionamiento cuando el vehículo está en marcha, pero también mientras permanece parado. En las demás imágenes se ve una ilustración del flujo de fuerza en cada caso, junto con el esquema que puede aparecer en el monitor del coche. Si el conductor selecciona la función de máxima retención con el mando del cambio, el motor térmico gira sin alimentación de combustible (es decir, se convierte en una bomba de aire). A modo de ejemplo podemos citar que el consumo combinado del yaris, según los datos oficiales, es de 4,4 l/100 km pero en nuestros recorridos habituales fue de 6,2 l/100 km, una gran diferencia. En resumen Toyota yarisEl Toyota yaris es un pequeño coche con grandes virtudes y un único inconveniente: Su precio. Además, dispone de un modo de funcionamiento deportivo que permite un mayor diversión al volante gracias a unos desarrollos más cortos que modifican el empuje y la retención del motor. El nuevo Toyota yaris 1.33 VVT-i Dual MultiDrive registra un consumo medio de 5,1 litros/100 km (cifras del fabricante) y unas emisiones de CO2 de 120 g/km. Al estilo del Golf GTI, pero en japonés. El Híbrido Plug-in promete, por su lado, 51 km sin lanzar humos a la atmósfera y el eléctrico puro 250 km de autonomía entre recargas. No hay que ser tan cerrados. Oh, mira, el yaris es como una nave espacial Toyota yaris 10 Acabo el recorrido visual, abro la puerta y ocupo el lugar del conductor. Aunque en autopista el consumo medio sea éste, el yaris puede consumir mucho menos. De las dos plazas traseras, la más espaciosa es la derecha ya que el asiento delantero derecho puede ir más adelantado porque es salpicadero sobresale menos en ese lado (más información en las impresiones del interior). Toyota yaris Una posible alternativa al yaris la ofrece la propia Toyota con el Aygo, 44 cm más largo y mucho más asequible (ficha comparativa de equipamiento). Para que consuma menos, ha hecho cambios en el sistema híbrido (en la página de información técnica hay más información al respecto), ha mejorado la eficiencia del motor de combustión y ha diseñado una carrocería más aerodinámica. Yo aquí he intentado centrarme en fallos objetivos que supongo, todo el mundo observaría de comprarse el coche, dejando el terreno de los gustos aparte. Que nadie se extrañe que esa marca se supera en el día a día. Por ejemplo, podremos ver que los consumos más habituales para el modelo yaris no enchufable del 2012 (que es el mío) son 4,9 y 5,1 l/100km. Las razones son varias. Pero se podría bajar: el coche da un gran volumen de datos y gráficas sobre la eficiencia de la conducción y cómo mejorarla actuando sobre el acelerador o los frenos. En honor a la verdad, este defecto es algo muy común a la mayoría de los coches que se venden actualmente en el mercado. Toyota-yaris-frontal-antinieblas La prueba de los rodillos poco o nada tiene que ver con la realidad y luego los conductores se sienten engañados. Tiene una aceleración de 0 a 100 km/h de unos 14 s y alcanza los 125 km/h. Pero el pasado año todas las alarmas saltaron al explotar un yaris que circulaba por las calles de Barcelona. ¡El Toyota yaris es como una nave espacial! O al menos ésa es la primera impresión que me llevo al mirar su tablero. El nuevo yaris no es un coche sólo de ciudad y tampoco es sólo un coche de carretera. Si les apuras, incluso te aceptan también al Yaris (del primero, el segundo semestre de 2015 vendieron más de la mitad con esta tecnología; del segundo, un 43%). Sobresaliente en protección de adultos y seguridad interior. Eso sí, tiene personalidad propia. Del interior, decir que por el mero hecho de tenerlo ya es un mérito. Aún así, creo que la capacidad de recuperación de energía podría ser mayor. Para un coche que presume de bajos consumos, su programador de velocidad de crucero debería tener un modo cuyo objetivo no fuese solo mantener una velocidad a toda costa, sino hacerlo buscando un consumo contenido. Todas las versiones llevan de serie climatizador, radio CD MP3 y llantas de aleación de 15 pulgadas. También es posible tener elementos poco habituales en coches de este tamaño, como el acceso y arranque sin llave, un retrovisor interior de oscurecimiento automático y asientos delanteros con calefacción (fichas de equipamiento). El sistema multimedia denominado «Toyota Touch Life» —es una opción que cuesta 1250 euros— tiene la capacidad para replicar la imagen de un terminal «smartphone» en la pantalla principal del salpicadero, de 7 pulgadas. Las plazas traseras permiten que dos personas viajen con total comodidad, a pesar de que las formas del techo puedan sugerir que falte espacio. El cuadro de instrumentos incluye un indicador de eco-conducción, para ayudar al conductor a realizar la conducción más eficiente posible. En esa posición del cambio, además, la retención que da el motor eléctrico convertidor en generador también es mayor. Hay un botón que anula completamente el motor térmico, si la batería no baja de una cierta carga y si el conductor no solicita demasiada fuerza del sistema (una aceleración fuerte, un rampa pronunciada o una velocidad superior a unos 50 km/h). Durante la presentación, lo oigo varias veces: será un diseño “polarizador”. A la hora de sacarlo a la autopista, a velocidades que oscilaban entre los 100 y 120 km/h, el consumo promedio fue de 24.4 km/l. Toyota España consideró "técnicamente imposible" que un yaris de serie y sin modificaciones explotara sin más; tras una investigación, concluyó que la razón había sido la instalación de GLP, realizada por un tercero. Pero esto no se quedó ahí. ¡El coche no arranca! De acuerdo con los informes de la Asociación General Automovilística Alemana (ADAC), el 33% de las averías en los vehículos se producen por culpa de baterías defectuosas. Ha desarrollado un yaris cien por cien eléctrico, lo ha puesto en manos de la prensa especializada y ha decidido que después de producir medio centenar de unidades no va a comercializar un turismo urbano que se ha mostrado en la prueba dinámica como uno de los mejores eléctricos fabricados hasta hoy. El hoy primer fabricante mundial insiste en la tecnología híbrida como el camino intermedio más viable hasta la maduración de los eléctricos de pila de combustible de hidrógeno, la tecnología que todos confían en que será la del futuro y en la que Toyota lleva una gran ventaja sobre la mayoría de sus competidores. El Toyota yaris EV (Elecrical Vehicle) ha servido a Toyota como un demostrador tecnológico de su capacidad de ingeniería en la nueva movilidad, además de responder a quienes han dudado de la estrategia inicial de descartar el vehículo eléctrico puro, al menos a gran escala. El buen hacer de Toyota en este caso no es casualidad, porque es el rédito cosechado tras más de 40 años de experiencia en la materia. Nos han gustado mucho los asientos delanteros, porque son cómodos y dan buen apoyo al cuerpo. Ante mis ojos disfruto de bastante visibilidad; el salpicadero está algo más bajo que antes, lo que me hace ganar no solo seguridad, sino tranquilidad a la hora de maniobrar. Presiono el botón y arranco: como es habitual en el yaris, no pasa nada... El otro solo se puede adquirir con transmisión automática. Con el motor de 98 CV, el yaris es agradable de conducir por su suavidad y silencio de funcionamiento. Cerca de la velocidad máxima, toda la fuerza proviene del motor térmico. Estos son algunos ejemplos del funcionamiento del sistema: El coche se mueve sólo con la energía de la batería. No hay otro vehículo que esté tan estrechamente ligado a la tecnología de bajo consumo que el yaris. Eso sí, el tarado de la suspensión resulta algo duro de modo que los ocupantes pueden notar cierta pérdida de confort si el firme por el que se circula no está en buen estado. ver galería Toyota yaris-S 1.33 MultiDrive SToyota yaris-S 1.33 MultiDrive S Seguridad Tener una longitud de menos de 3 metros no ha impedido al Toyota yaris alcanzar las 5 estrellas en las pruebas EuroNCAP . El equipamiento de serie es el mismo independientemente de la versión elegida y en él se incluye ABS con distribución electrónica de la fuerza de frenado, control de estabilidad, control de tracción y nueve airbags: frontal de conductor y acompañante, de cortina delante y detrás, de rodilla para el conductor, laterales para el conductor y el acompañante, de cortina en la luneta trasera y "antideslizamiento" en banqueta del pasajero. ver galería Toyota yaris-S 1.33 MultiDrive SToyota yaris-S 1.33 MultiDrive S Valoración El yaris no es un coche barato pero si el precio no es un inconveniente es una opción muy práctica para moverse por ciudad. También se ha ampliado la zona de calefacción de los asientos, con lo que aumenta el confort. Cambiar una batería no es un juego de niños”, explica Rosenkranz. Desde VARTA recuerdan que quitar una batería y poner otra no es tan sencillo como desconectar o conectar los bornes. Primer punto a favor: el cambio automático es comodísimo en esta situación. Pero son 4.000 € menos de partida. Perfecto. A la hora de meter las bolsas en el maletero es donde empiezan los retos. * S-range, es el modo que entrega mayor aceleración. Esta reserva es la que alimenta los sistemas de alarma, los sistemas de apertura por control remoto, y los sistemas de telecomunicaciones que se encuentran presentes en la mayoría de los vehículos modernos. “Debido al aumento en las necesidades de alimentación de los accesorios del vehículo y de las funciones de seguridad, junto con el cambio en la normativa medioambiental, las baterías de automoción desempeñan un papel cada vez más importante en los vehículos de hoy en día”, declara Vicepresidente de EMEA Engineering en Johnson Controls, fabricante de las baterías VARTA. Incluso a pesar de los larguísimos desarrollos del cambio (en segunda pasa de 100 km/h y en tercera de 120 km/h), puede con lo que se le ponga delante. La mayoría de los taxistas, para sacarle más provecho al coche, ha transformado el vehículo para utilizarlo con gas natural GLP, autogás (cuesta unos 1.500 euros): en ciudad utilizan el modo eléctrico; y en carretera, tiran del gas, por ser un 40% más barato que la gasolina. En España y con impuestos, un Lodgy sale por 9.800 euros, mientras que el Toyota yaris se va hasta los 27.175 euros. “Por un yaris te compras tres Dacias” Esa es la frase más repetida por los taxistas, que están dando la espalda a un coche que se ha quedado anclado en otra era, y que supone el ejemplo de que ser el rey no es suficiente para ser el más vendido. La visibilidad es buena, incluso la trasera con el alerón justo en medio. Interior El acceso a la plaza del conductor no es incómodo porque la altura del coche es incluso superior a la de otros más largos como un Suzuki Alto. La unidad de control de potencia, por ejemplo, es ahora un 30 por ciento más pequeña, para que pueda sentarse en la parte superior del eje transversal bajo el capó. Y el propio trans-eje híbrido es más pequeño gracias en gran parte a una nueva orientación de montaje del motor eléctrico y una reducción en su tamaño. Es una buena cifra pero tiene el inconveniente de que todo lo que llevemos cargado queda expuesto al sol y a las miradas ajenas. Hay muy pocos huecos para dejar cosas. Quien quiera asientos de cuero, tiene que pagar algo más de 1.500 euros extra. Hasta ahora, mi impresión era que tanto esfuerzo y despliegue tecnológico no aportaba una mejora significativa en términos de consumo respecto a un buen motor de combustión convencional. Una percepción que, para mí, ha variado de forma radical con el recién llegado. Y si encima cuenta con el diseño de este yaris, más meritorio aún si cabe. También tiene una alerta por cambio involuntario de carril, otra para avisar de la presencia de vehículos en el ángulo muerto de los retrovisores, un sistema de cambio automático de luces largas a cortas (de ledes, en ambos casos), un sistema de aparcamiento automático y un programador de velocidad activo. Habría gente que seguro sacrificaría unas décimas en consumo a consta de tener ese poder extra. El maletero toyota-yaris-logo-glp-ecoguay El maletero es… suficiente, y hasta ahí puedo leer. Consigue un coeficiente aerodinámico Cx de solo 0,24. Pero basta arrancar en una rotonda pisándole un poco en modo POWER para ver que los que se quedan atrás son los que llevan cambio manual Sus buenos consumos. Esos sistemas de seguridad no funcionaron, de ahí el problema. En un manual de instrucciones oficial, de un coche transformado de fábrica, dice que si entran más litros al repostar de los normales, las luces del indicador del depósito parpadearán, y se recomienda conducir 50 kilómetros para aliviar la presión, antes de dejar el coche detenido. El espacio para ocupantes es muy parecido al del anterior yaris (tabla de mediciones del interior). Esto es así porque funciona con un ciclo termodinámico Atkinson en vez del tradicional ciclo Otto. Obtiene la energía por dos medios: uno, del motor térmico, a través del generador. Otra novedad común a toda la gama del utilitario japonés es la incorporación como opción del navegador TNS410, que cuenta con pantalla extraíble, software TomTom, manos libres Bluetooth y toma USB con conexión para iPod. Su calidad de terminación y equipamiento está por encima de la mayoría de utilitarios del mercado y pese a su exigua longitud ofrece sitio para cuatro. El nuevo Toyota yaris 2016 es más maduro que nunca y lo ponemos a prueba. Controvertido Prueba Toyota yaris 2016 Si el Toyota yaris no luciera un diseño controvertido no sería un yaris. La parte negativa es que solo se ofrece una versión de equipamiento y precio cerrado. Su motor de combustió de 1.8 litros sigue siendo el mismo de la generación anterior, y ahora cuenta con una pantalla táctil enorme de 11.6 pulgadas y alta definición, al mejor estilo de Tesla. Hay dos tipos de comunidades en internet que son como el agua y el aceite, los fans del motor y los de la tecnología. Présteles atención, es divertido superarlas. No obstante, quizás el yaris no sea el coche ideal si no hay otros vehículos en el hogar y se hacen viajes largos con muchos ocupantes y carga: si la batería se agota y no da tiempo a recargarla, podemos pedir una aceleración extra y encontrarnos que no llega. La parte dinámica ha sido el tercer frente de cambio. Hay bolsillos laterales delante y detrás, una consola superior, una guantera y un portaobjetos con bandeja interna extraíble. Ya no es solo un vehículo que adquirir por su mecánica híbrida, sino que tiene varios argumentos a su favor. Las baterías de iones de litio son de 12 kWh, están colocadas bajo el suelo del habitáculo y se refrigeran por agua. En este medio, el coche se muestra muy cómodo, el cambio automático funciona con suavidad, su pequeño tamaño le permite ratonear realmente bien aunque para ello encontramos una pequeña pega, y es que los apoyacabezas traseros molestan a través del retrovisor. Si lo que queremos es ir con tranquilidad, el motor se muestra muy cómodo de llevar, pero si lo que deseamos es realizar una conducción más dinámica, enseguida nos encontraremos con un motor "nervioso", cuyo par motor máximo es de sólo 91 Nm. El smart tiene un precio de partida considerablemente más bajo pero, si se iguala el equipamiento, la ventaja pasa a tenerla el yaris (ficha comparativa de precio y equipamiento). También hay que reconocer que estaba probando los tres modos del conducción del yaris sin preocuparme demasiado del consumo. Dos, el motor térmico impulsa mecánicamente al motor eléctrico. Un régimen del motor eléctrico distinto de cero indica que el coche está en marcha. Bien es sabido que el rendimiento termodinámico de cualquier motor de combustión interna se ve favorecido por un alto valor de la relación de compresión, que a su vez tiene el inconveniente de la tendencia que posee la gasolina a producir detonación para altas relaciones de compresión. El ciclo Atkinson trata de aprovechar las ventajas que supone una alta relación de compresión reduciendo la duración efectiva de la carrera de compresión con respecto a la de expansión del tradicional ciclo Otto. Aquí, quien juega en su contara son las baterías, que naturalmente, en algún sitio tendrían que restar espacio. A una velocidad siempre legal, el indicador marcó al final del trayecto 3,8 litros. Su principal rival es el Smart Fortwo. Toyota yaris vs Aygo vs Smart- Smart Fortwo Coupé 1.0 71 CV Passion. Vale que en España tendremos un Toyota yaris cargado hasta el techo de elementos tecnológicos y de confort como el control de velocidad adaptativo, los asientos con calefacción, navegador o Head-Up Display, pero es que el precio que Toyota ha previsto para este modelo es de 30.000 euros (bueno, en realidad 29.995 con los casi habituales decuentos y ayudas), lo que le mete en terreno de modelos muy serios como los Golf o incluso los BMW Serie 3. La caja de cambios es precisa, pero sus desarrollos, demasiado largos, obligan a jugar con el cambio. Precio y consumo El Toyota yaris 1.0 gasolina se puede comprar a partir de 11.340 euros en su versión más básica (llega a los 14.090 euros en su versión con motor 1.33 VTI). Es relativamente económico, sobre todo si lo comparamos con otros híbridos o autos eléctricos en el mercado (aunque seguimos esperando ese Tesla Model 3), y dependiendo de tus necesidades puedes olvidarte de usar gasolina en tu día a día. El yaris 2017 tiene un alcance de unos 35 a 40 kilómetros usando electricidad, lo que quiere decir que muchos podrán ir y venir al trabajo sin necesidad de gastar una gota de gasolina y llegar a casa para conectarlo y cargar su batería. En la parte alta del tacómetro, el rendimiento mecánico mejora notablemente, aunque nos sigue pareciendo una respuesta bastante pobre, sobre todo en carretera. Valor de compra Con un precio que parte de los 12.500 euros, no podemos considerar al yaris como un coche barato precisamente. Lo que no hay es regulación eléctrica, algo que choca junto al freno de estacionamiento de pie, en un coche tan tecnológico. Así que para comenzar con buen pie voy a empezar criticando un modelo bastante familiar A ver si algún colega lee la presente y se enfada conmigo, puede que también aporte su crítica al colectivo haciéndole un favor a la comunidad. Nada de levantarse temprano para encontrar el camino despejado y todas las plazas de aparcamiento disponibles; voy al centro comercial después de mediodía, como mandan los cánones en una prueba de este tipo. Gracias a su ángulo de giro, saqué el yaris del sitio en el que estaba aparcado, hice el cambio de sentido y evité la caja de registro de luz sin mover el volante, ni realizar maniobras: todo en un único movimiento. Gracias a su ángulo de giro, saqué el yaris del sitio en el que estaba aparcado, hice el cambio de sentido y evité la caja de registro de luz sin mover el volante, ni realizar maniobras: todo en un único movimiento. Filas y filas de vehículos se extienden hasta donde alcanza la vista, pero… Un momento, ese hueco de ahí… ¡Premio! Demasiado estrecho para cualquiera, pero perfecto para el 1,68 de anchura del Toyota yaris. 12.750 € TOYOTA yaris 1.0 VVT-i MultiDrive 13.750 € TOYOTA yaris 1.33 VVT-i Manual 6v (con Stop & Start) 15.500 € TOYOTA yaris TOYOTA yaris 1.33 VVT-i MultiDrive yaris2 Zan Shin 17.150 € Diseño ver galería Toyota yaris 1.0 VVT-i Multidrive Una de las principales bazas del yaris es que tanto por fuera como por dentro desprende modernidad y diseño de última hornada. Y en cuanto al remate de los interiores, el nipón también saca una clara ventaja. La idea es crear una gama realmente amplia de vehículos de bajas o cero emisiones, con más de 20 modelos hasta el final de la presente década. La puerta lateral de gran tamaño ocupa buena parte de la carrocería y los retrovisores exteriores son eléctricos e integran las luces intermitentes. El aislamiento ayuda a mantener el confort de marcha a niveles adecuados, pero el trabajo de suspensión es otro de los puntos clave. Es un motor síncrono de imanes permanentes de neodimio. No es solo maquillaje, y mantiene su aspecto transgresor que tanto lo ha caracterizado. Directamente, le cambia a uno el modo de conducir en ciudad de una forma mucho más marcada que todos los artículos de conducción eficiente que haya podido leer, la retroalimentación inmediata en forma de datos actúa de una forma mucho más directa en este caso. Como conclusión final, para mí el yaris es un coche con el que estoy más que contento, de sobresaliente si sabe uno lo que compra: tecnología avanzada, un coche híbrido que tiene un retorno para cierto tipo de conducción y que hace algunos compromisos para alcanzar estas metas. Toyota ha mostrado la cuarta generación del yaris, el padre de todos los híbridos. Todavía quedan algunos elementos en un material duro menos agradable, pero la evolución frente a la generación pasada es clara, incluso más que la que hubo entre el yaris de segunda generación y de tercera generación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario